Cazador de corporativos

Muchos empresarios salían sin ella... y American Express lanza su anzuelo para convencerlos.
María José Martínez Vial

En el mes de agosto pasado American Express lanzó su nuevo plan corporativo para México: Flex Pricing. Una manera, parece, de satisfacer las necesidades de sus clientes y de cazar nuevas compañías.

-

La idea es muy sencilla: se trata de ampliar el plazo de pago de las tarjetas de cargo para gastos de representación y viajes. En suma, mayor flexibilidad. El nombre del sistema habla por sí solo.

-

En AMEX comentan que el cambio ha sido recibido de mil amores. Hasta ahora el empresario despistado pagaba, en su primer día de retraso, una multa de 4% sobre sus cargos corrientes del mes. Y a partir del segundo día de “descuido”, el castigo equivalía a 8% mensual. Ahora las corporaciones tienen más tiempo para pagar. “Siempre tenemos que estar a la vanguardia en desarrollo de productos –explica Alberto Vilar, vicepresidente y director general de Corporate Services de American Express–. En este caso los corporativos nos pedían tiempo y se lo hemos dado. Había empresas que se veían obligadas a remover sus recursos financieros para poder pagarnos, cosa que ya no tienen que hacer”. Cuenta, además, que había quien no recurría a AMEX por la escasa flexibilidad de su tarjeta.

-

Eso se acabó, pero no vaya usted a creer que todo está ganado. Ahora tiene 15 días más que antes para liquidar su adeudo, pero si no cumple a partir del día 16, la tasa punitiva se elevará a 6%. Y claro, AMEX tiene que cubrirse las espaldas de algún modo: como compensación a la extensión del plazo se cobrará una tasa mensual. “Extendemos el plazo a un costo relativamente bajo, y muy competitivo. A la tasa de referencia le agregamos un margen para cubrir el costo, el manejo y los gastos administrativos de Flex Pricing”, añade Vilar.

-

Parece que va en serio eso de que el tiempo es dinero. Por si acaso, no se duerma en los laureles.

Ahora ve
No te pierdas