Brasil sí le puede a China

Lejos de tomar al país asiático como una amenaza, Lula regresó de una gira con la firma de acuerd

Ante el aumento de las exportaciones de mercancías brasileñas a China, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, visitó al gigante asiático con un gran séquito empresarial, dispuesto a garantizar compromisos comerciales y de inversión.

- Regresó feliz ya que sentó las bases para construir los cimientos de una relación tanto económica como política más cercana entre los dos países, con la firma de múltiples acuerdos.

- Da Silva planeó el viaje como una avanzada de alto perfil, para emplearlo como base en el rápidamente creciente comercio de su país con China. Gracias al aumento en las ventas al gigante asiático, esta nación es ahora el tercer socio más grande de Brasil. Si las operaciones mantienen su ritmo, el comercio bilateral anual (que se ha casi triplicado desde 2000) debería alcanzar $10,000 millones de dólares en 2005.

- Estos buenos augurios se adelantan a las negociaciones que comienzan este mes de julio entre China y el Mercosur para lograr un tratado de libre comercio.

- Este proceso empieza con una visita a China de Néstor Kichner, presidente de  Argentina, quien estará acompañado de una delegación empresarial del Mercosur. El primer paso será ponerse de acuerdo en una lista de bienes sujetos a preferencias arancelarias.

- Negocios cerrados
Luiz Inácio Lula da Silva contempla una relación más amplia entre Brasil y China, la cual podría engendrar en el futuro la cooperación en Naciones Unidas y el apoyo en asuntos tales como la energía nuclear.

- Durante la visita a China, el Banco de Desarrollo Nacional de Brasil (BNDES) firmó un pacto con la agencia de inversión china CTIC para financiar alianzas entre las compañías de ambos países.

- En total se firmaron más de una docena de acuerdos que podrían generar unos $5,000 millones de dólares en inversión extranjera directa durante los próximos tres años.

-

    -
  • El conglomerado minero Companhia Vale Rio Doce estableció una serie de acuerdos para producir acero en sociedad con Baosteel de China y carbón, también en el país asiático, con Baosteel y otra firma china, Yongcheng; elaborar con la empresa Yankuang coque del carbón y exportarlo a  terceros mercados, y extraer y producir conjuntamente bauxita con Aluminium Corp of China en la zona norte de Brasil.
  • -

  • Las compañías petroleras controladas por el Estado brasileño, como Petrobras y Sinopec, firmaron un convenio para extraer y abastecer petróleo juntos en terceros mercados, incluyendo a África y Medio Oriente.
  • -

  • China National Machinery (CMEC) participará en la construcción de un generador de electricidad alimentado con combustible de carbón. Se trata de la Central Termoelétrica do Sul, al sur de Brasil.
  • -

  • Oi de Telemar y China Mobile firmaron un acuerdo de roaming internacional.
  • -

  • Varig y Air China lanzarán una ruta conjunta entre São Paulo y Beijing con cuatro vuelos semanales.
  • -

  • Três Marias venderá café instantáneo en China a través de la cooperativa comercial Chinapack Hua Yuan International Economic Cooperative.

- Por la creciente flota vehicular china, los funcionarios y empresarios brasileños están tratando de convencer a las autoridades de ese país para que prescriban el uso del etanol como una alternativa al petróleo, como parte de un esquema más amplio de control de la contaminación. Los programas piloto de prueba del etanol (un derivado de la caña de azúcar brasileña) ya están en marcha en nueve provincias chinas.

- Como otro aspecto de los tratados conjuntos, ambos países han empezado a negociar un acuerdo de cooperación nuclear.

- Brasil, que posee la sexta reserva de uranio más grande en el mundo, exportaría este elemento a China. A cambio, Beijing financiaría el programa nuclear brasileño, que incluye investigación y tecnología para enriquecer el uranio para uso industrial.

- Brasil planea incrementar el uso de electricidad generada nuclearmente y construir plantas para este propósito. Una delegación china llegará a Brasilia en agosto para continuar este tipo de conversaciones.

- Las pláticas sobre el libre comercio con el país asiático serán un reto para el sudamericano, más allá del Mercosur. La competitividad en la producción y exportación de China frente a frente con Brasil, sugiere que un sistema de preferencias comerciales sería una meta más viable que un tratado total de libre comercio.

- Un trato más amplio con el Mercosur, como el que se plantea para este segundo semestre del año, podría tener al comienzo algunas dificultades. Paraguay, que es  uno de los miembros plenos del Mercosur, tiene relaciones diplomáticas completas con Taiwán, que Beijing alega como territorio propio. Para avanzar con un tratado con China, Asunción tendría que romper sus relaciones formales con la isla (y olvidarse del generoso otorgamiento de préstamos bilateral de Taipei), para que el Mercosur avance y pueda tener vínculos  más profundos con China.

Ahora ve
No te pierdas