Bienvenido, welcome, bienvenue

Los visitantes foráneos serán el salvavidas del sector, que espera inversiones millonarias.
Guillermo González Espinosa

Como en los tiempos del imperio azteca, en el Bosque de Chapultepec hay nuevamente un temascal. Cinco siglos después, la ceremonia se realiza en el cuarto piso de un hotel en medio de embotellamientos que desquician a varios en el Paseo de la Reforma.

-

Inversiones y servicios peculiares, como los del w son una muestra del esfuerzo de hoteles boutique y de lujo para captar a turistas extranjeros –y nacionales de segmentos a y b– que viajan por placer o negocios.

-

El clima mundial ha expulsado flujos de visitantes hacia México: desde la crisis de la industria aérea y el terrorismo en Indonesia, Kenya y Filipinas, hasta la epidemia del síndrome de insuficiencia respiratoria aguda (SARS, por sus siglas en inglés) en Hong Kong y Singapur, se ha incrementado el número de visitantes al país. En Estados Unidos “hay predisposición para viajes más cercanos”, observa el subsecretario de Planeación de la Secretaría de Turismo, Francisco Madrid. Por otra parte, los europeos ahora evitan Medio Oriente y a veces la unión americana, por temor a represalias iraquíes.

-

Para colmo, las autoridades nacionales esperan menos turistas domésticos. La caída de 14% que se prevé para fin de año impactaría en el ritmo de crecimiento anual. Está claro: las previsiones positivas del sector no vendrán de casa.

-

A un ritmo de crecimiento de 10% anual desde 2001, se espera un récord histórico de visitantes extranjeros en 2004, niveles similares a los alcanzados en 2000 (más de 20 millones de personas). Ellos romperán otro récord, gastando $9,000 millones de dólares.

-

Este año se sumaron 80 hoteles nuevos (11,300 en total). Cadenas como Starwood, Fiesta Inn, Posadas, NH, Camino Real, Crowne Plaza e Intercontinental inauguraron hoteles este año o tienen planes para 2004. Los Cabos, Puerto Vallarta, Riviera Maya y hasta Ixtapa y Acapulco están recibiendo dinero para desarrollos residenciales y hoteles de lujo.

-

“No son inversiones de poca monta”, dice un consultor inmobiliario y turístico de Howart Castillo Miranda. Las realizadas por un hotel de 400 habitaciones oscilan entre $48 y $56 millones de dólares. Con semejante cifra, las cadenas huelen algo bueno en el país.

-

“México tiene un potencial turístico grande, tanto en ciudades como en playas”, señala Laura Cánepa, directora de Relaciones Públicas para América Latina en w. La ejecutiva estuvo en diciembre en la inauguración del hotel 21 de la cadena en México, de un total de 41 que tiene en Latinoamérica.

-

Ahora para disfrutar del temascal ya no se necesita ser rey de la antigua Tenochtitlan. Varios foráneos estarán dispuestos a pagar $350 dólares por la habitación y el amenity, y si traen mascota, otros $125 diarios.

Ahora ve
No te pierdas