Arrendadoras: ¿por dónde?

-
LHM

La consolidación del sistema bancario significó un gran problema para los arrendadores, pues 70% de los fondos de la industria del arrendamiento provenía de los bancos y el restante 30% del mercado. Incluso, según Federico Rodríguez Giacinti, presidente de la Asociación Mexicana de Arrendadoras Financieras (AMAF), de 1995 a 1997, la palabra clave del sector fue “sobreviviente”.

-

“De las 63 arrendadoras registradas en la asociación al 31 de diciembre de 1994 –recuerda el ejecutivo en su análisis sobre la industria– actualmente contamos con 35 empresas activas: 11 extranjeras, 10 subsidiarias bancarias y 14 compañías independientes.”

-

Para Rodríguez, las firmas extranjeras ejercieron una participación más activa durante la crisis por dos razones: “En primer lugar, la mayoría de ellas son empresas relativamente nuevas que no tuvieron el tiempo suficiente de incrementar su portafolios y estar en problemas durante la crisis. Por eso pudieron concentrarse en el crecimiento de su negocio.”

-

Por otro lado, el recurso del financiamiento no las abandonó. Es decir, tuvieron la oportunidad de obtener recursos a través de los bancos locales o con instituciones financieras del exterior por la garantía o el soporte de sus grupos controladores. Este fue el caso contrario de las arrendadoras nacionales, pues para sostener su portafolios en medio del incremento de su cartera vencida, “sufrieron” para obtener los préstamos adecuados. Además, en la mayoría de los casos, su flujo de efectivo aún resulta insuficiente para cubrir de manera óptima los gastos operativos.

-

La crisis mexicana dejó como saldo una participación creciente de las arrendadoras extranjeras en el mercado y un incremento en la cartera vencida de las empresas nacionales del sector que, en el punto máximo del apuro económico, alcanzó casi 40%.

-

“Hay mucho trabajo por hacer –reconoce el directivo–. Por ejemplo, a diciembre de 1997, las arrendadoras extranjeras terminaron con una participación de mercado de 23%; el arrendamiento bancario terminó en 48% y las firmas independientes quedaron en 29%. Respecto de la cartera vencida, las cifras fueron de 2%, 17% y 22%, respectivamente.”

-

Para sortear la crisis, los accionistas capitalizaron las compañías y, simultáneamente, reestructuraron sus pasivos para cruzar la “tormenta”. Ahora surge un incremento generalizado en la demanda de servicios de arrendamiento. De tal manera que el reto consistirá en elaborar un plan estratégico para crecer.

-

Según estimaciones de AMAF, las empresas participantes atendían alrededor de 120,000 clientes activos en 1994. En la actualidad, la base de consumidores del servicio resulta inferior a 40,000 personas. Los solicitantes del financiamiento requieren fondeos denominados en dólares y esquemas de tasa fija en pesos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

“Los tres últimos años –menciona el presidente de la asociación– han sido extremadamente complicados. En México, los arrendadores han enfrentado importantes retos y su estructura ha sido modificada significativamente. Sin embargo, el panorama económico es muy positivo y estable.”

Ahora ve
Respetaré los resultados de la elección: Delfina Gómez
No te pierdas
×