Argentina <br>Otro <i>Chicago boy</i>

Neoliberal ortodoxo y técnico, Roque Fernández presentará un plan para racionalizar el gasto púb

Como “el más adecuado para continuar la política instrumentada desde 1989”, calificó el presidente Carlos Menem a su flamante ministro de Economía, Roque Fernández. Pero asimismo, lanzó flores al dimitente Domingo Cavallo; es decir, una vez más Menem debió defender a los hombres que en sus dos administraciones ha colocado en su gabinete y rechazar las innumerables dudas y polémicas en torno a su férreo esquema neoliberal.

-

Quienes más inquietud demuestran son básicamente los -inversionistas extranjeros, que desean que el Plan de Convertibilidad iniciado por Cavallo —y que Fernández se apresta a reforzar— logre consolidarse de manera definitiva. Esto, en la práctica, significa que no sólo se consiga domar la inflación, sino que la industria argentina se haga efectivamente competitiva, disminuyendo los costos de producción.

-

La polémica, entretanto, se localiza en los diversos focos que debe atender la reciente autoridad económica, como la repactación y contratación de nuevos créditos con el -FMI bajo condiciones aún imprevisibles, la disminución de los graves efectos que provocaría el déficit fiscal, previsto para este año en cerca de 2% del PIB, y la atención de las crecientes demandas de las provincias, que piden refinanciar sus deudas.

-

El principal foco de tensiones se ubica en el tema laboral, donde la -flexibilización de los contratos de trabajo ha desatado un aumento del desempleo, que a mitad de este año llegó a más de 17%, sin considerar el millón de subocupados, y que ha puesto en pie de combate a los sindicatos, dirigidos por la otrora poderosa Confederación General de Trabajadores (CGT).

-

En este cuadro poco halagüeño, asumió la conducción económica el doctor en Economía por la Universidad de Chicago y ex presidente del Banco Central de su país, quien inmediatamente recibió los primeros baldes de agua fría. Trabajadores de Córdoba salieron a las calles a protestar, mientras la CGT llamaba a un paro nacional —manifestación visiblemente exitosa— repudiando los anuncios de Fernández.

-

Frente a ello, el nuevo titular de la economía ha señalado que, si bien mantendrá el modelo, está abierto a otorgarle matices significativos.

-

En primer lugar, se ha hecho manifiesto su deseo de mantenerse en la esfera técnica, y sin aspavientos. Para ello, ha integrado en su equipo a los más selectos economistas neoliberales, en calidad de asesores, y su idea es perfilarse como cabeza de un grupo del más alto nivel, pero sin la menor pretensión de entrar al debate político. Ha dicho claramente que su intención es elaborar, en cada caso, la mejor alternativa técnica, incluso sin mayores consideraciones por los efectos sociales que ella pueda tener, y dejar que sea directamente el presidente Menem quien determine la viabilidad política de tal o cual medida.

-

En segundo lugar, a diferencia de Cavallo —quien enfatizaba la reducción del gasto público y la creación de nuevos impuestos—, Fernández se pronuncia por la simplificación de la estructura impositiva y mayores sanciones penales a quienes evadan impuestos.

-

La catarsis de los líderes provinciales
-
El Salón de los Escudos del palacio presidencial bonaerense fue el lugar escogido por Menem para llevar a cabo su primera cumbre con los gobernadores provinciales, tras la asunción de -Fernández. La cita fue histórica: por primera vez, el mandatario aceptaba reunirse con todos ellos, incluyendo a los que militan en las filas de la oposición.

-

Allí, junto a su flamante ministro de Economía, al del Interior Carlos Corach y a su jefe de gabinete Jorge Rodríguez, todos con sus equipos de asesores, escuchó la larga lista de reclamos financieros, que evidencian la angustiante situación de numerosas provincias del país. Tal vez por ello, Menem dirigió a la concurrencia sólo un breve saludo y le entregó la palabra a su flamante ministro. Este, sin embargo, provocó la sorpresa de ofrecer la palabra a los gobernadores y tomar nota de cada una de sus quejas. Por tal motivo, pese a que no trascendieron resultados ni anuncios concretos, Fernández dejó una buena imagen. “Con Cavallo, nosotros hablábamos 10 minutos y él tres horas; ahora fue al revés”, comentaron algunos posteriormente.

-

Entre los acuerdos generales de importancia potencial podrían considerarse tres: que los gastos fiscales provinciales sean coordinados de mutuo acuerdo entre cada provincia y el Ministerio del Interior; que se mejore el funcionamiento del Fondo Fiduciario que está privatizando empresas y bancos provinciales, y que, al menos en las provincias del sur, no se eliminen los subsidios al petróleo y sus derivados. Fernández sostuvo estar de acuerdo con estos tres lineamientos preliminares, marcando una nueva diferencia con su antecesor, un hombre que invariablemente se negó a admitir cualquier demanda proveniente del interior de la República.

-

Desafíos fuertes y variados
-
Varios son los temas que preocupan al titular de Economía. Sin duda que los más urgentes son la repactación de nuevas metas con el FMI y revertir el déficit fiscal.

-

El drama radica en que si este último se mantiene por segundo año consecutivo, se deteriora fuertemente la evaluación riesgo-país, encareciendo futuros préstamos.

-

Por otro lado, en los próximos cuatro años vence 46% de la deuda externa, lo que implicará un desembolso estatal de $40,598 millones de dólares. La proyección indica que la deuda y los intereses no podrán ser cubiertos indefinidamente con nuevo endeudamiento, más aún considerando que en 1999 serán las nuevas elecciones presidenciales y será el sucesor de Menem quien se haga cargo de los compromisos externos.

-

Así, para paliar el déficit y renegociar con el FMI, Fernández presentará un plan destinado a racionalizar el gasto público, optimizar la recaudación tributaria, profundizar las -privatizaciones e incluso desechar la creación de nuevos ministerios.

-

Entretanto, el progresivo endeudamiento fiscal ha comenzado a erosionar la confianza de los agentes económicos y políticos. Según economistas locales, el déficit de las cuentas públicas ha adquirido ya un carácter estructural. Una de las consecuencias es que el sector financiero no puede generar niveles significativos de ahorro. En este marco, Cavallo había decretado dos polémicas medidas destinadas a restringir el gasto: eliminar las asignaciones familiares para salarios superiores a $1,000 dólares y derogar la exención de impuestos a bonos de alimentación. Esto, para que el Estado ahorrara anualmente más de $1,500 millones de dólares. Dado que los afectados suman 2.5 millones de personas, ambas medidas son sin duda una papa caliente para su sucesor.

-

Otro dolor de cabeza para Fernández es el anuncio de Cavallo de recortar el presupuesto de Defensa en aproximadamente $1,500 millones de dólares, cifra enorme si se considera que hoy dicho sector recibe $4,500 millones de dólares. Cavallo había informado, asimismo, del traspaso de las cajas previsionales castrenses a un régimen de pensiones regido por el mercado, lo que ha suscitado un fuerte descontento en las filas de las Fuerzas Armadas.

-

Finalmente, el ministro deberá abocarse también a algunas materias externas y a reforzar la labor que viene desplegando el canciller Guido di Tella en orden a ampliar -sustantivamente el Mercosur. Esto significa acelerar las pláticas de este emergente bloque —al que se acaban de asociar Chile y Bolivia— con México y Centroamérica. Di Tella ya consiguió algunos avances durante su reciente estadía en México, mientras que en la capital argentina se piensa que durante la próxima visita del presidente Ernesto Zedillo, el 12 y 13 de noviembre próximos, se harán importantes anuncios al respecto.

-

Así, los desafíos para Fernández son fuertes y variados. Sus energías deberán dirigirse a un amplio abanico de materias difíciles y controvertidas, pero que consolidan lo alcanzado, e insistir en la llamada Segunda Reforma del Estado, que debería dejar a la nación conosureña en envidiables condiciones financieras. Ha sido tajante en señalar que ofrecerá lo mejor desde el punto de vista técnico.

-

Sin embargo, mirando la situación del país tras un prisma social y político, las perspectivas no son tan halagüeñas. Y dado que el secretario de Estado no desea bajar al ruedo ni menos aún inmiscuirse en querellas parlamentarias y partidistas, los observadores apuestan a que durante el periodo que se acaba de iniciar, el presidente Menem deberá echar mano de toda su reconocida habilidad y perspicacia para concluir exitosamente su mandato.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Ahora ve
Quentin Tarantino admite que sabía de las conductas sexuales de Harvey Weinstein
No te pierdas
×