CD para dos

-

Llegar a la barra, pedir un martini –hoy tan de moda–, una botana y, por qué no, un disco de Duke Ellington. Colocarse los audífonos y escuchar la música de su predilección, mientras bebe, es posible en Mr. CD, un bar único en la flamante Plaza Duraznos de Bosques de las Lomas.

- El lugar cuenta con varios reproductores de discos; tanto en mesas para cuatro personas como en la barra para los que prefieren ir solos. Las bebidas son tradicionales, desde cubas hasta cafés aromáticos; los alimentos no son nada elaborados: sandwiches, ensaladas y postres.

- He aquí una nueva versión para una cita: en lugar de ir a comer –y aumentar de talla– o a tomar una copa –y acabar un poco mareados–, ¿por qué no compartir  los gustos musicales de su acompañante?

Newsletter
Ahora ve
México, uno de los países más peligrosos para los periodistas
No te pierdas