Cementos de Chihuahua aprovechó el Boom

-
Javier Martinez Staines

Cierto, los tiempos han cambiado drásticamente. Hoy, la industria de la construcción se encuentra sumergida en la peor contracción de los últimos años. Pero todavía durante 1994 el sector mostró gran dinamismo, para beneficio de las cementeras mexicanas.

-

Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) supo sacarle jugo al boom. En el año descrito, sus ventas se incrementaron 28.5%, para alcanzar N$403.3 millones de nuevos pesos. La utilidad de operación aumentó 35.8%, para situarse en N$72.3 millones (un margen operativo de 17.9%), y la ganancia neta 38.7%, al sumar N$98.1 millones de nuevos pesos.

-

La razón de que la utilidad neta fuese mayor al resultado de operación fue la propia devaluación. El costo integral de financiamiento fue positivo en N$43.6 millones de nuevos pesos, debido a una utilidad cambiaria de N$37.7 millones, ocasionada por su posición activa en moneda extranjera en tesorería. La dolarización de la caja de la empresa no tuvo otra razón que la de hacer frente a los planes programados de inversión, entre los que destaca la construcción de su nueva planta de cemento en Samalayuca, Chihuahua.

-

Los ingresos del grupo incluyeron N$70.3 millones de nuevos pesos ($19.2 millones de dólares) generados por su flamante planta Rio Grande Portland Cement (ubicada en Tijeras, Nuevo México) que, no obstante haber iniciado operaciones el 1o. de julio de 1994, contribuyó con 17% del monto total de ventas. Obviamente, este porcentaje aumentará considerablemente durante los siguientes años, gracias a esta atinada estrategia de diversificar sus mercados y romper la fuerte dependencia que tiene GCC del mercado local chihuahuense.

-

Nuevo México. La adquisición de Rio Grande Portland Cement fue, sin duda, el paso audaz que permitió a GCC obtener tan buenos resultados en 1994, ya que, de un día para otro, se transformó en el productor de cemento más importante de Nuevo México, "una región de atractivo crecimiento", como dicen los directivos del consorcio norteño. Para redondear el asunto, incrementó sus canales de comercialización en la zona, gracias a la adquisición de centros de distribución en Albuquerque, Nuevo México y El Paso, Texas.

-

También influyó, por supuesto, el buen comportamiento de la industria de la construcción en el estado de Chihuahua, su mercado por excelencia. El volumen que vendió GCC en la localidad fue de 729,300 toneladas de cemento y 112,900 toneladas de mortera, cifras 12% superiores al volumen colocado en 1993.

-

Si bien el comportamiento del mercado nacional ha cambiado radicalmente desde fines del año pasado, a raíz de la crisis, la mayor incursión al norte del río Bravo (donde en sólo seis meses vendió 296,900 toneladas de cemento) mantendrá a GCC con los hornos encendidos.

-

En el rubro de concreto, durante 1994 el consorcio de la familia Terrazas vendió 419,000 metros cúbicos, volumen 19% superior al de un año antes. En buena parte, este incremento se debió a la promoción de nuevos usos para el concreto, como en pavimentos.

-

Para alcanzar los resultados que presentó a sus felices accionistas, no menos importante fue el proceso de calidad total y mejora continua que se ha aplicado en todos los centros de producción de GCC. Según sus directivos, estos programas han llevado a sus plantas a transformarse en organizaciones de alto desempeño, “orientadas al cliente, que incentivan la productividad a través de una alta participación del personal en equipos de trabajo y ofrecen un desarrollo continuo a los trabajadores, a quienes se les otorga facultades para la toma de decisiones dentro del proceso productivo".

-

Eso se ha traducido, finalmente, "en una estructura financiera muy sólida, con importantes ingresos en divisas que permitirán hacer frente a la difícil situación económica de México en este l995". Las ventas en Estados Unidos y las exportaciones a dicho país, agregan los ejecutivos en su reporte bursátil, "cubrirán sobradamente nuestras obligaciones en dólares tanto con bancos como con proveedores".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Y la perspectiva es aún mejor si se considera que, hasta marzo pasado, la planta de Samalayuca ya llevaba 80% de avance en su construcción. Esta unidad le permitirá a GCC aumentar su capacidad, reducir costos de operación y, por ende, mayor competitividad dentro y fuera de casa.

Ahora ve
El candidato de Trump a la DEA se retira tras escándalo de opioides
No te pierdas
×