Carlos Prieto

-

Hijo de uno de los socios fundadores del Club de Industriales, graduado del Massachussets Institute of Technology en economía e ingeniería, antes de los 35 ya era director general de la Fundidora Monterrey y presidente del Comité de Hombres de Negocios México-Asia. Pero había algo en su vida privada que lo llamaba más: el violonchelo. Se dio cuenta que no podía seguir como aficionado, tenía que decidirse entre convertirse en un músico profesional o abandonar ese sueño. Su relación con las cuerdas se remonta hasta antes de nacer, pues su familia ha formado generación tras generación cuartetos de cuerdas, en los que participaron abuelos, padres, primos y tíos. La música –le advirtieron– es un camino arduo y adentrarse en él, casi una locura.

- -

Amante de los toros, los viajes y la buena mesa, Carlos Prieto es un chelista de clase mundial. Ha tocado con las principales orquestas del orbe y, además, se ha dedicado a recopilar y pedir partituras para su instrumento amado a cuanto músico puede. Tanto viaje y tanta vida han sido material para cinco libros, que escribe cuando no funge como miembro del Seminario de Cultura Mexicana o preside la Fundación del Conservatorio de las Rosas, en Morelia, donde se realiza cada dos años un concurso para estudiantes de chelo que lleva su nombre por culpa de Rafael Tovar.

-

Ahora ve
Las cifras que no conocías de la final de futbol mexicano
No te pierdas
×