Carlos Slim Domit <br>El gran relevo

Es, ante todo, un hombre de equipo que ha asumido con prudencia su destino: estar al frente del cons

Desprovisto de toda presunción –y, literalmente, en mangas de camisa–, Carlos Slim Domit,  presidente del consejo de administración de Grupo Carso, habla sobre la responsabilidad que conlleva  encabezar una controladora que, en el último lustro, tiene un promedio de ventas de $33,200  millones de pesos anuales.

-

 Aunque tomó las riendas del corporativo en octubre del año pasado, este hombre de 32 años conoce hasta la cocina (al igual que sus  hermanos Marco Antonio y Patrick, con quienes  hace equipo) cada una de las empresas que  conforman el emporio que su padre iniciara con el  nombre de Grupo Galas en 1980.

-

 En 1983, bajo la mirada tutora de su padre, Carlos Slim Helú, Slim Domit conoció el piso de remates  de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Y, a partir  de ahí, inició su aprendizaje para comprender el  análisis fino que ofrecen los estados financieros y el comportamiento que las compañías tienen en el  mercado. En ese periodo estudió tanto las  fortalezas y debilidades como las amenazas y oportunidades de las instituciones que llenan de  vida la pizarra bursátil nacional.

-

 Mientras terminaba la carrera de administración de empresas –es egresado de la Universidad  Anáhuac–, recorría los pasillos de Fábricas de  Papel Loreto y Peña Pobre, Hoteles Calinda, Cigatam, Sanborns… entera propiedad de Carso. Es cierto que no ha trabajado para todas las empresas del grupo, pero también es verdad que ocupa, desde hace tiempo, un lugar en sus consejos de administración.

-

"He estado toda mi vida en el grupo, principalmente en la parte de consumo. Alrededor mío no hay caras nuevas, ni toma de decisiones nuevas. El éxito o logros que pueda tener el grupo, en ese sentido, serán producto del esfuerzo que hagan las mismas personas que acompañaron a mi padre", expresa.

-

Al igual que su progenitor, según comenta, busca rodearse y acercarse con personas que conocen las jugadas clave de los negocios que él no domina. Además sabe que, cuando todo marcha bien, la estructura no debe tocarse. ¿Por qué modificar un cuerpo directivo que, con base en los últimos cinco ejercicios fiscales, obtuvo un promedio de $4,600 millones de pesos como utilidad neta?

-

A fuego lento
 Las experiencias adquiridas al interior de las empresas del consorcio curtieron la piel de Slim Domit. De ahí que el ejecutivo aprendiera que, al momento de ejercer la toma de decisiones, la magia o las corazonadas ocupan los últimos lugares en la escala de elementos definitorios. Comprende, asimismo, que en los negocios –además de actuar rápido– se necesita un amplio abanico de análisis (financieros y de operaciones) accionado por un agudo sentido común.

-

"No me da frío tomar decisiones –dice– cuando se tienen todos los estudios en la mano. Las decisiones no se toman en caliente, ni de manera pasional. Se deben estudiar mucho los puntos a favor y en contra antes de actuar. Además, cuando se institucionaliza una empresa, como es el caso de Sanborns, por ejemplo, se vuelve más difícil tomar una decisión visceral. Otro punto que nos ayuda de manera muy importante es que todas las compañías de Carso cuentan con una administración independiente y, por convicción y política, no manejamos subsidios cruzados."

-

Slim ya tiene un año al frente de Grupo Carso. Algunos pensarán que resulta un tanto injusto exaltar –o criticar– el desempeño de un ejecutivo cuando sólo cuenta con algunas horas de vuelo como capitán principal. Sin embargo, en este caso, su kilometraje vivencial indica lo contrario. Y así lo hace valer. Desde que tomó las riendas del negocio, el relevo generacional de lujo comienza varias estrategias que, en el corto plazo, aumentan la liquidez del grupo y disminuyen su Costo Integral de Financiamiento (CIF).

-

El 1 de diciembre de 1998, el estrenón de Slim Domit como capitán del barco se dio cuando la controladora mexicana vendió a Continental General Tire US la propiedad accionaria de Compañía Hulera Euzkadi y General Tire. En esa misma jugada, Carso adquirió 19.4% del capital social de la subsidiaria estadounidense (filial de la alemana Continental AG) y consiguió $18.9 millones de dólares en efectivo.

-

Cuatro meses más tarde, concretamente el 21 de abril, Grupo Sanborns colocó en la BMV 138 millones de títulos, es decir, 15% del capital accionario de la firma; la operación generó un ingreso cercano a los $250 millones de dólares. El dinero, así lo informaron a la comunidad inversionista, será utilizado en la expansión del grupo, remodelación de tiendas, adquisiciones (Pastelería Francesa, por ejemplo) y pago de pasivos. La colocación gana méritos porque, durante un año, no hubo empresa que le apostara al financiamiento vía mercado de valores.

-

En septiembre, Grupo Carso sacó de nuevo la cartera y pagó $86.4 millones de dólares para adquirir 14.1% del capital social de CompUSA, empresa estadounidense dedicada a la comercialización de equipo de cómputo y accesorios. Ese mismo mes, la controladora desembolsó $37.5 millones de pesos para comprar 9.24% de Grupo Comercial Gomo, una firma distribuidora de electrónicos y electrodomésticos.

-

Más recientemente, a través de Carso Global Telecom (donde Slim Domit participa en las juntas de consejo), Telmex alcanzó un acuerdo de coinversión con Microsoft para darle el empujón final a Prodigy como la ruta de acceso a Internet más importante de México. Y en este rubro se seguirán cocinando varios proyectos de crecimiento.

-

"Siempre vemos y analizamos todos los escenarios que pueden ocurrir por nuestras decisiones. Pero –acentúa Slim– invariablemente buscamos desarrollar a las empresas. Esto implica buscar la manera de mejorar sus márgenes financieros. No tenemos secretos para hacerlo. Simplemente utilizamos los principios empresariales básicos. Por ejemplo, una empresa comercial tiene que comprar, manejar y administrar sus inventarios; además de vender… pero debe hacerlo bien. Tiene que cuidar la cuestión financiera y continuar con su expansión. Sin embargo, eso sí, implica un minucioso análisis de la operación."

-

La sombra del maestro
Para subir a la cresta de la ola tecnológica –y competir en las regatas internacionales– Carso utiliza, nuevamente, su lancha comercial: Sanborns. Durante el tercer trimestre del presente año, Slim Domit anunció que la firma venderá sus productos a través de Internet y que el alcance de su oferta será nacional. En otras palabras, la empresa de los tres tecolotes se convierte en la primera corporación comercial con capacidad para proveer sus artículos a lo largo y ancho de la república.

-

"Existen dos tipos de empresas –puntualiza–. Un grupo está conformado por aquellas que piensan que Internet será el canal de distribución más importante, incluso más que su negocio tradicional. Pero hay otras que creemos que Internet sí será muy importante, aunque el negocio tradicional también lo será; por eso continuamos con la apertura de tiendas. Sin embargo, participar en el comercio electrónico brinda la oportunidad de ofrecer nuestros productos a un mercado de consumidores más amplio. Además, permite competir con empresas comerciales muy importantes sin tener que invertir en ladrillos y cemento."

-

Más operaciones bajo la mirada del gran relevo. En mayo, Grupo Sanborns compró Pastelería Francesa, mejor conocida como El Globo. Al final de la transacción, la subsidiaria de Carso desembolsó $783.6 millones de pesos para controlar 98.18% de su capital social. Arriba están los hechos. Esas acciones que la mayoría de los empresarios y analistas conocen por el carácter público de Grupo Carso pero, al interior del corporativo, ¿qué tan difícil resultó el relevo generacional? ¿Pesa la imagen y prestigio del ingeniero sobre Slim Domit? ¿Existe el poder tras el trono?  "Llegar a la cima de un grupo de este tamaño es muchísima responsabilidad, pero trabajar en él no es nuevo para mí. Cuando llegué no se buscaron objetivos diferentes a los ya planeados. Es la misma filosofía, estructura y ciclo de operación. Eso quitó algo de preocupación y permitió que fuera más fácil dar el paso. Los analistas también lo entendieron así, comprendieron que no habría cambios y que conservaríamos el rumbo. Por otra parte, trabajar al lado de mi padre, más que una carga o una sombra, es un privilegio. Seguir aprendiendo de él es un orgullo. Sí, ahora soy el responsable de la empresa, pero mi estilo de liderazgo no es muy diferente al de mi padre porque siempre buscamos, en conjunto con los directores, tomar las decisiones que nos lleven a la eficiencia operativa. Somos un grupo 100% dedicado a la operación de la empresa."

-

A lo largo de la vida empresarial de Grupo Carso se desprenden historias de todo tipo. Algunas –no obstante las más comunes– hablan de la "mente iluminada del ingeniero Slim" y del "selecto grupo de super asesores" que, sin mostrar el mínimo titubeo, deciden el camino que debe recorrer el corporativo.

-

"Mi padre es una persona brillante que ha desarrollado un enorme sentido común y, por ello, hace de sus decisiones algo implacable. Pero, fuera de ahí, insisto, no tenemos ningún secreto, ni existen decisiones impuestas o mágicas. En realidad, nuestras reuniones de consejo son muy bonitas. La gente que asiste comenta, opina y participa activamente porque siempre llega con los problemas o las situaciones completamente comprendidas y, gracias a eso, se toman las soluciones más pragmáticas y efectivas", asegura Slim Domit.

-

Otro aspecto que levanta comentarios sobre la vida corporativa del grupo es su relación con el poder político: ¿el ejecutivo principal del grupo tiene derecho de picaporte para entrar a los despachos de los altos funcionarios públicos? ¿Cuenta con información privilegiada o contactos clave en el gobierno que le permitan continuar con su carrera empresarial ascendente? La respuesta de Slim Domit es tajante: "No".

-

Más allá de su negativa, en él vive la idea de que no existe la necesidad de acudir a instancias o fuentes que no sean el mercado mismo. Gracias a la tecnología, y a la apertura comercial, resulta laborioso encontrar una empresa que todavía piense en esconder sus estados financieros. En otras palabras, a decir del presidente de Carso, es difícil imaginar que ocurran relaciones distintas, a las meramente institucionales, entre la firma y el gobierno.

-

Para los próximos 10 años, la controladora tendrá una participación muy activa dentro del contexto de la globalización. Buscará otros países –¿por qué no?– para medir su capacidad frente a compañías multinacionales. Sin embargo, en el corto plazo, no habrá movimientos estratégicos diferentes al trabajo ya realizado.

-

Sobre adquisiciones o desincorporaciones futuras… nada. Todas y cada una de esas operaciones serán atendidas en el momento. Por ello, siempre están preocupados por actuar rápido ante la oportunidad y evaluar si la empresa en turno puede sumarse a su lista de estrategias exitosas.

-

"Estamos en un país con muchas carencias. El papel como empresarios es contribuir a mejorar las condiciones de vida de la población en general, no sólo por una cuestión de justicia social, sino también para fortalecer el mercado interno. En ese sentido, es también importante el control de la inflación y lograr un crecimiento sostenido y de largo plazo –lo que se alcanza, a su vez, con una economía que privilegie a la inversión productiva sobre la financiera–."

-

Este hombre y su equipo, por lo pronto, llevan un paso firme para demostrar que en este país hay, pese a todo, tierra fértil para desarrollar empresas competitivas, capaces de conquistar mercados en cualquier lugar del mundo.

Newsletter
Ahora ve
El programa de salud ‘Obamacare’ sobrevive por el momento a Donald Trump
No te pierdas