Avanza la reforma

Un paso más hacia el cambio estructural.

A principios de mes los legisladores mexicanos se encontraban cerca de aprobar algunas de las largamente esperadas reformas energéticas, que ayudarían a reducir la carga fiscal de la monopólica petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y disminuir los costos energéticos del país. Los cambios garantizarían que la paraestatal tuviera suficientes fondos e independencia para establecer sus estrategias de operación. La posible modificación de las consideradas sacrosantas aportaciones de Pemex al fisco muestran una nueva voluntad de los legisladores por aproximarse a las reformas.

- La iniciativa, que se espera reciba una rápida aprobación por parte de los diputados, incluye las siguientes medidas clave:

- Impuestos diferenciados de gas natural y petróleo. De acuerdo con la propuesta, que tomaría efecto en 2006, los ingresos de Pemex estarían sujetos a 69% de impuesto, mientras que los del gas natural estarían cargados sólo con 15%. Hoy los ingresos de gas natural y petróleo están gravados en 60.9%. La propuesta también distingue entre producción nueva y existente, gravando a la primera sólo con 25% para petróleo y 10% para gas.

- Incremento a la producción. La extracción diaria de un millón de pies cúbicos de gas no asociado estaría exenta de cualquier impuesto.

- Esta modificación al régimen fiscal de Pemex está ligada finalmente a la iniciativa original del gobierno de darle a la paraestatal autonomía de gestión. Ambas propuestas buscan reducir la carga financiera de la compañía y permitirle invertir más en producción y exploración.

- Eduardo Andrade, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eléctrica, da varias razones que indican que la iniciativa puede ser aprobada. Primero, no hay ni beneficio ni costo político para la administración del mandatario Vicente Fox, ya que los cambios entrarán en vigor después de que termine su mandato. Segundo, el nuevo director de Pemex, Luis Ramírez Corzo, fue director de Exploración. Tener un nuevo liderazgo de un área de importancia estratégica, ayudará a enfatizar la necesidad de cambios presupuestarios. Tercero, la mayoría de los legisladores todavía están indecisos sobre la reforma energética, y pueden inclinarse a favor del cambio debido al creciente riesgo de que los energéticos se vuelvan aún más escasos y caros.

- La semántica también juega su papel. Los medios, y algunos funcionarios del sector energético, calificaron la iniciativa como una reforma light, contribuyendo a atenuar la oposición y abriendo camino para una reforma completa.

- En la actualidad, las compañías pueden llevar a cabo proyectos de cogeneración de electricidad y vender el excedente en el mercado, pero pocas aprovechan la oportunidad, pues la cantidad de energía excedente para venta es limitada y los precios fijados por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) son poco realistas.

- Para fijar los precios, la CFE usa una compleja fórmula que asocia fluctuaciones de mercado de Estados Unidos con factores climatológicos que no involucran a México.

- El reto para México es el cambio de las fórmulas de precio para el gas y el fortalecimiento de la autoridad de la Comisión Reguladora de Energía para tomar decisiones sobre precios. Así, los cambios propuestos abren oportunidades en áreas como la cogeneración.

Ahora ve
No te pierdas