Atrapado en la orilla

En su sector todos ganan, pero la constructora fue víctima del Bando 2 del Distrito Federal. Ya ren
Guillermo García Espinosa

BERNARDO ÁLVARO RIOJAS ACHUTEGUI,
DeMet
Las políticas públicas de Manuel López Obrador no están beneficiando el negocio de Bernardo Riojas Achutegui. Tampoco, a tres años del cambio de gobierno, su constructora de viviendas económicas ha podido recuperarse del todo. Incluso cerró el año pasado con $201 millones de pesos en pérdidas netas y bajó casi 20% sus ingresos respecto del año anterior. Eso, pese a que se ubica en uno de los sectores más favorecidos de México.

- A diferencia de lo que ocurrió en el siglo pasado, la normativa de política pública de 2001 (Bando 2) comenzó a promover la construcción de proyectos de vivienda multifamiliar en las zonas céntricas y redujo los permisos a los desarrollos de la periferia. Esto dejó sin actividad a DeMet durante casi nueve meses, debido a que aún mantiene su banco de tierras en el Estado de México, Tlalpan, el sur y el poniente de la ciudad de México.

- La empresa fundada por Riojas Achutegui (quien no respondió los llamados de Expansión) no cuenta con reserva territorial en las delegaciones de moda, como Cuauhtémoc, Benito Juárez, Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza. Esta carencia la llevó a "moderar planes de crecimiento", según José Coballasi, analista de la calificadora Standard & Poor’s.

- Ante la adversidad, el empresario se vio forzado a comprar terrenos céntricos con precios al alza, redujo el tamaño de las nuevas construcciones y restó importancia a los proyectos habitacionales que solía edificar para cuentahabientes del Infonavit y el Fovissste.

- El empresario comenzó en el sector como socio desarrollador para Burger King en 1993. En el año de la mayor crisis financiera de México, 1995, cambió de rumbo y se centró en la vivienda de interés social.

- Cinco años después logró colarse entre las mayores empresas de construcción de vivienda para familias del Distrito Federal y, en menor medida, en los municipios conurbados del Estado de México. Hoy tiene 36,000 unidades levantadas en la zona metropolitana.

- Eso fue un salvavidas, pero hoy lo está ahogando. Con 72% de apalancamiento, la firma ha hecho un limitado esfuerzo por salir del Valle de México y, a escala nacional, secunda a otros competidores como ARA, GEO o Homex. La concentración tiene su causa en el financiamiento. Según la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda, la tercera parte de los créditos del Infonavit se ejercen en la capital y sus inmediaciones.

- Para ajustarse al Bando 2, el directivo también debió enfrentar menos ventas y títulos de viviendas, refinanciación de pasivos y más emisión de deuda en el mercado de valores, donde tiene antecedentes desde 1997. A fines de 2003, su pasivo ascendía a $3,174 millones de pesos.

- Las calificadoras han destacado sus problemas de liquidez. Standard & Poor’s dio baja calificación (mxA-3) a una emisión de certificados bursátiles de corto plazo por $57.9 millones de pesos, destinado a liquidar pagarés de mediano plazo que vencían en marzo pasado. Este límite finalmente fue renegociado para 2007.

- El mismo Riojas Achutegui lo admite en el último reporte. Su facturación fue 18% menor que el año anterior ($1,309.6 millones de pesos). Por viviendas vendidas, la caída fue de 11%, pasando de 4,319 a 3,826 unidades.

- Con este pasado, el reto de DeMet "es tener un ritmo de titulación constante durante 2004 y reducir su deuda", afirma Coballasi.

- "Con pagos de deuda, renegociaciones de plazos y pocos ingresos, la empresa le ha ido dando vuelta al negocio", señala Carlos González, analista de Ixe.

- Continúan en el intento. En su reporte del cuarto trimestre los directivos de DeMet afirman que redujeron su dependencia crediticia del Infonavit y ampliaron el margen de contratos respaldados por la Sociedad Hipotecaria Federal.

- La organización deberá permanecer alerta. Si logra cambiar su estrategia de cualquier modo llegará tarde al centro de la ciudad, donde ya están ARA, GEO, SaRe y Casas Beta, entre otros. "Hay más jugadores en el mercado –observa González– y mayor oferta en la zona céntrica."

Ahora ve
No te pierdas