¡Basta de críticas irreflexivas!

La efervescencia política alienta a los suspirantes a la Presidencia a hacer críticas ligeras. Ant
Enrique de la Madrid

En estos tiempos políticos adelantados, comienzan las declaraciones sobre la necesidad de cambiar de modelo económico, dado el insuficiente crecimiento y generación de empleos de las últimas dos décadas. Señalan como principales responsables de tan pobres resultados a las políticas neoliberales, sabiendo que la gente sencilla no entiende el concepto, pero lo percibe como negativo.

-

Estas críticas van dirigidas siempre a los resultados nocivos de las medidas aplicadas, pero nunca explican las razones por las que se tuvieron que instrumentar. ¡Es como criticar los efectos negativos de la quimioterapia sin hablar del cáncer que busca combatir! No explican que el modelo económico aplicado en los años 70 se basaba en niveles de endeudamiento excesivos y elevados precios del petróleo y que el modelo llegó a su fin con la caída de los precios de los hidrocarburos.

-

El cambio de rumbo de la política económica resultó de la necesidad de hacer frente a una profunda crisis y de la convicción de que el modelo económico anterior había llegado a su fin. Con la nueva política económica se balancearon las cuentas fiscales y nuestras cuentas con el exterior y se promovió una economía más competitiva hacia el exterior. Hubo que reducir el gasto público, aumentar los impuestos, renegociar la deuda externa, devaluar la moneda, abrir la economía a la competencia internacional y promover una mayor participación del sector privado en la economía. Sin estas medidas, México no sería hoy un país viable.

-

La política económica de este periodo fue eficaz para enfrentar las crisis económicas de 1982 y de 1994 y sentó las bases de un crecimiento sano y sostenible. Es cierto que en la aplicación de dichas políticas hubo errores y excesos que disminuyeron su eficacia (privatización-rescate bancario, rescate carretero, error de diciembre). Además hubo que enfrentar obstáculos adicionales (terremoto en 1985, bajos precios del petróleo 1986-2000, crisis financiera internacional).

-

Tomando en cuenta el punto de partida, los resultados han sido positivos, pero insuficientes. Mientras que en 1983 la inflación era de 153% anual, en 2004 cerró en 4.4%. En el mismo periodo las exportaciones pasaron de $22,000 a $186,000 millones de dólares; las exportaciones petroleras pasaron de representar 71% del total a sólo 8.97%; la inversión extranjera pasó de $626 millones de dólares anuales a cerca de $16,000 millones de dólares, y la deuda externa neta del sector público pasó de 68% a 9.9% del PIB.

-

La necesaria estabilidad económica se ha alcanzado, pero México no ha logrado un mayor crecimiento económico, en parte por los efectos negativos de las crisis económicas (caída del crédito interno y de la inversión privada y pública) y porque se dejaron de emprender acciones por falta de recursos o de decisión política. Entre las reformas pendientes se encuentra una reforma educativa que nos prepare para la vida y no para pasar de año; una reforma que nos dé acceso a los energéticos con certeza y a precios competitivos; una reforma laboral que lleve la democracia y rendición de cuentas a los sindicatos; una infraestructura moderna que lleve nuestros productos a precios competitivos; una reforma fiscal que sustente financieramente a un mayor gasto público y una plena vigencia del Estado de Derecho.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para enfrentar este gran reto, los que deseen dirigir al país deben dejar de hacer críticas irreflexivas sobre modelos económicos anteriores y definirnos con toda claridad su propuesta económica hacia el futuro, que deberá ser consistente, políticamente viable y fiscalmente sostenible.

El autor es presidente de ConMéxico y ex diputado federal por el PRI.
Comentarios:
emadrid1@hotmail.com

Ahora ve
Una estación de bomberos se convierte en centro de acopio
No te pierdas
×