Carlos Levy <br>Apueste con morralla vir

El acelere y la adrenalina que provoca el mercado accionario tiene un nombre nuevo, un apelativo que

La aparición de Internet cambió el paradigma de los negocios y, en el caso concreto de México, inyectó vitaminas nuevas a las estrategias viejas del sistema bursátil nacional.

-

Al más puro estilo del refranero popular, los intermediarios financieros buscan acercar agua a su molino. Quieren clientes y, pese a todos los pronósticos de sequía económica, intentarán extraer agua de las piedras para cumplir su deseo.

-

Banamex-Accival (Banacci) –institución que encabezan Alfredo Harp y Roberto Hernández– tiene claro que parte de sus negocios futuros correrá a través de los cables y computadoras. Sabe que la revolución tecnológica invita a subirse al tren de las operaciones virtuales y, por supuesto, no acepta desaires. Menos aún, displicencias y discriminación.

-

Al respecto, Carlos Levy, director general de la casa de bolsa Acciones y Valores (Accival), explica porqué decidieron que la capacitación sobre el mercado bursátil, así como la instrucción para el manejo de las inversiones, debía salir de las instalaciones del grupo financiero y ocupar un espacio en la World Wide Web.

-

¿Cuál es su estrategia?
Involucrarnos en un fenómeno global y abrazar una tendencia tecnológica que permita allegarnos de más negocio y más clientes. Internet ha crecido notablemente, por eso creamos el concepto de Accigame. Entendimos que la capacitación forma parte de nuestra responsabilidad como sistema y como institución financiera. La idea de crear este juego, este simulador de inversiones, descansa sobre el deseo de preparar a la gente para que participe de las transacciones bursátiles.

-

¿Qué ofrece su esquema de capacitación virtual?
La posibilidad de utilizar un herramienta de inversión e instruirse, al mismo tiempo, en aspectos teóricos del sistema financiero mexicano. No estamos solos en esta parte; participamos con el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), la Universidad Panamericana y la Universidad Tecnológica de México (UNITEC). De hecho, en el corto plazo, aumentará el número de escuelas involucradas.

-

¿Por qué incluyeron a las universidades?
Teníamos el simulador de inversiones. Sin embargo, creemos que la educación debe entrelazar la teoría y su práctica. En el segundo punto estábamos completos. Es más, para cubrir el primer aspecto, pensamos en tres posibilidades: hacerlo nosotros, pagar para que lo hicieran o incluir a las instituciones responsables y especializadas en capacitar e instruir; nos decidimos por la tercera, invitar a las universidades.

-

¿Cuál fue la aportación de las escuelas?
Elaboraron –cada una con base en sus criterios educativos– un módulo de introducción a los mercados financieros en México. En ese espacio, el usuario que así lo decida puede capacitarse, incluso, hacer un examen y obtener un reconocimiento avalado por Banacci y la institución que facilitó el material didáctico. La capacitación en esos módulos no tiene costo alguno y la constancia de aprobación se la enviamos al usuario a través del correo electrónico. La interacción con la universidad y Banacci es 100% virtual.

-

¿En este esquema, cuándo entra Accigame?
Es la evaluación final del módulo. Ahí, el usuario pone en práctica todo lo aprendido. Digamos que es el juego de la bolsa virtual donde se puede invertir y ganar hasta $1 millón de pesos virtuales; pero también se puede perder ese dinero. Aquí, lo interesante es que el usuario compra y vende acciones al mismo valor que los operadores profesionales. Es más, el software opera en circunstancias similares al sistema electrónico de la Bolsa Mexicana de Valores.

-

¿Posteriormente, cuando el usuario domina el juego, ustedes lo llevan hacia el terreno de lo real, cierto?
Toda nuestras acciones forman parte de la estrategia de la banca de inversión de Banamex. Por eso creamos Accinet, el espacio que alberga tanto a los módulos de las universidades, como al Accigame. Estas piezas engruesan nuestra lista de servicios para nuestros clientes presentes y futuros. ¿Buscamos el beneficio económico? Sí, pero queremos promover el negocio de una forma responsable. Un sistema financiero fuerte es benéfico y ganancia para todos. Pero, si tenemos usuarios preparados, con los conocimientos específicos del mercado bursátil, ganamos más todavía.

-

¿Cuál es su apuesta?
Le estamos apostando a la capacitación. Queremos que la gente nos diferencie de la competencia; que valoren nuestros servicios. Es cierto, el concepto puede ser copiado por nuestros competidores o el usuario –una vez que terminó su capacitación y dominó al Accigame– puede irse a otro lado a invertir. Sin embargo, así como existen piezas públicas como Accinet, también tenemos conceptos privados, exclusivos para nuestros clientes. Información que les facilita la toma de decisiones.

-

¿Cuántos usuarios tienen bajo este esquema?
Deben existir alrededor de 3,000 activos; pero queremos muchos más. Hoy día, Internet vive un boom impresionante. Crece de una manera exponencial. Por ello, con todo esto, estamos penetrando en el sector de las universidades, en el nicho de gente joven; en el mercado donde las personas empiezan a preocuparse por el destino de sus inversiones.

-

Quieren saber cuándo, cómo y dónde invertir. Por eso nos aliamos con las instituciones académicas. Ellas pueden utilizar al Accigame, por ejemplo, como herramienta práctica e impartir su curso de Finanzas II. El segmento de los jóvenes nos interesa actualmente porque vive a través de la línea virtual.

-

¿Cuánto invirtieron en el concepto de capacitación virtual?
La inversión no ha sido demasiada. Todo el complejo tecnológico lo hemos enganchado a sistemas que ya teníamos construidos. Sus orígenes datan de 1996; el producto se llamó Pantalla del Promotor. No tengo una cifra exacta porque todo ha sido elaborado con recursos humanos y materiales internos. Nos ha salido muy barato con respecto a todo lo que pudimos erogar. Estamos convencidos de que fue una buena apuesta.

Newsletter
Ahora ve
Consejos para presentar tu declaración fiscal 2017
No te pierdas