Bolsa: escenario alentador

-
Arturo Hanono

La dinámica con la que comenzaron los mercados financieros este año, crea en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) un escenario alentador. Aunque la recuperación en el sector real aún no se da, las expectativas de los agentes económicos nacionales e internacionales, la baja en el tipo de cambio y las tasas de interés, así como la significativa recuperación de las acciones mexicanas, anticipan buenos tiempos.

-

El incremento en los precios de las acciones es considerable, no sólo al observar su ritmo de aumento en las primeras semanas del año, sino al tomar en cuenta que el mercado accionario registró su nivel mínimo reciente el 25 de octubre de 1995 (donde el IPC se acercó a las 2,193 unidades) y a finales de enero se ubicó alrededor de los 3,100 puntos (alza mayor al 40%). La recuperación justifica la consolidación del mercado accionario.

-

Si se revisan las proyecciones de algunos intermediarios financieros sobre el IPC, se puede observar que varios ubican el indicador bursátil próximo a las 4,000 unidades al cierre de 1996 y otros, más optimistas, hablan de 4,500 puntos. Es importante comparar estas proyecciones con la tasa esperada de Cetes, donde las expectativas la ubican muy cerca del 40%. El 40% significa un IPC libre de riesgo de 3,890 unidades.

-

Los mercados financieros no se mueven en forma lineal y tienen fluctuaciones. Por lo tanto, estos niveles pueden presentarse aun antes de lo esperado, sobre todo si se considera la influencia que tendría tanto un aumento como un descenso de la inversión extranjera en el mercado nacional.

-

El inversionista extranjero es el principal detonador de movimiento en el mercado bursátil mexicano. Esto no significa menospreciar la capacidad de influencia del inversionista nacional, sin embargo hay que reconocer que es mucho menor. Por lo tanto, la forma en que aquel asimile los hechos y las perspectivas de la economía mexicana, determinará los precios. Los factores políticos también serán tomados muy en cuenta en su aguda evaluación.

-

El alza en la bolsa de Nueva York, así como la baja en las tasas internacionales está provocando que los inversionistas extranjeros consideren mercados emergentes como Brasil, Hong Kong, México, Polonia, Rusia y Vietnam. En todos estos países su influencia ha sido determinante cuando están en marcha procesos de ajuste.

-

La bolsa está subvaluada
-
Es cierto que nominalmente el mercado accionario presenta esta recuperación significativa. Sin embargo, también hay que tomar en cuenta que en dólares, la bolsa está subvaluada. Si se divide el IPC de diciembre de 1994 (2,375.7) contra la paridad ($5.00), se tiene que la bolsa tenía un índice en esa divisa de 475 puntos, mientras que a fines de enero, este mismo ejercicio ubicaba al índice en dólares en 399.6 unidades.

-

Lo anterior significa que para alcanzar los 475 de diciembre de 1994, el IPC tendría que llegar a 3,562 unidades. Si nos vamos un poco más atrás (los 2,840 puntos que alcanzó en septiembre del mismo año a una paridad de $3.50) se obtienen 811.4 del IPC en dólares.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Las expectativas de crecimiento de la bolsa para el cierre de este año pone de manifiesto que el IPC en dólares también puede tener un gran potencial de crecimiento. Para que esto suceda se tiene que dar también una recuperación del mercado interno que aliente, no sólo las expectativas, sino también la buena marcha de las empresas. Sin embargo, los tiempos de la reactivación económica del país estarán determinados por el optimismo o el pesimismo de los inversionistas extranjeros.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×