Cancún extiende sus alas

Este aeropuerto del Caribe quiere robarle tráfico a Miami. La lucha antiterrorista juega a su favor
Feike Tycho de Jong

“Fue un desastre”, truena Mohammed Umair Khan, ciudadano inglés radicado en México, al referirse a sus experiencias de viaje aéreo en navidad. No llegó a su destino: Inglaterra. La cancelación de vuelos de British Airways lo dejó tres días en Washington. La compañía no pudo ofrecerle un vuelo de vuelta que le resultara conveniente. “Entonces me regresé a México.”

- Un vertiginoso complejo de factores da forma a la política de rutas aéreas: la infraestructura disponible, las alianzas mutables de las aerolíneas, las matemáticas de la geografía terrestre, los tratados entre naciones, los precios del combustible, los ciclos de la economía, el capricho de los turistas y los intereses de los hombres de negocios. Pero no hace falta ser un científico prodigioso para entender que las nuevas medidas de seguridad para volar a Estados Unidos han cambiado las reglas del juego.

- El transbordo en la unión americana hacia destinos de Europa y el resto del mundo se está volviendo un embotellamiento por las pocas operaciones de las líneas aéreas.

- Estas medidas de seguridad han afectado severamente la actividad de los hubs (centrales de tránsito) en el país vecino y están llevando a las líneas aéreas a considerar alternativas en México y Canadá, según una fuente oficial del Departamento de Estado estadounidense que solicitó el anonimato. “Cada mes que pasa sin que se resuelvan estos problemas es un incentivo más para que las aerolíneas cambien sus rutas”, señala.

- Por su ubicación geográfica, el aeropuerto de Cancún es un buen candidato para competir con Miami y otras terminales aéreas en el sureste de Estados Unidos por los vuelos que van de Latinoamérica a Europa y el Caribe. El hecho de que desde agosto los viajeros de la región tengan que pedir visas estadounidenses para transbordar en ese país le ha dado nueva fuerza al proyecto.

- Aeropuertos del Sur (Asur), la empresa operadora del aeródromo de Cancún, ya ha recibido muestras del interés de varias líneas aéreas por utilizar sus instalaciones como alternativa para transbordar. “El papel del aeropuerto ahorita es tener las facilidades listas para recibir a los visitantes de paso. Y básicamente ya están”, comenta Adolfo Casto, director de Administración y Finanzas de la firma, un grupo participado por las españolas AENA, Dragados y Unión Fenosa.

- La terminal de Cancún manejó alrededor de ocho millones de pasajeros en 2003, contra 22 millones de la capitalina y 30 millones de la de Miami. Sólo que hasta ahora ha funcionado básicamente como aeropuerto de destino, no de conexión, pues solamente 3% de sus operaciones involucran un transbordo de pasajeros hacia otro punto. Esto puede cambiar.

- La terminal es un punto de luz poco común en una industria ensombrecida por la guerra de Irak, la crisis del síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés), las amenazas de terrorismo y una economía mundial débil. Giovanni Batagnani, director general de la International Air Transport Association (IATA), caracteriza el año 2003 como annus horribilis para la aviación comercial. La organización registró que el tráfico aéreo mundial disminuyó 2.3% respecto de 2002. Durante el mes de diciembre, el aeropuerto de Cancún tuvo un incremento de tráfico de pasajeros de 15.8%, contra el mismo mes del año anterior.

- “Vemos muchas posibilidades para Cancún como hub –apunta Ricardo Bastón, director de Planeación en Mexicana de Aviación–. Una gran ventaja del aeropuerto es que hay espacio para crecer.” La compañía tiene planes para abrir rutas desde esa ciudad hacia Europa, aunque todavía están en análisis debido al poco crecimiento económico del país y la situación de la industria. “Por fin vemos algunas indicaciones de que la situación está mejorando.”

- Más turismo, pero...
La combinación de las medidas de seguridad en Estados Unidos con la madurez de la terminal aérea de Quintana Roo como destino en sí mismo refuerza esta nueva posibilidad para toda la zona.

- “Si logramos tener más puntos de conexión y distribución los visitantes tendrían mucha facilidad para poder llegar a Cancún. Debe incrementarse en el corto o largo plazo el destino turístico”, comenta Castro, de Asur.

- Eduardo Uribe, analista de la calificadora Standard & Poor’s, coincide al señalar que convertir al puerto caribeño en hub sería benéfico, no sólo para la industria aeronáutica de México, sino también para el turismo de la Riviera Maya en general.

- Sin embargo, hay dudas de que el aeropuerto de Cancún pueda competir contra la supremacía en infraestructura de las terminales estadounidenses.

- “Desde el punto de vista aeroportuario, la terminal requeriría adecuar su infraestructura [edificio terminal, plataformas de estacionamiento, posiciones de contacto, calles de rodaje y eventualmente una pista más en el futuro] para poder manejar más pasajeros y operaciones, manteniendo un nivel adecuado de servicio –apunta por correo electrónico Fernando Ceballos, subdirector de Aeropuertos en Aeroméxico–. Actualmente, sobre todo en fines de semana, la carencia de espacios en edificio y plataformas es muy evidente.”

- Según datos de Asur, ya tienen planeada una inversión de $100 millones de pesos para resolver estos problemas en 2005.

- Por otra parte, los aeropuertos estadounidenses están tomando las medidas que les permitan guardar su posición en el mercado. Grupos políticos de Miami, aliados al gobernador Jeb Bush, hermano del Presidente, están presionando con el fin de restituir el tránsito sin visa para los latinoamericanos, apunta el funcionario anónimo estadounidense. “No quieren perder el negocio. Con las nuevas medidas de seguridad en los aeropuertos, la visa podría volverse innecesaria. Pero no sabemos si va a pasar ni cuándo lo instrumentarían.”

- Entre tanto, el aeropuerto de Cancún está alcanzando una masa crítica de pasajeros, infraestructura y destinos directos, ante lo cual la posibilidad de funcionar como hub para vuelos intercontinentales se está volviendo real. Los problemas de las terminales áereas en Estados Unidos funcionan como un impulso para hacer la opción más atractiva.

- “Estamos listos”, concluye Castro.

- Ya las alas de Cancún están en manos del mercado.

Ahora ve
En su primera cumbre de la OTAN, Trump pide a los miembros pagar por su defensa
No te pierdas
×