Boletito antiasaltos

Un papel debía combatir la inseguridad en los taxis...Pero los conductores protestaron.
Débora Montesinos

El argumento era inobjetable: las autoridades capitalinas querían proteger a los usuarios de los casi 100,000 taxis de la Ciudad de México ante el aumento de robos a pasajeros.

-

Pero el mecanismo seleccionado no fue tan bien recibido: los taxistas debían expedir un boleto de viaje, en el que se consignara el cobro, el trayecto, hora, fecha, el nombre del conductor y las placas del auto.

-

El resultado fue una polémica que derivó en paros masivos de transportistas y miles de quejas de concesionarios que arguyen que la medida sólo busca dar el primer paso para que las autoridades fiscalicen los ingresos de los taxistas. “Ahora sí tendrán con qué checarnos y a pagar se ha dicho”, reconoce un taxista de sitio con más de 25 años en esa actividad.

-

La Secretaría de Transporte y Vialidad del gobierno capitalino rechaza que esa sea la razón oculta de la disposición, vigente desde octubre, pero cumplida por muy pocos conductores. “Sólo queremos proteger al usuario”, insiste un vocero de la dependencia.

-

Los taxistas consultados dicen que la expedición de un boletito no reducirá el riesgo de asaltos. “Si nos roban el carro o quiero asaltar a alguien, pues el boletito no le va a ayudar”, explica uno. Además, reconoce, talonarios falsificados de los boletos se consiguen en $100 pesos en sitios como la Plaza de Santo Domingo.

-

La disposición contempla la expedición electrónica del boleto a partir del taxímetro, pero los taxistas no están dispuestos, dicen, a gastar $2,000 pesos para renovar su equipo. Así que, mientras, prefieren dar un recibo de puño y letra. Eso sí, a quienes lo solicitan, quienes también son muy pocos o casi nadie.

Newsletter
Ahora ve
Goodyear desarrolla los neumáticos del futuro
No te pierdas