Cambiar o morir...

Ampliaron capital, pagaron deuda, recibieron un crédito millonario. Sin embargo, el esfuerzo no ter
Norma Lezcano

Si la suerte existe, en Ingenieros Civiles Asociados (ICA) no creen en ella. Más bien son devotos del lema cambiar o morir. En diciembre pasado hicieron una ampliación de capital –$227 millones de dólares– llevando a Carlos Slim como partner, quien suscribió $62 millones de dólares a través de Inbursa. “No había signos claros de recuperación y teníamos encima el vencimiento de un bono, no quedaba otra salida”, recuerda José Luis Guerrero, vicepresidente de la firma.

- Producto de la operación, la familia que lidera Bernardo Quintana y el management de la empresa sacrificaron 20 puntos porcentuales de propiedad –que pasaron al mercado–, mientras Slim y partes relacionadas tomaron dos puntos adicionales.

- La jugada resultó un movimiento magistral en una partida de ajedrez. Bastó un mes de tener al dueño de Grupo Carso participando en la compañía, con hasta 24%, para que ésta consiguiera el financiamiento del proyecto El Cajón, de $682.4 millones de dólares. Las calificadoras Standard & Poor’s (S&P) y Moodys adjudicaron “grado de inversión” al crédito, una nota que ni siquiera tiene la deuda corporativa de la constructora.

- “El mérito también es de la empresa, que venía trabajando en esto desde hace tiempo”, dice el analista de BBVA-Bancomer, Carlos Perezalonso. Cumplida la función de apalancar  la corporación ante los mercados, Slim vendió –a un valor 80% superior– para quedarse con 19.7% de las acciones.

- ¿Y ahora?
Si bien el crédito para El Cajón fue una buena noticia, no es la salvación de ICA. Esas obras significan 60% de los contratos por ejecutar (backlog). “No nos va a dar liquidez sino hasta que las terminemos”, admite Alonso Quintana, director de Administración y Finanzas. Y eso será en agosto de 2007.

- “La generación de flujo operativo seguirá siendo su principal desafío”, opina S&P. Cecilia Del Castillo, analista de Banamex, coincide: “Es necesario que ganen nuevos proyectos rentables.”

- Según explica Guerrero, ICA se concentrará en buscar obras con márgenes netos de por lo menos 5%. Tiene en la mira la refinería de Minatitlán, una autopista en Tuxpan, la hidroeléctrica La Parota, el saneamiento de aguas del DF y plataformas de Pemex. De los $4,000 MDD en obras públicas que gastará el gobierno en los próximos tres años, “cuanto menos 20% de los contratos serán para ICA”, estiman los analistas del sector.

- “Facturamos $1,000 millones de dólares al año. El objetivo es mantener ese nivel, no ganar contratos con márgenes castigados”, sostiene el vicepresidente de la firma. Las ventas del cuarto trimestre de 2003 fueron 14% superiores a las del mismo periodo de 2002. Y el backlog –que es de $12,000 MDP– implica un horizonte de 19 meses de actividad, contra 11 meses de hace seis años.

Ahora ve
Los Dodgers de Los Ángeles vuelven a la Serie Mundial de Beisbol
No te pierdas
×