Autopartes Contra reloj

-
Dino Rozenberg

Dependientes de una armadora 100% extranjera y amenazados por las crecientes aperturas contenidas en el TLC, los fabricantes mexicanos de autopartes libran una carrera contra el tiempo. Con enormes inversiones para modernizar sus plantas y satisfacer la demanda, este año sus ventas totales caerán en 32%. Además, sufren la falta de escalas de producción, están expuestos a que las armadoras no cumplan con los porcentajes obligatorios de integración nacional, y muchas veces han denunciado que la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi) y otras autoridades se resisten a exigir el cumplimiento de la ley y a aplicar sanciones.

-

En un análisis solicitado al director de la Industria Nacional de Autopartes, órgano que agrupa a los industriales del sector, Oscar Béjar de la Barrera se refiere a estos temas, en esta versión editada:

-

Las cifras del mercado nacional de vehículos, planteadas en 1992 como horizonte base para negociar el Tratado de Libre Comercio (TLC), calculaban casi el millón de unidades para 1995. Al primer semestre las ventas son 10% de esa cifra.

-

Las exportaciones crecieron ligeramente por arriba de lo estimado, pero no alcanzan a compensar la caída en el total de la producción. La situación es más grave para los fabricantes locales de autopartes, que ocupan a 181,000 trabajadores, ya que no fueron incorporados a las líneas de producción de vehículos para la exportación en la medida que el decreto buscaba.

-

La apertura se planteó en un tiempo efectivo de 11 años -- 1993 a 2003-, siendo cruciales los primeros seis. Sin embargo, la escala de producción comenzó a perderse en forma notable desde 1993, y para el periodo que va de ese año a 1998, el total de unidades producidas estará 65% debajo del nivel planteado.

-

Respecto de las exportaciones, la información disponible señala que Chrysler, Ford y General Motors cubren hasta un límite el mercado estadounidense, mismo que ya se alcanzó. Nissan y Volkswagen tienen problemas de integración regional para aprovechar el TLC así como mayores barreras comerciales para los mercados de América Latina.

-

El volumen actual y perspectivas de crecimiento de las exportaciones independientes de autopartes descartan al mercado nacional en los próximos cinco años como factor decisivo para las empresas armadoras, pudiendo hacer más rentable su abastecimiento desde el exterior. La caída del mercado interno tiene un impacto superior en el sector. Esto ocurre al cabo de cinco años de inversiones crecientes, con precios de venta a la baja y volúmenes muy por debajo de lo previsto, y en tanto que el margen de ganancia de los fabricantes es más alto, con lo que el precio de los vehículos es superior a los precios internacionales.

-

El mercado de refacciones se inundó por autopartes de procedencia indeterminada, sin normas de calidad y seguridad o de importación ilegal, sin distinguir entre productos nuevos o reconstruidos, o con precios -dumping.

-

Para una pronta reactivación se requiere recuperar los volúmenes de producción para el mercado local y programas con medidas normativas y fiscales para aumentar producción y empleo.

-

A mediano plazo, el gobierno debe promover la industria: que se cumpla la legislación automotriz, castigar las prácticas desleales de comercio y favorecer las alianzas estratégicas de proyectos con una alta contribución tecnológica y un alto valor agregado para la industria nacional.

Ahora ve
La intención de AT&T de comprar Time Warner se discute en una Corte de EU
No te pierdas
×