BBVA-Bancomer. Pilas nuevas a la banca

Con todo y riesgo electoral, los españoles le entraron en grande al mercado local, prolongando en M
Alejandro Castillo

Son muchas las interrogantes que surgen a raíz de la decisión de los grupos financieros BBV-Probursa y Bancomer de integrarse en la mayor institución de su tipo en el país. Más allá de la sorpresa —porque a excepción de algunos iniciados, la mayoría de los rumores apuntaban hacia la posibilidad de que se quedara con Serfin—, lo interesante de esa fusión es que podría ser el inicio de importantes cambios en las estructuras del capital financiero del país, consistentes con el comportamiento que se observa en los mercados internacionales.

- Eso queda plasmado en la forma en que los participantes ven la fusión. José Madariaga Lomelín, presidente del consejo de administración de BBV-Probursa, recuerda que desde su ingreso al mercado mexicano en 1995, el banco español BBV llegó con la intención de convertirse en una inversión permanente, actuar como banco del país y tener el tamaño adecuado para competir. Ahora, gracias a la alianza con Bancomer, “será el banco más grande del mercado, con una importante participación en la captación”. Y, en ese sentido, “si bien Serfin habría sido una magnífica alternativa, porque se venderá saneado, es un banco grande y con buena marca, lo cierto es que Bancomer es más grande y con posibilidades de generar utilidades en un menor plazo”, dice Madariaga.

- A su vez, Ricardo Guajardo, presidente del consejo de administración de Grupo Financiero Bancomer, explica que con la fusión ese grupo “no modificó su estrategia de crecimiento, más bien se fortaleció para poder crecer más agresivamente”.

- Por las tendencias que marcan el rumbo del sector financiero y como consecuencia de la decisión que adoptaron, reconocen que habrá reacciones de la competencia, de modo que Guajardo considera que se deberán esperar “otras fusiones para crear un mercado en el que compitan instituciones con una mayor solidez financiera”.

- Guajardo rechaza que la fusión sea una demostración de fracaso del proceso de privatización que se inició en 1991. Más bien, acota, “es parte de la integración de México a los principales bloques comerciales y al proceso mundial de consolidación de instituciones financieras a través de las fusiones y alianzas”. En ese sentido, recalca, desde un principio Bancomer efectuó diversas alianzas con instituciones extranjeras, buscando la complementación de esfuerzos, el aumento de la eficiencia, con sistema, tecnología y la experiencia que aportan los socios extranjeros.

- Sobre este tema, Madariaga –quien encabezó al grupo que adquirió Banco Mercantil Probursa, la primera institución que recibió capital foráneo en gran escala–, advierte que se debe ser coherente, porque en la medida en que el país reconoce la realidad de la globalización, está obligado a “superar el nacionalismo anticuado que no tiene nada que ver con el sentido de patriotismo y  de respeto al país. Hoy, los negocios en el mundo, además de tecnología y personal capacitado, requieren  un tamaño que trasciende a los países. Para atacar esos proyectos se necesita traer recursos de todas partes del mundo”.

- Más que eso. Madariaga estima que la fusión entre BBV-Probursa y Bancomer es una muestra de que la crisis del sistema financiero ya terminó: “Debemos ponernos a trabajar en el desarrollo de un sistema sólidamente capitalizado, de vanguardia, semejante a otros del mundo. Esta es la primera operación que se hace en ese sentido y es benéfica no sólo para los que intervienen en ella, sino también para el sistema y el país”.

- Y sobre eso, hoy se ha abierto un espacio para que otras instituciones mexicanas logren acuerdos de consolidación financiera. “Ahora es probable que otras instituciones del mundo se acerquen a México y, a lo mucho en un año o año y medio, se tendrá un sistema financiero totalmente capitalizado.”

- ¿Una institución con blindaje?
Uno de los aspectos que más llamó la atención de la decisión de BBVA, fue el momento, sobre todo porque se avecinan unas elecciones muy competidas, al tiempo en que el peso se ha estado revaluando y la experiencia indica que eso aumenta el riesgo de invertir en México.

- Al respecto, Vitalino Nafría, quien era director de BBV-Probursa y ahora dirigirá a la nueva institución, afirma que “el cambio de gobierno y posibles ajustes en la paridad son riesgos que están perfectamente asumidos”. Es tal su confianza que, cuando BBV-Probursa recomendó y en España se tomó la decisión de avanzar en esta operación, fue hace tres meses, mucho antes de que a México le dieran el grado de inversión. Más allá de los temores de algunos analistas, explica que por la experiencia ganada en el país, “esos riesgos a nosotros nos parecen mínimos”.

- Ciertamente, el nuevo BBVA-Bancomer, como se ha propuesto que se llame el nuevo grupo, nace en condiciones envidiables. “La inyección de recursos es suficiente para provisionar al 100% de la cartera vencida y todos los loss sharing del Fobaproa –explica Nafría–, y seremos la primera institución que tenga esas contingencias actuales cubiertas. Y esa será una ventaja sobre los competidores.”

- Guajardo añade que con la alianza “se resuelven todas las necesidades de reservas del banco para quedar plenamente fortalecido, con un nivel de capitalización listo para poder incrementar su función de intermediación, en forma simultánea a la entrada de las nuevas leyes del sistema”.

- Respecto a esto último, Nafría asume que el país puede enfrentar nuevas contingencias y se debe estar preparado para ello. Sin embargo, para dejar atrás el tipo de problemas que vivió el sistema después de 1994, se debe adecuar el marco legal. Explica: “Todos los negocios necesitan una reglamentación clara. Cuando la banca pide que la Ley de Concursos Mercantiles y que la ley de Ejecución de Garantías se aprueben, no lo pide sólo por el interés de las instituciones, sino de los ahorradores.”

- Desde su punto de vista “el que no puede pagar, no pagará nunca. Pero tiene que haber una ley que impida procesos en los que el que no quiere pagar no paga. Esas leyes son absolutamente imprescindibles para que la banca pueda dar crédito, ya que sin éste se puede aguantar una semana, pero no toda la vida. El negocio de la banca consiste en que toma dinero con una mano y lo presta con la otra. Si uno de esos pasos falla, el negocio es incompleto.”

Un matrimonio de mutua conveniencia
Aunque es una explicación compleja, tanto en Bancomer como en BBV-Probursa se han cuidado de aclarar en qué consiste su propuesta. “No estamos comprando Bancomer –dice Madariaga–, más bien estamos iniciando un proyecto incluyente, en el que se quedan todos los accionistas que había y nosotros metemos dinero a cambio de un porcentaje para engrandecer el proyecto.” Guajardo añade: “Se conserva la base de accionistas que tenemos. La fusión es una suma”. - En la propuesta que deberá ser acordada por los accionistas de cada grupo y aprobada por las autoridades –trámites que parecen seguros–, se contempla una aportación de capital de $1,200 millones de dólares, en dos operaciones: en la primera, los accionistas de BBV-Probursa, encabezados por Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), realizarán un aumento de capital de $600 millones; en la segunda, BBVA suscribirá una emisión de obligaciones subordinadas, forzosamente convertibles en capital del nuevo grupo, por otros $600 millones. Con esas primeras dos operaciones, la participación accionaria de BBVA podría llegar a 30% y se deja abierta la posibilidad clara de llegar a 40%.

- Al final deberá subsistir una sola acción, que probablemente sería la del nuevo BBVA-Bancomer, la cual cotizará en la Bolsa Mexicana de Valores, en la Bolsa de Madrid, a través del nuevo mercado de valores latinoamericanos, y se iniciará el trámite para registrarla en el New York Stock Exchange.

- A decir de los responsables de la fusión, las virtudes de los dos contrayentes les permitirá atacar con más eficiencia los diferentes segmentos del mercado. Guajardo señala que Bancomer continuará con su determinación de atacar el mercado al menudeo, complementado con la fortaleza del BBV en el negocio del mayoreo. Adicionalmente se continuarán fortaleciendo las estrategias en el negocio de Afore Bancomer, Pensiones Bancomer y Seguros Bancomer, líderes en sus respectivos segmentos de mercado.

- Además, se estima que el nuevo grupo puede ser un puente perfecto entre Europa y Latinoamérica, no sólo de México, ya que nace con una vocación regional. Madariaga explica que BBV-Probursa ya había experimentado las ventajas de la globalidad, porque podía poner a disposición de los grandes corporativos una red de sucursales y un esquema de productos en toda Latinoamérica.

- Esos señalamientos se hacen en un momento en que las dos instituciones son objeto de una intensa actividad, relacionada con la información al interior de cada una, del significado y consecuencia que puede tener la fusión.

- Si bien se buscará mejorar los procesos operativos para abaratar los costos, incluso mediante grandes inversiones en tecnología, Nafría insiste en señalar que “la unión se basa en el aprecio mutuo de las fortalezas, pero éstas no se han hecho solas, sino que son producto de quienes trabajan en las distintas instalaciones de Bancomer y BBV-Probursa, y ahora esa plantilla podrá encontrar que el nuevo proyecto les ofrece la mejor plataforma profesional”.

Movimientos paralelos
La integración entre los dos grupos, también impactará a otros sectores como las telecomunicaciones. - Como se sabe, Bancomer participa en Alestra, asociado con Alfa y AT&T. A su vez, BBVA tiene una importante asociación con Telefónica de España y Terra, su empresa de internet. Es de suponer que esas relaciones las hicieron con el propósito de desarrollar la prestación de servicios bancarios a través de medios electrónicos y ahora se encuentran ante la necesidad de decidir cómo conjuntarlas.

- Al respecto, se puede señalar que Guajardo considera que la banca electrónica desempeña un papel importantísimo y en ese sentido “internet cambiará paradigmas y creará nuevos modelos de negocios, tanto para la banca como para el comercio electrónico en general”.

- A su vez, Nafría explica que BBVA ya ha manifestado que quiere ser líder en esos campos y tiene una alianza con Telefónica, que le permite posicionarse en la mejor situación. Así, “lo que seguramente pasará en México es que el nuevo grupo, cuando se configure, tendrá un banco virtual que ya está funcionando en España” y BBVA Bancomer tendrá ese canal de distribución. 

Ahora ve
Esto es lo que le falta al Sistema Nacional Anticorrupción
No te pierdas
×