Banca <br>Prevenir, no lamentar

Las nuevas reglas de capitalización buscan que las instituciones tengan recursos para enfrentar dif

Tasas de interés, tipo de cambio, tasa de inflación e Índice de Precios y Cotizaciones (IPyC) —indicadores que se cobijan bajo el nombre genérico de “riesgo de mercado”— serán los nuevos peligros a enfrentar por la banca mexicana. Estos factores y un panorama influido tanto por el acelerado endeudamiento de los países en desarrollo, como por la globalización de los mercados, contribuyen sustancialmente a incrementar la volatilidad de las variables macroeconómicas y financieras.

-

Analistas de Grupo Financiero Bancomer (GFB) afirman que una apreciación adecuada de la calidad de la cartera de crédito debe reconocer y anticipar los obstáculos que significan su medición, distribución entre instituciones, reparto hacia las diferentes actividades productivas y la pronta respuesta ante la evolución de la economía. El objetivo: evitar el alto costo que impone su deterioro.

-

Según cifras de GFB, excluyendo la compra de cartera que realizó el Fondo de Protección al Ahorro (Fobaproa), la cartera vencida a marzo de 1996 se ubicó en $106,594 millones de pesos, lo que equivale a 12.9% del monto total otorgado por la banca. Esta cifra fue superior en $23,849 millones de pesos a la de marzo de 1995, cuando los créditos vencidos sumaron $82,745 millones de pesos.

-

Durante los tres primeros meses de este año, la cartera vencida incrementó su volumen en 8% respecto del saldo presentado al cierre de 1995, conservando un comportamiento estable en términos reales. Sin embargo, el índice de morosidad aumentó de 12.26 a 12.90%.

-

Los mecanismos de apoyo instrumentados para sanear al sistema financiero, como la compra de cartera por parte del gobierno —que a marzo de 1995 acumuló un total de $43,805 millones de pesos— “deben verse a la luz de un prolongado deterioro de la cartera bancaria”, afirman los especialistas. El detrimento, que comienza antes de la crisis macroeconómica del año pasado, es corregido por el intercambio de activos entre la banca nacional y el Fobaproa, puntualizan.

-

Proyecciones de GFB advierten un aumento en la cartera vencida para el segundo semestre de 1996, lo que se reflejaría en el índice de morosidad, con un incremento de 12.9% (actual) a 13.4% (estimado). Lo anterior se entiende como un comportamiento esperado de la cartera vencida y no como un deterioro de la vigente.

-

Si hubiera una rápida reactivación de la producción y del ingreso, el fortalecimiento de la cartera sería inminente. Los estímulos de pago otorgados a los deudores podrían representar el ansiado detonador.

-

¿Y los riesgos de mercado?
-
Cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) a marzo de 1996 muestran, dentro de la clasificación de la cartera por grado de riesgo del sistema bancario, que de un total de $536,637 millones de pesos en créditos, $320,395 son considerados como de riesgo mínimo; $117,818 como bajo; $48,488 están dentro de un rango medio; $15,347 como alto; $8,732 son irrecuperables; $2,619 no están calificados y $23,239 millones de pesos se encuentran exceptuados.

-

Ante lo complejo que resulta todo lo anterior, la CNBV señala que las reglas de capitalización vigentes en México sólo toman en cuenta la cobertura del riesgo principal a que está sujeta una operación, lo que se conoce como riesgo de crédito. Pero no consideran que una institución pudiera verse en problemas de solvencia por el movimiento en las tasas de interés, tipo de cambio, inflación e IPyC —riesgos de mercado—, que afectan seriamente su capital por la variación en el valor de sus activos y pasivos.

-

“Esto se presenta cuando las instituciones mantienen discrepancias en las características de sus activos y pasivos, específicamente con respecto al plazo de revisión de la tasa de interés, el tipo de moneda y, en general, por la forma en que se pacta el rendimiento”, explica la Comisión. Para evitar que las instituciones tengan excesivos riesgos de mercado, se consideró necesario completar el régimen de capitalización, es decir, requerimientos de capital acordes con la toma de riesgos.

-

A partir del 1º de septiembre de este año, bancos y casas de bolsa han tenido que adecuarse a las nuevas políticas de capitalización establecidas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), publicadas el 15 de julio en el Diario Oficial de la Federación. Esta medida —aunque preventiva, dijeron otros especialistas financieros— no reflejará su impacto real hasta que se realice la consideración pertinente, a precios de mercado, de los valores que las instituciones financieras ostentan a “título personal”. Deben determinarse los plazos en los que están documentados los pasivos y activos, conforme a balances; tasas reales que otorgan cada uno de ellos y la moneda en que están contratados (nacional o extranjera).

-

La banca múltiple debe mantener un capital neto con relación a los riesgos de mercado y de crédito. Por tanto, dicho monto no podrá ser inferior a la suma de los requerimientos de capital por ambos tipos de riesgos.

-

Para lograrlo, las instituciones deberán clasificar sus activos, pasivos, operaciones causantes de pasivo contingente y otras operaciones, en atención al riesgo de mercado. Los requerimientos de capital neto de las instituciones, por su exposición al riesgo de crédito, se determinarán aplicando 8% a la suma de sus activos y de otras operaciones, según el grupo de que se trate.

-

Analistas consultados afirman que las nuevas reglas de capitalización buscan que las instituciones cuenten con recursos suficientes para enfrentar problemas, ya sea por los diferenciales muy fuertes en las tasas de interés y/o por incumplimiento de pago en sus créditos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Advierten que con esta medida y con la aplicación de los nuevos criterios contables, en el corto plazo la banca presentará una contracción en sus resultados, pero conforme pase el tiempo y la aplicación se realice en forma adecuada, el país contará con un sistema bancario firme para enfrentar el futuro.

Ahora ve
Vista panorámica de los daños por el sismo en la CDMX
No te pierdas
×