Automotriz: año para olvidar

-
Oscar Granados

Durante los primeros nueve meses del año, la industria automotriz se caracterizó por un notable esfuerzo para aumentar las exportaciones y superar así la recesión interna. Su nueva estructura productiva demuestra claramente cómo este sector trató de responder a las condiciones del mercado.

-

Hay que recordar que en años anteriores las ventas internas representaban más de 50% de las ventas totales. A partir de abril de 1994, por primera vez, las ventas al exterior aportaron más de 50% de las totales y a septiembre de 1995 significaron 85% de éstas.

-

Cabe destacar, por otro lado, que con la recesión del mercado interno, varias armadoras se están dedicando a atender a personas de ingresos altos.

-

En el periodo enero-septiembre de 1995, las ventas totales de las armadoras -internas y de exportación- sumaron 501,343 unidades, 24.5% menos que en el mismo lapso del año anterior. De ese total, las exportaciones representaron 85.5% y las ventas en el mercado interno 14.5%. Por empresas, Ford es la que más unidades vendió -33.5% del total-, constituyéndose en la única que logró incrementar sus ventas (en 19.3%).

-

La comercialización de autos por categorías se modificó sustancialmente por la caída del poder adquisitivo de la población. En los primeros nueve meses del año las ventas de autos compactos representaron 46.6% y de subcompactos 38.6% del total. En igual lapso de 1994 la situación era completamente diferente: del total comercializado, las ventas de compactos significaron 36.9% y de subcompactos 52.4%.

-

Otra diferencia que vale destacar es la mayor participación en el mercado de los autos de lujo. A pesar de que su venta cayó en 57%, su participación en las ventas totales aumentó cuatro puntos porcentuales, ubicándose en 9%. En este sentido, destaca la incursión de Nissan, BMW, Mercedes-Benz y Honda, todas las cuales están atacando dicho mercado. Luego de que en 1994 Nissan no facturó ningún auto de lujo, en enero- septiembre de 1995 vendió 413 unidades. BMW, Mercedes-Benz y Honda se instalaron en el país con la intención de cubrir este segmento.

-

Por otro lado, las mayores ventas al exterior contribuyeron a que el saldo de la balanza comercial de la industria automotriz -terminal y de autopartes- pasara del déficit de $1,747 millones de dólares en enero-septiembre de 1994, a un superávit de $2,649.5 millones de dólares en 1995. Las exportaciones se incrementaron en 57%, sumando $6,524 millones de dólares. Esta cifra contrasta con el déficit de $3,710.8 millones de dólares que registró la industria de autopartes.

-

Conviene destacar que la industria automotriz terminal y de autopartes continúa ocupando el primer lugar en la generación de divisas, representando 25.5% del total de exportaciones. Esta cifra contrasta con las divisas generadas por la exportación de petróleo, que significó 15.9% del total, después de haber sido, por muchos años, la principal generadora de divisas del país.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Frente a todos estos resultados, las armadoras instaladas en México consideran que 1995 será uno de los peores años para las ventas en el mercado interno. Pese a que en este último bimestre se cuenta con incentivos fiscales -suspensión del Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN) y aumento de la deducibilidad por la adquisición de automóviles- y una mayor demanda por los nuevos modelos 1996, todo esto no es suficiente para reactivar las ventas internas. Se calcula que en el balance anual del sector, las ventas domésticas desciendan en alrededor de 50%. Por su parte, las exportaciones continuarán siendo una importante vía para aminorar los efectos de la crisis y al final del año podrían terminar con un crecimiento cercano a 30%.

Ahora ve
Tras ataque en Las Ramblas, Mariano Rajoy pide unión contra el terrorismo
No te pierdas
×