Casual look <br>...y la comodidad se hiz

-

“Para proyectar autoridad, confiabilidad, seriedad y todas las virtudes que se requieren de un hombre en su ejercicio profesional, éste debe vestir forzosamente un traje oscuro de dos piezas, una albeante camisa blanca y una respetable corbata de seda."

-

Eso dictan los más rigurosos árbitros del atuendo masculino aunque lo cierto es que muchos oficios pueden desempeñarse sin tanta indumentaria.

-

Además, no hay que olvidar que también se vive durante el tiempo libre; la vida continúa al abandonar la oficina. Lo más importante: así en el trabajo o en el ocio, la comodidad y el buen gusto no tienen por qué estar reñidos.

-

La evolución hacia la informalidad se ha legitimado gracias a la práctica conocida como casual friday. Cabe aclarar que un relajamiento en el atuendo no implica relajar el profesionalismo, mucho menos perder el estilo. Por eso, este look siempre debe obedecer la siguiente regla: hay que respetar la imagen de la compañía.

-

Es evidente que el relajamiento que puede alcanzar la indumentaria en un despacho de diseñadores no es el mismo que resulta permisible en uno de abogados.

-

También hay que tomar en cuenta la manera de vestir del lugar en donde se localiza la empresa y mantenerse ligeramente por encima de la media. Por ejemplo, un abogado que trabaje en una población costera saldrá muy bien librado con un traje de lino blanco. El mismo abogado estará fuera de lugar en la ciudad de México con semejante atuendo.

-

El casual look se presta a la individualización. Sin embargo, no todas las prendas que no se consideran como de vestir tienen exactamente la misma función. Por eso conviene definirlo sport, lo informal y lo casual.

-

Sport es toda aquella ropa adaptada de algún tipo de uniforme deportivo. Por ejemplo, la norfolk jacket, originaria de la cacería; el blazer o uniforme de gala de la navegación; la camisa y el suéter de polo provenientes del deporte que los nombra; la chaqueta cazadora; el abrigo tres cuartos de navegación conocido como makinoffl los top­siders o zapatos para velear y los zapatos tenis, por ejemplo.

-

En la ropa informal pueden ubicarse prendas como los suéteres de cuello de tortuga o de tejidos de fantasía (por ejemplo, el canalé), los kakhis y los pantalones de franela, los chalecos de materiales finos (como la gamuza), las corbatas de diseño poco conservador y las chamarras de piel tipo aviador o motociclista. Aquí también van incluidas prendas como los sacos de tweed o el príncipe de Gales. Éstos, junto con los trajes de corte poco ortodoxo (básicamente los modelos desestructurados) constituirían una subdivisión a la que podría denominarse "semiformal".

-

En el calzado, en cambio, caen en lo semiformal las versiones más elegantes de los mocasines con suela de cuero. Dentro de lo informal cabe todo tipo de zapato, incluso los diseños de aspecto formal pero con suela de goma.

-

Finalmente, casual es toda la ropa que ha sido adoptada de los atuendos de obreros, granjeros, vaqueros y leñadores. ¿Ejemplos? Las camisas de mezclilla y las de franela a cuadros. Dicho lo anterior, es posible enunciar una serie de fórmulas para vestir con comodidad y estilo.

-

a) La fórmula sport elegante + informal. Ejemplo: un blazer, unos kakhis, una camisa buttondown, una corbata tejida a rayas y unos bostonianos.

-

b) La fórmula semiformal + informal. Ejemplo: un traje desestructurado de lino, una camisa cuello mao y unos mocasines.

-

c) La fórmula casual + informal. Ejemplo: camisa de mezclilla, unos kakhis, corbata de motivos lúdicos y chamarra cazadora.

-

d) La fórmula informal + sport. Ejemplo: un suéter de polo, unos kakhis y unos bostonianos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

e) La fórmula casual + sport. Ejemplo: unos jeans, tenis, camiseta y una chamarra cazadora.

Ahora ve
A partir de diciembre, el salario mínimo en México sube 8.32 pesos
No te pierdas
×