Chemical Bank en Medio de la tormenta

Cinco semanas después de la devaluación de diciembre, el banco estadounidense abrió sus puertas e

Chemical Bank no dejó que pasara de largo la oportunidad. Atraído por los alcances del Tratado de Libre Comercio llegó a México con el propósito de establecerse.

- "Tras 31 años de operar a nivel de oficina de representación y más de 100 años de intermediar créditos en dólares para empresas mexicanas y el gobierno... llegamos", asegura John Donelly, director general del Chemical Bank en México.

- Banquero de pies a cabeza, el ejecutivo reitera: "Teníamos frente a nosotros la puerta de ingreso a uno de los mercados más grandes del mundo y, por si esto fuera poco, no tenía banca extranjera". Qué más da que ese mercado viva una de las crisis financieras más agudas de su historia. Al banco estadounidense no le espantan las tempestades.

- Al fin y al cabo, la estrategia de captación que la institución contempla desarrollar en México no parece tener pierde: "Nos concentramos en las 100 empresas más grandes que operan en México, sean mexicanas o extranjeras", relata Donelly. Ejemplos: General Motors, Grupo Industrial Minera México, Kimberly Clark, Grupo Posadas y Celanese Mexicana, entre muchas otras.

- Chemical Bank inició formalmente sus operaciones en el país el pasado 28 de enero –cinco semanas después de la devaluación inicial–, con un capital inicial de N$205 millones de nuevos pesos. "Este capital -acota Donelly- es 40% superior al promedio exhibido por los nuevos bancos mexicanos."

- De entrada, la institución se encuentra explorando y abriendo nichos de negocio, mientras amaina la tormenta. A largo plazo, vaticina el ejecutivo, "seremos uno de los tres bancos extranjeros más rentables que operen en México y tendremos oficinas sólidas en Monterrey y Guadalajara. Al principio tendremos cartera crediticia, pero en un lustro nos observamos básicamente intermediando recursos; una buena meta podría ser el equivalente en pesos a $3,000 millones de dólares".

- Asimismo, otro nicho más que habrá de explorar será el de un posicionamiento de alto nivel en operaciones de arbitraje ligadas a las tasas de interés y el tipo de cambio.

- Así, el objetivo principal de Chemical Bank, añade, es fomentar el mercado de capitales en pesos, "pero siempre con visión de largo plazo; México no puede seguir dependiendo de la inversión foránea como lo ha hecho hasta hoy”.

- Crisis y oportunidad
"El reverso de la moneda de la crisis es la oportunidad", reflexiona Donelly, recordando un viejo proverbio oriental.

- Para Chemical Bank, la cara de la oportunidad significa apoyar tres negocios en particular: operaciones de banca que están ligadas a nuevas privatizaciones; proyectos de fusiones y adquisiciones; y reestructuración de adeudos de empresas con problemas y promoción de estrategias para comunicarse y renegociar con sus acreedores.

- Para resolver los efectos de una crisis siempre hay dos elementos que se entrelazan de forma determinante: el deseo de hacer frente a las contingencias y la habilidad para lograrlo. Donelly se detiene en esta afirmación: "La primera parte es responsabilidad de las empresas. La segunda, que implica la habilidad para afrontar las secuelas de una crisis, es justamente la responsabilidad que atañe a los bancos".

- Lejos del fatalismo, asevera que los extranjeros "solemos ser más optimistas que los mexicanos, porque observamos el bosque, no sólo el árbol. Desde adentro es difícil ver el contexto". Y subraya: "Un país no se va jamás a la quiebra. Nadie debe perder de vista esto".

- Así, aunque para muchos bancos extranjeros el debilitamiento espeluznante del peso ha significado un cambio forzado de estrategias, Donelly señaló que, en su caso, éstas no se moverán un milímetro. "Es muy simple -explica- los efectos directos de la devaluación no nos golpearon, porque no teníamos cartera propia, sino que éramos exclusivamente intermediarios de crédito."

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Latino al fin y al cabo -nacido en el Canal de Panamá-, con más de 25 años de experiencia en la banca internacional, Donelly aclara que la responsabilidad de las instituciones financieras extranjeras en el país es "vender correctamente a México en el exterior, invitar a la inversión foránea a participar en proyectos concretos y a evitar los capitales volátiles. Es un proyecto de largo plazo".

- Concluye: "Debemos poner nuestro granito de arena para que México sea un país muy grande. Especular no es el camino".

Ahora ve
Cristiano Ronaldo declarará el 31 de julio por presunto fraude fiscal
No te pierdas
ç
×