APPRI <br>Inversión Europea, bienvenida

Tradicionalmente reacio a otorgar garantías claras a la inversión foránea, México abre una puert

Por razones históricas, políticas y también económicas, el país se -había negado, hasta ahora, a someterse a acuerdos bi o multilaterales para que los capitales foráneos se asentaran en territorio nacional.

-

No obstante, tanto en la Constitución como en leyes y reglamentos secundarios —la Ley de Inversión Extranjera, la Ley de Expropiación y la Ley sobre la Celebración de Tratados, entre otras— se establecen garantías para los empresarios extranjeros interesados en invertir en México. Asimismo, los tratados comerciales bilaterales y multilaterales con ciertos países han otorgado ciertas facilidades para invertir en territorio nacional, aunque en una gran cantidad de casos el destino de dichos capitales ha sido meramente especulativo.

-

Sin embargo, durante mucho tiempo, empresarios que ya operan en el país y potenciales inversionistas han argumentado que en la legislación en la materia existe una suerte de penumbra en -cuanto al manejo de sus recursos y los beneficios para sus inversiones.

-

No hay claridad, por ejemplo, respecto de transferencias, transacciones al contado (spot), posibles expropiaciones y mecanismos de indemnización, solución de controversias, formas de hacer reclamaciones en caso de incumplimientos en contratos o de acciones -monopólicas, y tiempos y procedimientos recurrir a un arbitraje en caso de conflicto.

-

Así, los inversionistas foráneos manifiestan que frente a esto y a la posibilidad de constantes reformas legislativas, se corre el riesgo de que la decisión de una persona y su libre interpretación de las leyes sean las que determinen el grado de garantía para sus capitales en el país, y argumentan que es por tal motivo que se ha visto limitada la inversión extranjera. Ésta ha fluido por temporadas, conforme a las -condiciones económicas, políticas y sociales que rigen en México. Hasta antes de la apertura comercial —iniciada en 1982 y acentuada en 1994—, el -ingreso de inversión extranjera había sido muy limitado. En 1994-1995 la -cifra total acumulada fue de $15,400 millones de dólares; a finales de 1995 había un total de 12,261 sociedades con inversión foránea establecidas en México.

-

Actualmente, según lo han expresado en su momento algunos analistas, el país necesita atraer más -capitales que provengan de regiones como el Viejo Continente.

-

Héctor Tello, presidente de Eurocam (organismo que agrupa a las cámaras de comercio e industria europeas asentadas aquí), manifiesta que un acuerdo que -proteja y dé garantías a los capitales foráneos en el país sería un elemento fundamental para aumentar la inversión de empresarios de Europa.

-

“México definiría así su posición en este punto. Incluso, se evitarían ciertas dificultades al momento de negociar el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea”, señala.

-

Por fin se dio el sí
-
La Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), a través del Acuerdo -Multilateral de Inversiones (AMI), establece entre los países miembros mecanismos de protección a los capitales de dichas naciones que operan en el ámbito mundial. El convenio incluye compromisos entre los miembros, disposiciones respecto del trato y protección a la inversión y una -modalidad para solucionar controversias.

-

Aun cuando integra este organismo, recién el año pasado México -aceptó finalmente negociar —dentro de los Acuerdos de Promoción y -Protección Recíproca de las Inversiones (APPRI)— con seis naciones europeas. Los acuerdos se establecen bilateralmente con cada uno de esos países e independientemente del AMI.

-

Bajo los esquemas del Appri y sin contradecir lo establecido en la Constitución ni en la Ley de Inversión Extranjera, básicamente el país otorga confianza y seguridad al inversionista de la contraparte y recibe igual trato de ésta.

-

Según funcionarios de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi), estos convenios son un medio eficaz para incrementar la confianza de los -inversionistas extranjeros y fomentar la Inversión Extranjera Directa (IED), -diversificando el origen de estos flujos hacia el territorio nacional.

-

Incluso, los Appri otorgan el mismo trato que en materia de inversión extranjera establece el capítulo XI del Tratado de Libre Comercio (TLC) suscrito por México con Estados Unidos y Canadá. Dicho capítulo abarca todos los -aspectos señalados por los inversionistas foráneos: aplicación de trato de nación más favorecida, mecanismos para las transferencias financieras, expropiaciones, -indemnizaciones y mecanismos para solucionar controversias entre las partes, entre otros puntos.

-

Seis en puerta
-
Ante los cambios registrados en México y en el resto del mundo con respecto a políticas económicas, comercio y formas de hacer negocios, el gobierno mexicano finalmente optó por negociar acuerdos de promoción y protección recíproca con seis naciones europeas: España, Suiza, Alemania, Holanda, Francia y Gran Bretaña.

-

En el caso de España y Suiza, los acuerdos ya fueron firmados y aprobados por el Senado mexicano el 16 de noviembre del año pasado, pero aún no entran en vigor, para ello falta realizar el intercambio de notas que den cuenta del cumplimiento de formalidades -constitucionales requeridas por cada Estado. En la Secofi se dice desconocer por qué no se ha efectuado dicho procedimiento y tampoco se sabe cuándo tendrá lugar.

-

El acuerdo con España fue firmado el 22 de junio de 1995, durante la IV Reunión de la Subcomisión Económico Comercial México-España (en la ciudad de México), encabezada por los secretarios de comercio de ambos países, Herminio Blanco y Apolonio Ruiz Ligero, respectivamente. España ocupa el sexto lugar entre los países europeos que invierten en México y es el segundo socio comercial de ese continente, después de Alemania.

-

El acuerdo con Suiza se firmó el 10 de julio de 1995, en el marco de la Reunión Ministerial encabezada por el titular de la Secofi y por Jean Pascal Delamuraz, vicepresidente de la Confederación de Suiza. Este país se ubica en quinto lugar dentro de los europeos con presencia en territorio mexicano y es el octavo comprador y proveedor de productos mexicanos en el área europea.

-

En cuanto a las cuatro naciones restantes, en la Subsecretaría de Inversión Extranjera se indica que las negociaciones están en proceso y es factible que antes del verano de 1997 se firmen los acuerdos correspondientes. Estas -naciones han sido las más interesadas en la existencia de este tipo de -convenios, considerando que son altamente exportadoras de capital y ocupan los primeros lugares —luego de Estados Unidos— en montos de inversión en el país y en las -principales ramas industriales.

-

Herminio Blanco ha expresado que con los Appris los flujos de inversión -extranjera serán diversificados en su origen e ingresarán en mayores montos, los cuales serán canalizados “primordialmente hacia las empresas medianas y pequeñas”. Además, ha aseverado que dichos acuerdos permitirán complementar la política de apertura, sin discriminaciones frente a la inversión extranjera, extendiendo las disciplinas de los capítulos que en esta materia están contenidos en los tratados comerciales con América del Norte y con algunos países de América Latina.

-

Asimismo, se pretende dotar de seguridad jurídica a inversionistas nacionales y extranjeros, salvaguardando al mismo tiempo la plena congruencia de estos -acuerdos con la Constitución y con la legislación secundaria ya mencionada inicialmente.

-

Manfred Hoffman, director general de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (Camexa), manifiesta que para los empresarios europeos estos acuerdos abren una puerta más al fortalecimiento y a la congruencia de sus relaciones comerciales con México. “Sólo falta llevar a cabo las negociaciones para el acuerdo de protección a la -inversión, para que las relaciones económicas entre ambos países alcancen el nivel de excelencia al que han aspirado en los últimos años”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Con esta nueva apertura mexicana, por lo tanto, es posible esperar que tanto el volumen como el destino de la inversión europea en el país apoye en buena medida el desarrollo económico nacional, es decir, que los nuevos capitales sean destinados a los sectores productivos y no especulativos.

Ahora ve
Así crece la bebé panda gigante que nació en el zoológico de Tokio
No te pierdas
×