Apostar al conocimiento

Excepto Durango y Yucatán, los estados casi no invierten en tecnología, una situación que se enfr
Verónica Ortiz Reyes

La especie humana está creando una riqueza diferente a la que proviene del petróleo o los metales. Es inagotable, fácil de transportar y se reproduce a sí misma. Desafortunadamente, la conocemos poco y mal. Se trata del conocimiento.

- Nos inunda gracias a los medios masivos de comunicación y al fenómeno de internet de ahí que, a ciencia cierta, no sabemos cuánto conocimiento existe y cuánto de él es cierto o falso.

- No hace mucho visitó nuestro país Alvin Toffler, doctor en letras, leyes y ciencia, que ha sido asesor de distintos presidentes estadounidenses y es considerado una de las autoridades en ese espinoso campo de la tecnología y su impacto en la sociedad, entre otros. Precisamente su charla estuvo enfocada a la tercera ola, a la del conocimiento.

- México, afirma Toffler, es un país que conjunta las tres etapas de desarrollo: agrícola, manufacturero y sector creciente de Tecnologías de Información (TI). No obstante, asegura que las dependencias gubernamentales deben tomar en cuenta que el futuro del país depende del conocimiento, que será su ventaja económica.

- Nuestro país pertenece a un pequeño grupo de naciones entre las que están China e India que Toffler ha analizado de forma puntual, pues la economía está sustentada justamente en la agricultura, la manufactura y en una naciente industria tecnológica. De ahí que los problemas sean pobreza en el campo, problemas con la mano de obra barata y desarrollos aislados referentes a la tecnología. “México no está desarrollado ni desarrolla tan rápido el área de las TI como lo hace China e India. Los cambios tecnológicos deben tener transformación en muchos niveles de México y para que se traduzcan en beneficios en la sociedad deben ir acompañados de cambios culturales políticos y económicos. Todo cambio trae conflicto y resistencia”.

- Aunado a lo anterior, otro de los conflictos detectados por el investigador es la lucha de intereses entre grupos agrícolas, los industriales y los basados en el conocimiento y su vínculo con el gobierno en turno y con los candidatos presidenciales, en este momento; una situación que debe ser superada o de lo contrario México continuará siendo el país del mañana y del nunca. China ya lo entendió y en 10 años desarrolló una infraestructura de telecomunicaciones y de TI. Estudió la tecnología que existía y desarrolló la propia porque el gobierno sabe que en algún momento la mano de obra más barata no será la solución. De tal manera que, siguiendo con los lineamientos del investigador, su forma de pensar es un desarrollo de tercera ola.

- ¿Y México para cuándo?
Uno de los elementos que miden la competitividad, de acuerdo con los parámetros que sigue el Banco Mundial, es la adopción de la tecnología en un país. Recientemente, México cayó al lugar 48 de 1,014 países evaluados por el Foro Económico Mundial que mide tres componentes: tecnología, instituciones públicas y ambiente macroeconómico. Y es que si se sustenta el desarrollo económico y la pobreza en la tecnología, el camino es arduo y sinuoso e historias como la del campesino que acude a un centro de información en su población en donde recibe la asesoría necesaria para conectarse a internet y entender cómo es que se cotiza su producto en el mercado mundial, son anécdotas que deben ocurrir con más constancia y de forma más rápida.

- Uno de los esfuerzos gubernamentales mencionados por Toffler es el caso de e-México, aunque él recomienda que los casos de introducción de tecnología se den en programas orientados a los niños, quienes no ponen resistencia a los cambios. Otro de los esfuerzos es el Plan Nacional de Desarrollo 2000-2006, que intenta llevar a cabo una alineación estratégica desde el gobierno federal hasta los gobiernos municipales en lo que respecta a sus procesos, siendo un factor clave el uso de tecnología.

- Desafortunadamente, México no está para presumir: la base instalada del equipo es vieja en municipios y estados, de ahí que 51.10% del presupuesto destinado a la tecnología vaya a parar principalmente en servicios y mantenimiento, apunta la consultora IDC.

- En su afán por analizar la manera en que la tecnología puede apoyar a mejorar el servicio a los ciudadanos de manera directa, esta firma de análisis levantó una encuesta y desarrolló una serie de conclusiones al respecto.

- Para conocer las tendencias de inversión en sector gobierno la consultora hizo un censo en 303 de los 2,445 municipios y en 31 estados del país. Al Distrito Federal lo analizó por separado enfocándose en los datos específicos de cada delegación, a excepción de Xochimilco, que se negó a proporcionar información.

- La inversión promedio a nivel estatal es de 5.1 millones de pesos anuales, siendo Durango el estado con mayor cantidad de recursos destinados a las TI, es la infraestructura de redes el renglón en el que se centra el dinero.

- El Distrito Federal no fue considerado estado sino entidad federativa, así que se analizaron las delegaciones sin considerar paraestatales ni secretarías de estado. Y las cifras son contundentes: mientras que los 31 estados destinan cerca de 161 millones de pesos anuales, el DF gasta 79.5 millones de pesos.

- A nivel estatal los ahorros son considerables tomando en cuenta que muchos encargados de sistemas optan por software libre, lo que no sucede en estados como Veracruz y Guanajuato que destinan una parte de su presupuesto a la renovación de licencias.

- “Encontramos inversiones importantes, pero de manera aislada, con una serie de dificultades como la inexistencia de una guía de mejores prácticas a nivel estatal o municipal o que el grueso del monto se va a una etapa inicial de tecnología de información, en la base instalada. Deberían ir por un segundo nivel que busca la implementación de la tecnología para la solución de problemas ciudadanos”, advierte Hugo Villegas Sánchez, coordinador de estudios de demanda de IDC. La finalidad de los gobiernos debería ser la eficiencia, la reducción de costos y el bienestar social de la población dando más y mejores servicios, como lo sustenta el mismo Toffler. Algunos, dice Villegas, ya los están logrando, como el caso de Yucatán, y aunque existen otros casos en el listado, la falta de difusión adecuada ha sido un obstáculo para hacerlos lucir. “Muchos estados o municipios no contemplan que si la gente está informada, sabe utilizar esos servicios electrónicos, entonces habrá un beneficio directo en ahorro de tiempo a un costo mínimo. Y hasta podría utilizarse como una arma política en épocas electorales, si es que el beneficio no les es suficiente a los políticos”, asegura Villegas.

- La consultora realizó una investigación para emitir una serie de recomendaciones en una reunión que tuvo con los gobiernos estatales, y aconseja que se conformen comités tecnológicos a nivel estatal que sean independientes a los partidos políticos para que aseguren la continuidad en los proyectos de TI como sucede en Singapur, Filadelfia, Los Ángeles, Australia y China.

- Las cifras son devastadoras si se comparan con los más de 6,000 millones anuales que IBM invierte en tecnología… mientras, otros países en vías de desarrollo, dice Toffler, ya se están subiendo a esta tercera ola del conocimiento. ¿México sigue en la ignominia?

Newsletter
Ahora ve
Finanzas para compartir departamento
No te pierdas