Cinco maneras de engañar al hambre

-

Bajar de peso o comer nutriciamente no significa por necesidad prescindir de comidas completas. El organismo tiene sus demandas y hay que escucharlo. A continuación, cinco formas de engañar al hambre y evitar históricos atracones.

-

1. Asegúrese que su desayuno contenga proteínas. Para lograr un menú que lo satisfaga, incluya queso cottage, pan o cereal de grano entero, mantequilla de cacahuate, fruta fresca o almendras sin tostar.

-

2. Haga todas las comidas. Nadie adelgaza por dejar pasar una de ellas. Si se alimenta diario a la misma hora, los niveles de azúcar en la sangre se estabilizarán; a la larga, su ingesta será menor.

-

3. No ignore su apetito. Si tiene hambre, consuma una fruta, vegetales crudos o yogur. Hágalo despacio: el cerebro registra la saciedad 20 minutos después de que el organismo está satisfecho.

-

4. Comience la comida con ensalada y agua. Este "aperitivo" le ayudará a sentirse saturado. También puede recurrir a papas, manzanas, naranjas, quesos, palomitas y pescado.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

5. No destierre las grasas. Ingerir botanas que contengan grasa, proteínas y carbohidratos, es conveniente para colmar el estómago y evitar que se sobrealimente. El Journal of Clinical Nutrition señala que si se eliminan totalmente, tarde o temprano el organismo demandará su cuota.

Ahora ve
La boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle será el 19 de mayo
No te pierdas
×