Banca. Urge Capital

Los bancos mexicanos tienen tres opciones para capitalizarse: el rescate gubernamental, la sociedad
Mariela Reynaud

La banca mexicana comenzó a ceder terreno frente a los extranjeros y habrá de hacerlo también ante al gobierno si no fortalece sus posiciones en menos de cinco años.

-

Créditos mal otorgados, producto de neobanqueros eufóricos, y una crisis económica que nadie esperaba, pusieron en jaque a todo el sistema bancario. Casi todas las instituciones de crédito padecen de subcapitalización y buscan sanear carteras a como dé lugar.

-

Sin embargo, si el gobierno los apoya -a través del tan llevado y traído Fondo Bancario de Protección al Ahorrador (Fobaproa)-, los bancos están obligados a liquidar los recursos en menos de cinco años o perderán participación en su propio negocio. Es decir, podrían vivir en carne propia una especie de "renacionalización silenciosa".

-

El segundo camino es replegarse y abrir las puertas a nuevos socios extranjeros. Las primeras señales claras de esta recomposición se observaron ya en Grupo Financiero Serfin y la mancuerna Probursa–Banco Bilbao Vizcaya. Pendientes en el tintero siguen Grupo Financiero Inverlat, que presumiblemente recibirá una fuerte inyección de recursos por,- parte del canadiense Nova Scotia Bank y Grupo Financiero Bital, que negocia actualmente con su socio español, el Banco Central Hispanoamericano.

-

No obstante, hay una opción que no se ha explorado aún, posiblemente la menos lesiva en este proceso de revitalización del sistema bancario: la recompra de carteras vencidas por parte de instituciones extranjeras.

-

Urgen billetes. A mediados de junio, Serfin y Probursa anunciaron la instrumentación de esquemas para capitalizarse. De hecho, el Fobaproa ofreció adquirir cartera de estos bancos por dos veces el capital fresco que le inyectaran sus accionistas.

-

En el caso específico de Probursa, el Fobaproa adquirió cartera neta por N$4,700 millones de nuevos pesos, equivalente a 30% de la cartera total del banco a diciembre de 1994 y 8.5 veces su cartera vencida neta a ese mes. Por su parte, los accionistas aportaron N$2,400 millones, de los cuales 87% provino del Banco Bilbao Vizcaya (BBV).

-

En el caso de Serfin no hubo extranjeros en el proceso. El Fobaproa adquirió cartera neta por N$4,300 millones de nuevos pesos, equivalentes a 4.6% de la cartera total al mes de diciembre de 1994 y apenas 0.7% la cartera vencida neta a ese mes.

-

Un estudio realizado recientemente por el Grupo de Economistas y Asociados (GEA) explica con detalle cuáles serán las principales ventajas y riesgos de seguir bastos esquemas de saneamiento. Entre los "pros" de la medida, destaca el que los bancos podrán separar los créditos de empresas insolventes (quebrantos) de aquellos que aún pueden recuperarse. Para los ahorradores aumenta el respaldo de sus depósitos. Sin embargo, vale la pena evaluar los riesgos: "Si el esquema de apoyos del Fobaproa se generalizara en la mayoría de los bancos comerciales, el costo para el gobierno y para la sociedad sería sustancial".

-

De acuerdo con la magnitud de la crisis económica, si se consideran pérdidas equivalentes a 20 ó 30% de la cartera del sistema bancario a marzo, las pérdidas de la banca comercial podrían ubicarse entre N$117,500 y N$176,200 millones de nuevos pesos. "Si a esa pérdida potencial se resta el capital contable y las reservas para créditos constituidos a marzo, la pérdida remanente sería de N$40,000 a N$98,000 millones de nuevos pesos.

-

¿Vender cartera? La experiencia internacional ha dejado una lección clara: ante una crisis bancaria como la que vive México conviene vender carteras vencidas, ya que esto permite aliviar la carga que afrontan las instituciones de crédito y libera recursos frescos para las empresas productivas.

-

Paradójicamente, mientras México padece, otros sistemas financieros disfrutan la abundancia. Una investigación realizada por la correduría Goldman Sachs revela que los 30 bancos más grandes de Estados Unidos reportan niveles de sobrecapitalización del orden de $53,000 millones de dólares a julio de 1995. En Gran Bretaña, las nueve instituciones de crédito de mayor tamaño disponen de $13,500 millones de dólares adicionales a los que la reglamentación les obliga en materia de capital.

-

"Los bancos mexicanos afrontan una penosa situación de liquidez que es consecuencia de mecanismos altamente ineficientes en relación con sus procesos de otorgamiento de créditos y administración de riesgos", detalla Goldman Sachs. Y establece cuatro factores que han provocado el debilitamiento de los bancos mexicanos:

-

a) La privatización de instituciones, que, tras una década de nacionalización, acumularon grandes carteras de créditos mal otorgados y deficientemente administrados.

-

b) La administración de los bancos se puso en manos de directivos con poca o nula experiencia en la industria bancaria moderna.

-

c) Un alto grado de ineficiencia derivado de la aplicación de procesos literalmente artesanales.

-

d) Una mecánica operativa orientada a "tapar agujeros destapando otros agujeros", que fue posible mientras duró el espejismo macroeconómico provocado por una inversión masiva de capital en instrumentos de deuda de corto plazo.

-

Para Goldman Sachs todo lo anterior puede provocar que el sistema bancario disminuya sensiblemente sus activos y se vea obligado a quebrantar fuertes cantidades de créditos en carteras irrecuperables. "Oportunidad que puede resultar muy interesante para bancos internacionales que buscan destinos viables para canalizar sus recursos excedentes", subraya.

-

Vender una parte de su cartera a los bancos foráneos podría significar para las instituciones mexicanas el prevenir que se "rematen" en el corto plazo los bancos que tan alto se pagaron en la privatización. El propio José Madariaga, presidente de Grupo Financiero Mercantil-Probursa, interrogado acerca de si fue un buen negocio haber comprado Multibanco Mercantil, respondió tajante: "No, no lo ha sido".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Lo cierto es que la cartera vencida del sistema bancario mexicano vale más de $9,000 millones de dólares y hay más de $70,000 millones disponibles en el mundo para cumplir este objetivo. La crítica que lanzan al aire los especialistas de Goldman Sachs es que el gobierno mexicano no ha generado hasta hoy condiciones que promuevan opciones como ésta e incentiven la inversión directa. Como se ve, la moneda está en el aire.

Ahora ve
Cinco consejos para viajar aunque no tengas mucho dinero
No te pierdas
×