Chiapas. Un intento oportuno

Empresarios locales aprovechan el aire democratizador para impulsar su plan: compromiso y apoyo ofic
Sam Quiñonez

Para muchos residentes de Chiapas las múltiples dificultades económicas que afligen al estado tienen su origen en una insólita estadística. En los 176 años transcurridos desde que obtuvo la independencia, la entidad ha tenido 166 gobernadores; reemplazarlos es un deporte de todos los presidentes, que lo juegan a distancia desde la Ciudad de México. Varios gobernadores duraron en el cargo apenas uno o dos meses.

-

Cada sustitución trajo consigo cambios en el gabinete y en las prioridades presupuestarias estatales. En tales circunstancias, la planeación queda sujeta a los caprichos del gobernador en turno: un plan se descartaba o modificaba cada vez que cambiaba la administración.

-

A menudo, el gobierno del estado está desorganizado, concentrado en proyectos y soluciones de corto plazo. Ello ha sido una de las causas de la multitud de problemas sociales y las embrolladas batallas por la posesión de la tierra que caracterizan a Chiapas.

-

No es de sorprender que el estado ocupe uno de los últimos lugares de México en términos del clima para las inversiones. Y aunque es rico en recursos naturales, tiene las tasas más altas de analfabetismo y desnutrición de todo el país.

-

“Esta es la tragedia de Chiapas, –dice Carlos Gutiérrez, propietario del Real Hotel en San Cristóbal de la Casas–. El retraso del estado, la mayor parte, se debe a la falta de continuidad política. Los mexicanos nos quejamos de que cada seis años hay un cambio de gobierno, así como de planes, ideas, maneras de hacer las cosas. En Chiapas nos daríamos por satisfechos con tener un cambio cada seis años, porque en vez de ello ocurre cada año o dos. Así no es posible hacer gran cosa.”

-

A largo plazo

-

Ahora, los líderes empresariales del estado esperan poner fin a siglo y medio de un estilo de gobierno zigzagueante, para lo cual cuentan con un plan conocido como Visión Chiapas 2020.

-

El proyecto se inició hace dos años como un intento de formular metas de largo plazo para las principales actividades económicas del estado (turismo, cafeticultura, ganadería, acuacultura, productos forestales, frutas tropicales) y, a la vez, esbozar las obras públicas prioritarias que ayudarían a alcanzarlas.

-

Varios hacendados, hoteleros, cafeticultores y otros representantes de la comunidad de negocios chiapaneca se reúnen desde 1998 con funcionarios estatales, ambientalista y otras organizaciones sin fines de lucro, para dar forma a las metas.

-

Esta fue la primera vez en Chiapas que se formulan planes a un plazo tan extenso, ya sea para el gobierno o los negocios. Asimismo, es la primera ocasión que el sector privado participa en el diseño de las prioridades de planeación del estado.

-

“La idea es contar con un proyecto de planeación que no dependa de quién esté gobernando”, dice Gutiérrez, quien es también coordinador de turismo de Visión Chiapas 2020. “El gobierno hará muchas de las cosas. La gran diferencia ahora es que estos planes no fueron elaborados sólo por el gobierno, sino por el sector privado junto a los gobiernos estatal y federal. Además, diversos representantes de la sociedad chiapaneca participaron en su formulación.”

-

Los planes

-

Una meta de Visión Chiapas 2020 es promover el turismo ecológico.

-

Agua Azul, por ejemplo, es una vía fluvial con hermosas cascadas, pero tiene pocos servicios que ofrecer al turismo, por lo que hasta ahora sólo atrae a viajeros aventureros y poco convencionales, la mayoría europeos, dice Enrique Zardain, productor de café que tiene terrenos cerca de esa región. “Compran agua y tarjetas postales. Cuando se van no dejan casi nada.”

-

Además, ninguna agencia estatal ha reglamentado la zona. Así, un grupo compuesto por unos 1,000 ocupantes ilegales construyeron un poblado de casuchas cerca de la corriente en el que viven de los ingresos que producen un conjunto de puestos improvisados, restaurantes y tiendas de curiosidades, que hacen que las riberas de Agua Azul luzcan como una escena callejera de la Ciudad de México.

-

El plan Visión Chiapas 2020 propone que todos esos comercios se reubiquen en un área de servicio más alejada de las cascadas; asimismo, desarrollar incentivos para atraer hoteles de primera clase a la cercana población de Palenque, los que, se espera, aportarían turismo de mayor capacidad económica.

-

Otra meta es tener un aeropuerto funcional para Tuxtla Gutiérrez, la capital del estado. El actual, Llano San Juan, se construyó en tierras que son envueltas por la neblina cuatro meses al año, durante los cuales se recurre a los servicios de un aeropuerto militar renovado. Aún así, la gente de negocios de Chiapas considera  Llano San Juan como un obstáculo para el desarrollo del turismo y la economía.

-

La mayoría de las propuestas de Visión Chiapas 2020 requieren la participación gubernamental; a decir verdad, muchas de ellas son simples manifestaciones de lo que el sector privado cree respecto de cómo y dónde se debe invertir el dinero del gobierno.

-

Con todo, la manera como se gasten los fondos públicos es una cuestión de importancia primordial para Chiapas. Desde hace mucho tiempo, innumerables “elefantes blancos” han causado toda clase de problemas al estado.

-

Por ejemplo: Tuxtla Gutiérrez tiene, según alegan sus habitantes, la cocina más grande de Latinoamérica. Forma parte del enorme Poliforo, uno de los centros de convenciones más lujosos de México, que se usa principalmente para bodas y fiestas de cumpleaños de los pobladores de la ciudad, ya que son muy pocos los grupos empresariales que quieren celebrar sus foros en Tuxtla.

-

San Cristóbal de las Casas todavía carece de camiones recolectores de basura en la cantidad suficiente para dar servicio a las ciudades perdidas de las barriadas, esparcidas por todas partes y donde no se conocen las calles asfaltadas. En cambio, tiene dos teatros; ninguno de ellos utilizado más de unas pocas  veces al año. A finales de los años 80, un gobernador ordenó la renovación del Teatro Daniel Zebadúa, de 400 butacas, uno de los edificios más distintivos de la ciudad. El siguiente gobernador hizo que se construyera un teatro de 1,100 butacas –el espléndido e innecesario Teatro de la Ciudad Hermanos Domínguez– en un terreno que, por casualidad, era propiedad de su esposa.

-

Los organizadores del plan Visión Chiapas 2020 creen que al fijar metas y obligar al gobierno a respetarlas será posible evitar que haya más de estos elefantes blancos. También dan por hecho que podrán poner orden en lo que, hasta la fecha, no es sino improvisación dispersa de la autoridad estatal.

-

“Necesitamos una visión compartida con el gobierno, –aporta Gutiérrez–. Esto es importante porque Chiapas es un estado que necesita de sus autoridades. Debido a su condición, es difícil que la sociedad progrese sin ayuda. Necesitamos un gobierno que escuche, haga planes y los ejecute.”

-

Para asegurarse de que suceda, Visión Chiapas 2020 incluye un grupo encargado de vigilar el cumplimiento de las metas fijadas para las diversas industrias; las propuestas específicas se reparten entre varios miembros de cada una de ellas. De este modo, por ejemplo, el proyecto para la renovación de Agua Azul tiene un coordinador; otra persona se asegurará de que se hagan las mejoras necesarias en la infraestructura de Rancho Seco, el parque turístico cercano a San Cristóbal; otra más supervisará un programa para otorgar préstamos a los pequeños cafeticultores.

-

“La idea es que siempre haya alguien que sepa cómo va progresando cada proyecto y que pueda dar la voz de alarma cuando éste tenga un tropiezo, a fin de que podamos reunirnos y ejercer la presión necesaria”, dice Gutiérrez.

-

En estos primeros momentos de la vida de Visión Chiapas 2020, sus promotores rebosan optimismo.

-

Apoyo oficial

-

En agosto, durante la campaña para la gubernatura del estado, los organizadores presentaron el plan a los dos candidatos. Sami David, del Partido Revolucionario Institucional, y Pablo Salazar, quién representó una alianza opositora y resultó ganador, manifestaron su adhesión al plan. Y algo tal vez más importante: ambos se comprometieron a servir el periodo completo de seis años como gobernador.

-

Visión Chiapas 2020 intenta ser un hito en la cultura política de Chiapas. Su proyecto es promover la continuidad en el gobierno, así como una nueva función de éste en la economía. Pero sobre todo, incorpora al sector privado a la planeación pública, que hasta la fecha se ve como trabajo exclusivo del gobierno.

-

“El esfuerzo ha sido titánico; tuvimos que ir casi de puerta en puerta convenciendo a la gente de que lo que realmente nos interesa no es nuestro beneficio personal, sino el del estado”, dice Pablo Cansino, administrador de Visión Chiapas 2020. “Les decimos con toda claridad que, si no se comprometen a colaborar, ninguna de estas estrategias dará resultado. No vendrá nadie, como un Santa Clós, a solucionar los problemas; las compañías de Monterrey, Querétaro o de los países extranjeros seguirán aprovechándose de Chiapas para enriquecerse.”

-

Con todo, hay muchas cosas que se interponen entre este proyecto y el éxito.

-

Primero, será difícil lograr que los sucesivos gobernadores se esfuercen por la consecución de los objetivos del plan, dado que nunca hubo un proyecto igual. Ni las empresas ni los grupos sociales han tenido que demostrar la constancia que exige una empresa de esta magnitud.

-

Otra cosa, incluso más incierta, es lo que dirán las poblaciones indígenas respecto de algunos de los proyectos. Representantes de comunidades indias fueron invitados frecuentemente a participar, pero muy pocos lo hicieron.

-

“Nuestra idea no es privarlos de sus tradiciones, por el contrario, pues son uno de los mayores atributos de Chiapas –afirma Enrique Zardain–. Creo que podrán conservar su cultura cuando tengan mejores empleos. Eso es lo que pretendemos.”

-

Sin embargo, las comunidades indígenas y la sociedad externa tienen una larga historia de desacuerdos acerca de lo que es lógico y mejor.

-

Salazar parece estar preparado para gobernar durante los próximos seis años. A diferencia de los presidentes anteriores, Vicente Fox no tendrá el poder para destituir gobernadores por capricho y, en repetidas ocasiones, ha dicho que el desarrollo económico del sureste mexicano es una de sus prioridades.

-

Además, la sociedad mexicana se ha despertado, roto con el debilitante paternalismo del pasado y comienza a mostrar su fuerza cívica. A lo mejor, Visión Chiapas 2020 es un indicio de que un cambio llegó al más olvidado de los estados mexicanos.

-

Aunque quizás no tome en cuenta al Ejército Zapatista de Liberación Nacional y se refiera a otro ámbito de acción, Cansino dice que “en Chiapas la sociedad siempre ha sido pasiva, nadie se queja de los abusos de las autoridades y de las decisiones. Desde siempre esperamos que el gobierno se encargue de todo y nunca reunimos las energías necesarias para hacer algo por nosotros mismos. Si queremos un futuro mejor, –agrega– tenemos que trabajar para lograrlo. Nadie hará por nosotros lo que nosotros mismos debemos hacer.”

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Traducción: Julio Galindo

-

Ahora ve
La primera tormenta invernal de la temporada cubre de nieve el norte de México
No te pierdas
×