Banca del futuro: a la vuelta de la esqu

-
Maricarmen Cortés

Cuando surgieron las tarjetas de crédito en los dos grandes dores de plásticos en el mundo, Visa y Mastercard, no exigieron una membresía obligatoria a los bancos. Mientras en otros países de América Latina los bancos tienen que optar entre una de las dos firmas para emitir tarjetas de crédito, en México los bancos pueden tener ambas y hasta compartir las redes de cajeros automáticos y las terminales electrónicas en los establecimientos comerciales.

-

Sin embargo, hoy día, en México, Mastercard y Visa libran una auténtica batalla para lograr afiliar al mayor número de bancos a sus nuevos programas de tarjetas de débito, que sí requieren de membresía exclusiva.

-

Además, trabajan a marchas forzadas para ser los primeros en comercializar los nuevos productos de banca electrónica que se ofrecerán en un futuro no muy lejano, como lo son la cartera y el monedero electrónicos.

-

El primero que se ofrecerá en nuestro país es el monedero electrónico, una tarjeta con un chip integrado, que sustituirá el uso de dinero en efectivo y también permitirá realizar compras, reservas de boletos de avión o de teatro a través de canales de televisión interactiva.

-

La chequera electrónica, por su parte, permitirá al usuario realizar, desde cualquier punto en el que se encuentre (casa, oficina, automóvil, cine, restaurante, etcétera), cualquier transacción bancaria, recargar su monedero electrónico con una mayor cantidad de dinero u ordenar el pago de diferentes servicios. Así, con una sola tarjeta y una especie de módem portátil, se sustituirá para siempre el uso de chequeras y la necesidad de cargar con dinero en efectivo.

-

La mayor competencia se presenta actualmente con los sistema de tarjetas de débito -Maestro de Mastercard y Electrón o Visa Débito- que no son como los plásticos actuales, pues todos los consumos se cargan directamente a los depósitos que tienen los tarjetahabientes en el banco.

-

Aunque ambos sistemas ofrecen un servicio similar y cobertura a nivel mundial, existen diferencias entre ambos. La principal es que, para su aceptación, las tarjetas Maestro requieren de terminales electrónicas especiales, pues operan a través de un número de identificación personal (NIP) que el usuario debe teclear al momento de efectuar una compra o pagar un servicio. Tanto para el banco como para el comercio, este sistema implica un mayor costo pues cada terminal tiene un costo aproximado de $500 dólares.

-

En el caso de Electron, la operación es más sencilla pues utiliza las mismas terminales electrónicas que ya adquirieron muchos de los establecimientos. Su desventaja es que, al no contar con un NIP, tienen un mayor riesgo en caso de pérdida o extravío.

-

Lo que podría llamarse la guerra de los plásticos dio inicio en México, con gran intensidad, hace un año, cuando Bancomer comenzó a emitir tarjetas de débito, comprometiéndose a alcanzar la cifra de dos millones de plásticos en los primeros dos años, colocándose así como uno de los primeros emisores a nivel mundial.

-

Sin embargo, Mastercard logró un gran golpe en mayo de este año al convencer a Banamex -el principal emisor de tarjetas en México, con más de seis millones de plásticos- para que se uniera al sistema Maestro. No obstante, Atlántico ya se afilió a Electron y junto con Confía y Banco Mexicano participa en un programa piloto de Visa para una tarjeta de viajes electrónica, que compite con el cheque de viajero y que opera igual que las tarjetas para llamar por teléfono que Telmex lanzó hace un año, mediante un chip integrado.

-

Se prevé que para fines de 1995, o principios de 1996, la mayoría de los bancos mexicanos ya habrán definido cuál será el sistema que utilizarán en sus tarjetas de débito. La gran limitante para su plena aceptación serán, sin embargo, los establecimientos comerciales si es que la mayoría opta por Maestro. Lo que es un hecho es que, bajo uno u otro esquema, en México la banca del futuro ya está a la vuelta de la esquina.

-

La autora es licenciada en Periodismo especializada en temas financieros. Actualmente es columnista del diario Excélsior.

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×