Aspen, guarda el secreto

-

Es un pequeño pueblo del lejano oeste, rodeado por una cordillera que, cuando está nevada y no hay luna, resplandece de tantas estrellas que la alumbran. En su calle principal hay hoteles de lujo y tradición, por ejemplo el Jerome o el Little Nell, con todo y un fabuloso spa, además de tiendas como Chanel.

-

En las cuatro montañas que tienen pistas para esquí en todas las modalidades –snowboarding, trineos, cross country y trekking– se encuentran varios de los cafés aprés ski más famosos de la temporada. Las pistas se abren en noviembre y muchas cierran hasta abril. Si de plano no esquías, puedes pasear en globo, unirte a los ambientalistas o visitar las galerías de arte. El poblado cuenta con una sala de conciertos que en invierno invita a muchos de los mejores artistas del mundo. Sus restaurantes halagan cualquier antojo y paladar, el Jimmy´s American Restaurant and Bar cuenta con una lista de tequilas que bien puede ser la mejor formada allende nuestras fronteras. Tiene su propio aeropuerto al que llegan vuelos desde Phoenix, Los Ángeles, Denver y otras ciudades. En las paradas de camión se regala café colombiano.

La Aspen Skiing Company ofrece clases para aprender a esquiar con instructores latinoamericanos y Suit Yourself renta la ropa de carácter a domicilio. En la noche se puede pasar de la cena al café, al lounge, al típico bar estadounidense o al sofisticado salón de coñac y puro. Si vas no querrás recomendarlo a tus amigos, nada más para que nadie sepa de tu paraíso secreto.
Ahora ve
No te pierdas