Buena onda

-
Andrés Piedragil Gálvez

¿The Greatful Dead en la portada de Expansión? No, la cubierta de la edición número 94 de la revista (23 de agosto de 1972) presenta una fotografía de Carlos Anderson y sus socios. Hace 32 años, en un entorno social y empresarial esencialmente conservador, la publicación destacaba el caso de un excéntrico y exitoso emprendedor que, con el paso del tiempo, fundaría el actual Grupo Anderson’s (casa matriz de famosos establecimientos como Carlos’n Charlie’s, Señor Frog’s, Shrimp Bucket, Harry’s Grill, entre otros).

- En 1972, el empresario proponía un concepto de restaurante que privilegiaba la informalidad y calidez del ambiente –“El cliente es un amigo, no una persona a quien se le saca dinero”, afirmaba–. Y los comensales apreciaban la fórmula, aunque los alimentos no siempre resultaran cordiales para el paladar: “Acepto que este establecimiento no es un lugar para gourmets. Pero lo bien que tratan a la clientela compensa todo lo demás. Hacen que todo el mundo se sienta importante”, decía un hombre de negocios capitalino seguidor del Carlos Anderson’s Bar y Grill.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- La limitada destreza culinaria de ese momento pasaba a un segundo plano gracias al excelente servicio de bar. Y en ese campo la organización ya se distinguía por su vocación creativa. Entre otras contribuciones a la historia del drink, se puede destacar el Pemex Sol (combinación de Kahlúa, coñac, café exprés y crema batida).

- La visión no convencional del  emprendedor hoy ya es considerada un éxito y un ejemplo a seguir: la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados distingue a los negocios revolucionarios con el Premio Carlos Anderson a la Innovación Restaurantera.

Ahora ve
El supertúnel de Elon Musk, ¿idea brillante o sueño guajiro?
No te pierdas
×