China, de primera mano

Un grupo de estudiantes michoacanos son los primeros en estudiar en universidades chinas cómo ofrec
Juliana Fregoso/ Morelia

Lejos de Uruapan, donde nació hace 23 años, Gamaliel Tafolla sueña con que -los chinos aprendan a montar caballos con sillas de cuero de Apatzingán, que -entonen canciones con las guitarras de Paracho y preparen arroz en las cazuelas -de cobre de Santa Clara. Tanto nacionalismo no es un sueño guajiro en este -michoacano, que desde febrero vive en la costera ciudad de Hangzhou, a sólo -unas horas de la gran Shanghai. Poco tiempo libre tiene este joven egresado de -la Universidad Latina de América de Morelia, desde que fue becado por la -Secretaría de Desarrollo Económico del estado para estudiar negocios en la -Universidad de Zhenjiang, aprender mandarín y programar visitas a empresarios -chinos para mostrar productos michoacanos y venderlos. No en balde, el gobierno -michoacano invirtió 19,000 dólares en la beca de Gamaliel.

- Afortunadamente, no está solo en esta ciudad de China, donde viven otros 20 -michoacanos que estudian y trabajan de tiempo completo para las empresas -purépechas. En total, la Secretaría de Economía estatal invirtió 667,000 -dólares para formar a su prometedora embajada comercial. El próximo año -llegarán otros 40 estudiantes que prolongarán los caminos de Michoacán hasta -Pekín. Todos serán jóvenes menores de 35 años, angloparlantes y -emprendedores tienen acceso a este programa. El objetivo es generar -oportunidades para sus paisanos, ya que el desempleo ha provocado que tres -millones de michoacanos trabajen sin documentos en EU, e incentivar a las -jóvenes generaciones que buscan prepararse.

- Una convocatoria lanzada a finales de 2004 por el gobierno de Michoacán para -estudiar la cultura de negocios en China cambió las vidas de algunos -michoacanos que ahora forman parte del Programa de Formación de Negocios -México-China, enfocado a crear expertos en ese mercado. Así, Daniela Coronel, -otra de las becadas, nunca imaginó vivir en un país desconocido, con una -cultura e idioma diferentes, caminando diariamente entre millones de asiáticos, -asistiendo a una atiborrada universidad china y tratando de aprender cuáles son -los mejores caminos para que sus paisanos exporten aguacates, carnitas y tequila -a Oriente. Sobre sus hombros pesa la tarea de informar a los chinos acerca de -los productos mexicanos y educar al empresario michoacano en cómo venderle a -este país y, lo más importante, que dejen de ver a la tierra del dragón como -una amenaza. “Quiero aprender de la cultura china para transmitir mis -conocimientos a las personas de mi estado para que puedan mejorar su economía”, -afirma, vía telefónica desde Hangzhou, esta joven de 25 años y nacida en -Michoacán.

- Ante la invasión de productos chinos a México, en lugar de lamentarse y -pedir ayuda de la administración federal para frenar las importaciones, -empresarios y el gobierno decidieron invertir más de medio millón de dólares -y diseñar en conjunto con las universidades chinas este programa.

- En el Programa de Formación de Negocios México-China ya están enrolados 35 -michoacanos, entre de 23 y 32 años, –financiados por la Secretaría de -Desarrollo Económico del Estado (Sedeco)– y empresarios, que estudian de -cerca ese mercado.

- Buscan cambiar la visión de los hombres de negocios hacia una cultura más -global, en la que entiendan que no sólo se puede exportar a EU, sino que el -país asiático representa un mercado de 1,300 millones de personas, una quinta -parte de ellos con alto poder adquisitivo.

- “Mi expectativa ahora que regrese a México es aprovechar todas las -ventajas que hemos visto en este mercado y poder aportar a mi estado todos mis -conocimientos para aterrizar proyectos”, dice Gamaliel. No se debe perder de -vista que China es el cuarto importador del mundo, en 2004 sus compras al -extranjero alcanzaron los 500,000 millones de dólares.

- “Michoacán quiere ser el líder en cultura empresarial y conocimiento del know -how de China, el objetivo es diversificar nuestras exportaciones”, apunta -Jesús Melgoza, creador del programa y director del Centro Empresarial para las -Exportaciones de Michoacán.

- Hasta 2004, lo único que exportaba Michoacán a China era acero, pero -gracias a este programa, antes de finalizar el año, entre 80 y 100 empresas ya -tendrán contactos en China para analizar las posibilidades de exportar cerca de -30 productos, principalmente aguacate y derivados como aceite para la industria -de cosméticos, así como frutas y materiales para la construcción.

- Con disciplina oriental
-
El programa inició en febrero de este año con la partida del primer grupo -de 20 jóvenes; en agosto se fue un segundo grupo y para 2006 se planea el -envío de un tercero, ahora con 40 estudiantes. El costo por alumno es de 19,000 -dólares al año, en algunos casos las compañías y organismos empresariales -aportan 50% del gasto y en otros, Sedeco absorbe el costo total.

- El primer grupo ya realizó estudios sobre las relaciones entre las cámaras -empresariales y diagnósticos de los sectores agroalimentario, de la -construcción, turismo, metal-mecánico y de logística en puertos lo que -permitirá a los inversionistas tener un panorama más claro sobre las -oportunidades en China. “No queremos chavos nerds que nos entreguen -documentos nada más, queremos que tengan esa vinculación directa con el sector -empresarial”, apunta Melgoza.

- Los cursos se realizan en la Universidad de Zhejiang, donde los michoacanos -se mezclan con unos 40,000 estudiantes chinos. Otros mexicanos viajaron a -Fujian, una provincia que comparte frontera con Taiwán, y en dos meses más, -los nuevos becados podrán vivir en Pekín. La secretaría del estado eligió a -las universidades más prestigiadas de China. Para el próximo año China -otorgará 20 becas adicionales a las que entregue el gobierno de Michoacán.

- En primera instancia se pretende que los estudiantes permanezcan un año en -China, pero si es necesario pueden quedarse hasta dos o tres años, una vez que -concluyan sus estudios siempre y cuando alguna empresa de Michoacán los -contrate y pague sus gastos.

- Además de recibir 25 horas semanales de chino mandarín, los estudiantes -tienen otras 20 horas de seminarios sobre historia, cultura, desarrollo del -comercio interior y exterior, regulaciones financieras, economía y prácticas -de negocios en China, así como materias que les permiten analizar el -comportamiento de los consumidores, la publicidad y la adaptación de productos -extranjeros a los mercados chinos.

- Todas las materias las imparten maestros locales, entre ellos, Guo Chingdao, -ministro de Relaciones Económicas y Comercio Internacional de 1961 a 1979.

- Adicional a las materias reglamentarias, los alumnos tienen actividades extra -como pasantías en el Puerto de Hong Kong, donde aprenden sobre movimiento y -logística de la terminal. También visitan distintas ferias comerciales para -aprender las técnicas de los vendedores chinos.

- “Hay que interesarnos en la cultura china, no podemos venderles si no hay -gente preparada con el idioma, que conozca China como territorio, sus tratados -comerciales, viendo qué compra la gente, cuánto gasta”, explica Gamaliel -Tafolla, becado por la Asociación de Productores y Empacadores de Aguacate del -Estado de Michoacán

- Cita el ejemplo del aguacate, “no podemos llegar a promocionarlo con -carteles, lo que estudiamos es cuáles son los puntos y mercados para introducir -el aguacate encontrando los canales de difusión y promoción adecuados que -tengan impacto en la población”.

- Reconoce que su capacitación es intensa, “pero vale la pena”, pues en -menos de un año él y sus compañeros ya pueden comunicarse con los chinos. Y -es que en China, 300 millones de personas con alto poder adquisitivo están -dispuestos a consumir productos exóticos de otros países como el aguacate y el -tequila. Incluso son ciudadanos que viajan constantemente. Por ello, en enero de -2006 cuando Daniela Coronel regrese a Michoacán deberá poner en práctica sus -conocimientos para atraer turistas chinos al estado.

- Además de crear un flujo constante de becarios que detecten las -oportunidades de mercado, el estado también busca a largo plazo establecer un -centro de investigación y desarrollo de negocios en China.

- Disculpe el retraso
-
Mientras que los empresarios mexicanos apenas analizan las posibilidades de -exportar a China, en el país asiático existe una serie de manuales que -orientan a los hombres de dinero sobre cómo negociar con sus similares en -México.

- Las guías hacen hincapié en tolerar la impuntualidad del empresario -mexicano, “porque no hay tanto problema como aquí”, dice Alfonso Araujo, -quien supervisa a los estudiantes en China, donde entrenan “a los hombres de -negocios desde cómo saludar y hasta a decirles licenciados”.

- De acuerdo con información del sector privado de Michoacán, por cada -millón de chinos, 40 hablan español, mientras que en todo el país no existen -40 mexicanos que hablen chino, éste es un reflejo de los poco que se conoce de -este mercado.

- “No hay gente preparada para hacer negocios con China”, admite Alfonso -Álvarez Miaja, presidente del Consejo Consultivo para el Desarrollo de -Michoacán, organismo que también financia el programa. Este desconocimiento -impide a México aprovechar sus costas que colindan con el Pacífico (como -China), el intercambio tecnológico, el desarrollo de commodities, -agroindustria, energías alternativas, y sobre todo el atraer turismo chino, que -es de los que más gastan en el mundo después del japonés.

- Con el programa de Formación de Negocios México-China, se busca ampliar el -conocimiento mutuo, ya que los chinos tampoco conocen mucho de México, “nos -conocen por novelas como Los ricos también lloran”, apunta Araujo -quien renunció a su trabajo académico en Michoacán por recorrer ‘mil -pueblos’ para enseñar inglés a los chinos.

- Los resultados de este programa se darán en cinco años, pero a escasos seis -meses de que el primer grupo de jóvenes inició su capacitación ya existen -indicadores que permiten prever su éxito. En septiembre, la entidad envió su -primer embarque de aguacate a China, gracias al conocimiento previo que se tuvo -sobre el sistema aduanal y del mercado, éste es ya el primer producto mexicano -agroalimentario que se puede vender libre de cuarentena.

- Tequila Sahuayo, una marca local, está también por amarrar sus primeras -exportaciones, gracias a que cinco de los jóvenes estudiaron el mercado chino -de vinos y licores, adecuaron el envase y presentación a los gustos chinos y -vieron las posibilidades de comercialización de la bebida.

- En noviembre, Marco Villaseñor, dueño de Tequila Sahuayo, irá a China -donde los estudiantes le tendrán listo el etiquetado y presentación del -producto adecuado a ese mercado, la estrategia de posicionamiento en medios y -citas de negocios con los principales distribuidores de vinos y licores del -país.

- “En Estados Unidos ya está muy competido el mercado, y en China hay muchas -oportunidades, dependiendo de los resultados de mi visita decidiré si aumento -mi producción de 3,500 a 7,000 litros diarios, ya tengo todo listo sólo -necesitaba quien me acercara al mercado”, apunta Villaseñor.

- El programa ya despertó la curiosidad de otros estados como Tlaxcala. Aunque -todavía no aportan recursos, empresarios como Lorenzo Zambrano, Lorenzo -Servitje y Carlos Slim se mostraron interesados, por ello Michoacán busca que -sea de carácter nacional para enviar el próximo año a 200 jóvenes

- de toda la República. No se pretende que Michoacán sea una copia del modelo -empresarial chino, sino que los inversionistas aprendan de ese país y puedan -crear un patrón de negocios.

- Gamaliel y sus compañeros sólo buscan el dinero de los empresarios chinos -para vender los productos de su estado y mientras perseveran, sus mentes -recuerdan aquella canción que reza: “Caminos de Michoacán y pueblos que voy -pasando, si saben por dónde está, ¿por qué me lo están negando?, díganle -que ando en Sahuayo y voy para ciudad de Hangzhou…”

Ahora ve
Los datos más curiosos sobre Netflix en México durante 2017
No te pierdas
×