Carlos Hank Rhon

-
Jaime Santiago

El heredero del imperio de Atlacomulco es completamente diferente a su padre y a su hermano menor. A Carlos “chico” no le gusta que lo entrevisten, ni salir en la foto, ni mucho menos hacer declaraciones coloridas.

-

Él, sus negocios; nada más. Según cuenta la historia, el celebérrimo profesor normalista convertido en multimillonario y poderoso -político le dejó la dirección del Grupo Hermes a su primogénito, cuando éste contaba con 28 años. Ya por entonces, el “changarro” estaba constituido por empresas como Aralmex (autopartes), Babcock de México, Cerrey (calderas y partes), Tabasmi (estructuras de acero) y FAMSA (camiones).

-

Callado, sin aspavientos, este ingeniero de profesión se dedicó a multiplicar la fortuna familiar. Cerró la asociación de FAMSA con Mercedes-Benz, echó a andar la aerolínea TAESA y fundó la casa de bolsa Interacciones, que pronto evolucionaría en grupo financiero.

-

Claro que no lo hizo sin una ayudadita de su padre, dicen algunos. Así como el “profe” renovó toda la flota de camiones de basura de la capital con unidades de FAMSA cuando estaba al frente del DDF, durante el sexenio de Salinas fue Mercedes-Benz la que ganó el contrato de fabricar camiones “ecológicos” para la hoy desaparecida Ruta 100. Aquel contrato fue impugnado en la prensa y tildado de concurso “dirigido”; se habló incluso de un sobreprecio en cada camión que benefició en mucho a los Hank. El asunto revivió por estas fechas, ya que otros de los beneficiarios de los contratos de Ruta 100 fueron MASA y sus dueños, Abraham Zabludovsky y Raúl Salinas. Sin embargo, éste es uno más de los escándalos que siempre le han querido achacar al hoy retirado político, pero que pierden su fuerza a la hora de buscar pruebas. Al contrario de los Salinas, al “profe” no han podido acusarlo de nada.

-

Volviendo a Hank Rhon, hay que aclarar que no se ha librado de algunos chismes de esta gente tan mal pensada. Muchos no vieron con buenos ojos la manera en que TAESA despegó, literalmente, con tarifas tan bajas que pusieron a temblar a la competencia. La guerra aérea puso a muchos a dudar sobre la legitimidad de las finanzas de la línea, o sobre lo correcto de sus gastos de mantenimiento. Esto último arreció cuando un avión se les cayó en Estados Unidos, con la familia de otro político mexicano a bordo. Pero lo peor vino después: en mayo de 1994, un avión cargado con cocaína aterrizó y despegó en una pista de TAESA. Supuestamente, los empleados de la aerolínea fueron obligados a abastecer la nave. El hecho fue dado a conocer por -The New York Times, con declaraciones de franco escepticismo por parte de sus fuentes en la fuerza antinarcóticos estadounidense.

-

Una vez más, la suspicacia sobre las relaciones de los Hank con el narco volvieron a levantarse, a lo que ha ayudado mucho el hermano menor, envuelto en cosas tan vistosas como el tráfico de animales salvajes, el juego y los casinos. Uno nunca está seguro de las amistades de Jorge en Tijuana, y muchos todavía lo relacionan con el asesinato del periodista del semanario -Zeta, el “Gato” Félix. Lo que es más, es frecuente que al pobre Carlos le achaquen alguna de las gracias de su -brother, como cuando a este último lo detuvieron con millones de dólares de contrabando en la aduana, con todo y abrigos de ocelote.

-

Pero Carlos se ha mantenido al margen. Tiene tiempo ya que dejó su parte mayoritaria en TAESA, vendió su 20% de Mercedes-Benz y, según esto, sólo es accionista minoritario en Tribasa, la constructora que se levantó de la nada para ganar jugosísimos contratos en el sexenio pasado. Parece que Hank Rhon sólo quiere saber actualmente de su Grupo Interacciones; de su banco, que no está tan emproblemado como otros, y de su casa de bolsa, que maneja algunos de los mejores fondos de inversión en el mercado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Claro que no ha perdido la oportunidad de, por ejemplo, comprarse el 65% del Laredo National Bank junto con Ángel Losada y Rómulo O’Farrill Jr. Ni de fundar dos empresas, Incus Ltd. y Kline Investment Co. Ltd. en el paraíso fiscal de la isla Tortola. Ni de invertir algunos piquitos en TMM, Synkro y Grupo Gemex. Es un hombre de negocios, aunque quizá tenga que esperar hasta la próxima generación para que la gente deje de dudar sobre el origen de su fortuna.

Ahora ve
Una neblina tóxica y gruesa cubre el cielo de Nueva Delhi
No te pierdas
×