Bebida de dioses oaxaqueños

-

De pequeño aprendió a hacer mezcal: su abuelo le enseñó, lo mismo que a su padre. La bebida que producían él y su familia se la vendían a los empresarios, quienes se encargaban de comercializarla. Sólo acariciaba un sueño: independizarse. "Tenía esa idea desde niño, ya no quería trabajar para los demás, quería tener mi propia marca", recuerda Pedro Mateo, presidente de Mezcal Benevá.

- -

Dos décadas después empezaría a realizar su anhelo. Primero mandó diseñar una botella para envasar los 100 litros que su familia producía diariamente. Después de saltar este primer obstáculo se dio a la tarea de vender entre la gente de la región. Sin darse cuenta, su producto empezaba a sobresalir sobre las demás firmas de mezcal que se producían en el estado.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Más tarde Bancomext invitó a don Pedro a participar en un curso de exportación. Empezó a tocar las puertas de los mercados extranjeros a mediados de la década de los 90 y actualmente produce cerca de 180,000 botellas al año. Exporta aproximadamente 130,000 a Australia, Estados Unidos, Italia, Japón y Francia, entre otros países.

-

Ahora ve
La obesidad infantil se multiplicó por 10 en los últimos 40 años
No te pierdas
×