Ciudad Juárez <br>El peso de la globali

Ciudad Juárez ya es sinónimo de una sola palabra: industria. La maquiladora, dueña y señora de l

Ser residente de la frontera norte significa convertirse automáticamente - en socio del club de los mexicanos más globalizados de todo el país. Las - razones para afirmarlo son obvias: por su interrelación directa con Estados - Unidos y la dependencia de las compañías extranjeras instaladas allí, los - habitantes de las ciudades fronterizas no sólo viven inmersos en el Tratado - de Libre Comercio, sino que su vida cotidiana también está directamente - ligada al acontecer de las turbulencias económicas mundiales.

- Un conato de crisis mundial como el ocurrido en días pasados con el - derrumbe económico de Rusia, el cual terminó por afectar la paridad - peso-dólar, no sólo supone un inmediato aumento directo en el costo de la - vida –aquí todo está dolarizado–, sino que también pone en entredicho - la posibilidad de que se mantenga o crezca el empleo para la enorme cantidad - de mexicanos que todos los días decide desplazarse para vivir aquí. Cuando - Estados Unidos o Asia estornudan, la frontera mexicana es el primer - receptáculo que incuba sus virus. Sólo unos meses después, el verdadero - contagio se expande hacia el resto de los habitantes del país.

- Y esto es aún más cierto para Tijuana y Ciudad Juárez, verdaderas Mecas - industriales que en conjunto concentraron casi 60% de la inversión extranjera - directa que en 1996 llegó a la franja fronteriza y 15% de la realizada - durante ese año en el país. Las cifras oficiales de inversión, hasta junio - de 1997, son aún más significativas: 50% de lo que las multinacionales - invirtieron en todo México fue a parar a Chihuahua y Baja California, ni más - ni menos.

- Está claro que, de proseguir esta tendencia –y no existen elementos para - augurar una reversión en el mediano plazo–, los que hasta hace pocos años - eran considerados rincones olvidados de la centralista capital, pasito a - pasito se están convirtiéndo en las urbes más industrializadas de toda la - república.

- En Ciudad Juárez están muy conscientes de haber elegido este rumbo y no - tienen miedo en proclamarlo a los cuatro vientos. “Somos la punta de lanza - de un reordenamiento de la producción internacional”, explica Rubén Lao, - rector de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (AUCJ).

- En un mundo en el que los países industrializados ya no lo son tanto y - están reconvirtiendo sus actividades hacia el ámbito de los servicios, las - economías emergentes, con sus salarios infinitamente más bajos, han tomado - el relevo en la fabricación masiva de artículos destinados al consumo de los - países con mayor capacidad de compra.

- Si bien este fenómeno no es nuevo para México, en este momento se antoja - irreversible. Ya han pasado 33 años desde la llegada a Juárez de las - primeras maquiladoras y, ahora más que nunca, se están disparando los - índices de inversión en este rubro. Además, se alcanza a ver un verdadero - punto de quiebra en la actividad de estas fábricas, cada vez menos orientadas - a la mano de obra intensiva. Esto, en dirección de norte a sur, está - repercutiendo en la progresiva industrialización del resto del país.

- - EL GOBIERNO LE ENTRA
- Pero, para rastrear las causas de este aumento imparable de la inversión - en la frontera, no sólo hay que señalar la coyuntura globalizadora y la - apertura comercial: también tiene mucho que ver con el reciente apoyo que han - venido aportando los gobiernos estatales.

- “La maquiladora representa 95% de la economía de Ciudad Juárez. Todo - gira alrededor de ella y le hemos dado absoluta prioridad para su desarrollo”, - comenta Francisco Gaytán, coordinador en Ciudad Juárez de la Secretaría de - Fomento Económico del Gobierno del Estado de Chihuahua.

- Hasta hace poco más de 10 años –y al contrario de lo sucedido en Baja - California, donde el gobierno estatal ha tenido siempre mayor injerencia–, - en Chihuahua la atracción de compañías dispuestas a invertir en la frontera - era una misión casi exclusiva de la iniciativa privada. Durante más de 20 - años, los empresarios, con el chihuahuense Jaime Bermúdez a la cabeza, - habían sido los únicos encargados de convencer a todas las compañías - estadounidenses interesadas en reducir sus costos de mano de obra.

- Pero desde la administración del gobernador priísta Fernando Baeza y, - sobretodo, del panista Francisco Barrio, el gobierno estatal cambió su - pasividad inicial y se decidió a apostar todo a la maquila. ¿Con qué - objetivo? “La cuestión es el empleo: aquí hay que dar trabajo a las 80,000 - personas que, con o sin maquiladoras, llegan todos los años a Ciudad Juárez”, - explica Gaytán.

- Según Ernesto Anaya, presidente de Desarrollo Económico, una - organización creada hace 11 años por los principales empresarios de Juárez, - el cambio de actitud de las autoridades ha sido esencial: “Antes nunca se - nos consultaba y ahora sí. Gracias a la cooperación con el gobierno se han - creado distintos programas muy valiosos para el desarrollo.” Organismos con - nombres tan llamativos como Chihuahua Now! (para atraer inversión), Juárez - Can Do It (para la certificación de proveedores de servicios jurídicos, - aduanales o restauranteros para maquila) y un Centro Incubador de Negocios de - microempresas fueron creados en coinversión con el gobierno estatal y - federal. Sin embargo, para Francisco Urrea y Servando Sarabia, presidente y - director ejecutivo, respectivamente, de la Asociación de Maquiladoras (AMAC), - la iniciativa privada no ha perdido el paso y se sigue valiendo por sí misma - para atraer inversión. “Aunque el gobierno ha entrado últimamente –dicen–, - el promotor de la maquila en Juárez siempre ha sido privado. Sin él, no - habría industria en Juárez.”

- El caso es que, con poca o mucha ayuda de las autoridades, el plan - funcionó: si las cifras del gobierno contemplaban la necesidad de crear - 150,000 empleos para todo el estado, en los seis años de administración de - Barrio se habrán conseguido 200,000. En cuanto a inversión, habrá llegado a - más de $300 millones de dólares anuales. En Ciudad Juárez, las 325 empresas - maquiladoras ubicadas actualmente dan trabajo a más de 215,000 personas, lo - que representa 62% de los afiliados al IMSS local.

- Con estos datos, no es de extrañar que todo en Juárez gire alrededor de - la maquiladora. Mientras se multiplican los parques industriales, los - comerciantes alcanzan a registrar crecimientos reales en las ventas superiores - a 25% anual debido a la continua afluencia de gente a la ciudad. En la - universidad, más de la mitad de los 1,500 estudiantes que semestralmente se - inscriben eligen carreras tecnológicas con el objeto de encontrar trabajo en - la siempre floreciente industria.

- De las empresas instaladas, más de 80% son de origen estadounidense –un - dato que contrasta con Tijuana, en donde la maquiladora de origen asiático ya - representa más de 35% de la inversión en la ciudad–. Por sectores de - actividad, la prioridad es orientarse a la industria automotriz, componentes - eléctricos y la electrónica, un rubro en el que tratan de arrebatar el - liderazgo que Baja California ostenta. Mientras Tijuana es la capital mundial - del televisor, Juárez es la del arnés. Chihuahua posee un menor número de - empresas que su rival californiano pero, al ser mucho más grandes, - proporcionan mayor cantidad de fuentes de empleo.

- - JUGÁRSELA A UNA SOLA CARTA
- Así pues, allí todo se hace por y para la maquila. ¿Qué tan arriesgado - es haber puesto todos los huevos en la misma canasta? “Es cierto que una - crisis económica generalizada podría provocar el retiro de ciertas plantas y - deteriorar el desarrollo de la ciudad. Pero tenemos 25 años con ese riesgo y - esto sigue creciendo”, reflexiona Lao, el rector de la UACJ.

- Nadie en Juárez parece preocupado por la creciente competencia de China - que, con mano de obra aún más barata que la latinoamericana, sigue siendo - mucho más atractiva para empresas que requieren mano de obra intensiva. La - proximidad con Estados Unidos, arguyen todos los entrevistados, parece un - factor suficiente para garantizar el crecimiento constante de la región.

- No obstante, las demás ramas de actividad parecen olvidadas por parte de - las autoridades. Un caso paradigmático podría ser el de la agroindustria. - Rómulo Escobar, presidente de Grupo Escobar, la principal productora lechera - de la zona, recuerda cómo, en los últimos 40 años, el número de - productores lecheros en el valle de Juárez pasó de 600 a 10. “Ha sido - triste: no hemos logrado encontrar que la actividad en el campo tenga éxito”, - se lamenta, sin culpar de ello a la preponderancia de las maquiladoras.

- Ese fracaso no es aplicable a su empresa que, con 9,000 cabezas de res y - 3,500 empleados, produce a diario 800,000 litros de leche que se venden en - Sinaloa, Chihuahua y Sonora. Pero ahora tiene problemas para encontrar gente - capacitada en su área. ¿La razón? Hace tres años, el gobernador Barrio - decretó el cierre de la única escuela de agricultura existente en Juárez. - El motivo de clausura tuvo que ver con una mala administración en la - institución pero, en lugar de curar la herida, se prefirió cortar de raíz.

- - Y LOS PROBLEMAS
- La constante inmigración de mexicanos a la franja fronteriza no sólo - supone un auténtico quebradero de cabeza para las autoridades, sino también - para los habitantes de la ciudad, que en los últimos 20 años ha crecido 400%

- Los juarenses se quejan continuamente de la falta de infraestructura - adecuada para responder a un aumento de población únicamente inferior al del - Distrito Federal y Tijuana y casi tres veces superior al registrado en - promedio por las demás grandes ciudades de la república. Tan sólo en - vivienda, las cifras oficiales hablan de un rezago de construcción de 80,000 - casas. Hay estudiosos que afirman que en realidad el déficit es del doble.

- Con el paso del tiempo, Ciudad Juárez se ha convertido en un pueblo que, - quizá muy a pesar suyo, se tuvo que asimilar como ciudad y, por ello, la - planificación urbanística ha brillado por su ausencia.

- Mientras el centro de la ciudad está repleto de terrenos baldíos - pendientes de construir, en sus alrededores se agolpan barrios repletos de - miseria para los trabajadores de maquila que, en contraste con la planta para - la que trabajan, carecen de drenaje, luz o pavimento. El transporte público - tiene tremendas deficiencias –debido a los “compromisos” políticos de - sus dirigentes sindicales– y el aeropuerto ha quedado obsoleto para una - población que, según cifras no oficiales, ya supera los 1.5 millones de - habitantes.

- La inmigración y la falta de servicios trajo consigo otro problema que, a - pesar de figurar también entre las prioridades del gobierno panista, nunca se - resolvió: la inseguridad.

- - LA IMPARABLE VIOLENCIA
- Además de la violencia que genera el consabido narcotráfico - transfronterizo y el aumento de la delincuencia propio a todo el país, Ciudad - Juárez se ha vuelto tristemente célebre por los asesinatos de mujeres.

- En los últimos cinco años, llevan registradas la impresionante cifra de - 126 crímenes. “Hay una falta de sensibilidad. Con la llegada de Francisco - Barrio, las mujeres quedaron más desprotegidas. Tuvieron que pasar cinco - años de muertes para que se abriera una fiscalía especial.

- Estamos avanzando, pero no con la celeridad que se requiere”, se queja - Esther Chávez, coordinadora de 14 organizaciones no gubernamentales (ONGs), - todas ellas en pro de la mujer.

- Hace apenas unos meses, las autoridades invitaron a Robert Faesler, un ex - investigador del FBI especializado en psicópatas, para que ayudara a resolver - el crimen. Si bien ya se habla de varios asesinos y de la probabilidad de que - los criminales sean habitantes de El Paso que cruzan esporádicamente la - frontera para matar, todavía no hay resultados concluyentes.

- La falta de sensibilidad por parte de las autoridades para controlar el - recrudecimiento de la violencia, coinciden todos los entrevistados, ha sido - una de las principales razones por las cuales el PAN, que gobernaba desde - 1992, perdió las pasadas elecciones estatales en julio de 1998 y favoreció - el retorno del PRI a la gubernatura.

- Para Lao, este sorpresivo viraje político demuestra, una vez más, la - condición de “punta de lanza” de los estados fronterizos: “Con el - regreso del PRI se cierra el círculo y comienza la verdadera alternancia. - Pero si el nuevo gobernador, Patricio Martínez, está pensando en que - queremos una etapa de restauración del ejercicio del poder a la vieja usanza, - está liquidado”.

- Pero volviendo a la cuestión de derechos: además de presionar para que se - resuelva la criminalidad, Chávez también encabeza el grupo más vociferante - de la región en contra de las maquiladoras. “No queremos que las fábricas - se vayan: simplemente que se sensibilicen a los problemas de la mujer - trabajadora”, comenta.

- Estos problemas, dice, radican en las condiciones de trabajo: “No se ha - creado bienestar, sino fuentes de trabajo con un salario pésimo, en un lugar - donde sufren acoso sexual y condiciones de explotación. Por lo menos, hay que - reconocer que la mujer ha escalado un peldaño en la escala social: ya no es - sirvienta, sino obrera.”

- - ¿EXPLOTACIÓN O EMPLEO?
- Estas acusaciones son capaces de provocar la urticaria de todos los demás - entrevistados: “Estos grupos tratan de llamar la atención. Le doy un - ejemplo: el comercio local de Juárez se queja porque no consigue gente que - contratar. Si los empleados de la maquila fueran tan maltratados, ¿por qué - no se han cambiado de trabajo?” dice Sarabia, de AMAC. De hecho, por los - problemas que han causado las asociaciones de mujeres, en la industria de - Juárez la mano de obra ya no es totalmente femenina. Ahora el porcentaje - entre hombres y mujeres contratados es casi parejo.

- Héctor Baro, responsable de la planta de Scientific Atlanta, una - fabricante de equipos de comunicaciones, aparatos de decodificación de - señales para el mercado estadounidense, tampoco comprende las acusaciones de - las ONGs: “En vez de hacer comentarios, que proporcionen hechos. No tengo la - menor duda de que habrá algunas compañías que abusan de sus empleados, pero - son las menos. En nuestro caso, además de darles dos comidas diarias, - transporte y educación básica gratis, de los 2,700 empleados que tenemos, - 180 están becados para titularse como técnicos en Electrónica.”

- Instalada desde 1995 en Juárez, Scientific Atlanta es una planta que está - incrementando sus ventas a ritmos de 300% anuales. Para un operario de la - cadena de montaje, el sueldo más bajo es de $40 pesos diarios, mientras que - el más alto es de $77 pesos diarios. Aquí todo el mundo puede aspirar a - ascender en relativamente poco tiempo”, dice. Con instalaciones muy modernas - y cuidadas, la planta, fabricante de tecnología, está lejos de ser ese lugar - oscuro con penosas condiciones de trabajo.

- Pero Judith Calarza, quien fue también trabajadora de la maquiladora - durante 10 años y ahora es responsable de la Asociación Nacional de - Familiares de Detenidos y Desaparecidos, cree que la mayoría de las empresas - no son así: “Cuando trabajaba en la maquila había una disciplina policiaca - y de explotación. No ha cambiado: ahora hay métodos más sofisticados para - obligar a los obreros a trabajar más duro”, explica, refiriéndose a los - bonos por productividad que reciben los empleados.

- También hay que reconocer que, si alguien quisiera poner los pelos de - punta a cualquier responsable de maquiladora sólo tiene que susurrar una - palabra: sindicato. La reacción es casi idéntica a que se le hubiera - mostrado el diablo. Inmediatamente después el directivo dirá que, si no - existe una verdadera representatividad sindical en la industria juarense, es - porque “en realidad no hace falta”.

- A pesar de la carencia de verdaderas organizaciones internas que defiendan - de manera efectiva e independiente los intereses colectivos de los - trabajadores, lo cierto es que, debido a la creciente competencia por - encontrar trabajadores, existen muy pocas plantas que pagan el salario mínimo - de $30 pesos legalmente establecido. En su lugar, en promedio los sueldos más - bajos suelen suponer 50% arriba del mínimo, además de diversas prestaciones - que llegan hasta doblar esa cantidad.

- Y es que cada vez son menos las plantas que pueden permitirse niveles de - rotación mensual de 25% en su nómina, como todavía ocurre en las menos - tecnificadas. Quizá muy a su pesar, la mayoría ha tenido que instaurar - políticas de incentivos para retener a sus empleados.

- En Ciudad Juárez, muchos consideran que la industria ha llegado a una - segunda etapa: “La maquila ya no corresponde a su definición: ahora es - fabricante y no sólo ensambladora”, dicen Sarabia y Urrea. Además, se - está desarrollando una tercera fase, aún incipiente, que consiste en la - creación de centros mundiales de investigación y desarrollo, los cuales - pagan sueldos de categoría internacional a ingenieros y técnicos altamente - calificados. Como precursores, Thompson y Delphi ya han instalado sus centros - en Juárez.

- Sólo cuando se expandan estas otras plantas llegaría la cuarta y más - deseable etapa de desarrollo: la de los proveedores locales. Como ya es bien - sabido, el porcentaje de integración de componentes mexicanos en la industria - maquiladora sigue siendo ínfimo. Según las autoridades, en Chihuahua es de - 2.71%, pero según AMAC apenas sobrepasa 1%. Además del enorme problema de - falta de financiamiento, muchos calculan que todavía falta una generación de - ingenieros formados en maquiladoras para que se decidan a convertirse en - verdaderos proveedores de la industria.

- - UNA NUEVA ERA
- Pero esta claro que, pasada la primera generación de la existencia de la - maquiladora en la región, la segunda oleada ya se ha impuesto en la frontera. - Y esto deja, por fin, presagiar algo que desde hace mucho tiempo se - vaticinaba: el ocaso definitivo en Juárez de las fábricas que requieren mano - de obra intensiva en beneficio de aquellas con trabajos de mayor - especialización técnica y, por lo tanto, con mejores –o, mejor dicho, - menos malas– condiciones salariales para sus empleados.

- Y esto no es exclusivo de las maquiladoras: “Para conservar nuestro - personal en la fábrica lechera, tenemos que pagar más que la maquila –explica - Escobar con cierta resignación–. Además, hemos cambiado nuestra cultura de - personal: antes se suspendía a la gente cuando tenía una falta. Ahora, en - vez de castigar, damos un incentivo. Funciona mejor. Hay que ajustarse a los - nuevos tiempos”.

- Para ilustrar este cambio de época, basta mencionar lo que ahora le ocurre - a Filtros Modernos, una maquiladora textil de 300 empleados instalada en - Juárez desde 1982 y dedicada a la fabricación de cinturones de seguridad - para automóviles y artículos para bebé. “Cada vez es más difícil - competir con empresas asiáticas que pagan sueldos de $40 dólares al mes”, - se quejan Cecilia Levine, presidente de la compañía y Juan Carlos Olivares, - director de personal.

- Acosada por la competencia creciente de China y el progresivo aumento de - los sueldos en Ciudad Juárez, la empresa planea desplazar toda su actividad - textil hacia alguna ciudad del sur del estado de Chihuahua, en donde los - salarios sean más bajos y, por lo tanto, competitivos con los rangos - internacionales. La planta de Juárez se mantendría para elaborar productos - de inyección de plástico, cuya especificidad técnica permitiría generar un - mayor valor agregado con el cual pagar los sueldos que ahora se manejan en la - franja fronteriza.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- En un poco más de tiempo, asegura Levine, la parte textil de la empresa - tendrá que desplazarse cada vez más al sur, conforme las ciudades del estado - de Chihuahua adquieran las mismas características de Ciudad Juárez.

- El camino para que este proceso recorra toda la república y llegue hasta - la otra frontera del país, es decir, Chiapas, se antoja muy lento, a menos de - que los gobiernos de los estados sureños creen verdaderos incentivos para - acelerar la inversión de las empresas. Pero es un hecho que, si la frontera - norte, en su calidad de punta de lanza, ya está inmersa en esa segunda - oleada, a muchos otros mexicanos les va a tocar vivir el manido “efecto - dominó” y recibir ese primer baño de industrialización que en Juárez y - Tijuana inició hace 30 años. Así pues, bienvenidos a la globalización.

Ahora ve
León marino que era alimentado por una familia atacó a niña y la tiró al agua
No te pierdas
×