Club Med. Menos playa, más cultura

Con un concepto que invita a sus huéspedes a hacer aeróbic, pero también los aproxima a sitios hi
Dino Rozenberg

Pocos recuerdan de dónde proviene el aura misterioso y sensual que envuelve a las aldeas vacacionales de Club Med alrededor del mundo. Muchos viajeros han oído de curiosas costumbres, como puertas sin llave, largas mesas donde los huéspedes comparten sus comidas, animadores que organizan fiestas hasta la madrugada y playas más o menos protegidas donde es posible asolearse con poca ropa o sin ella.

-

Ricardo González, director general de la filial mexicana de Club Med, reconoce que esas características forman parte del concepto de esta cadena de origen francés, pero que tampoco hay que hacer demasiado caso al fantasioso mito de los "reventones". Dice que ahora todas las puertas pueden cerrarse con llave, pero que se mantiene la decisión de no colocar televisores ni teléfonos en las habitaciones. Respecto del nudismo playero, afirma que depende mucho de la cultura y las leyes de cada país, y que si bien existe una relativa tolerancia, también es cierto que aun en Europa se trata de una práctica que ha venido perdiendo adeptos y ya no es tan frecuente como en otros tiempos.

-

Mitos aparte, Club Med se comporta, en México y en todo el mundo, como una corporación perfectamente comercial, que lucha por mejorar sus ocupaciones y por conservar su privilegiado lugar entre quienes ofrecen vacaciones all inclusive (todo incluido) Y esto significa lidiar con gastos financieros y una costosa mercadotecnia para captar la preferencia de los viajeros. En México, Club Med opera hoteles en Cancún, Ixtapa, Guaymas, Huatulco y Careyes, así como seis Villas Arqueológicas asociadas a centros prehispánicos como Cholula, Tlaxcala, Teotihuacan y Chichén Itzá.

-

Interrogado sobre la forma en que la crisis ha afectado sus operaciones en México, González explica que las aldeas no han resentido la devaluación del peso, porque 90% de sus viajeros son extranjeros, en especial canadienses, estadounidenses y europeos. Aunque marginal, también hay presencia en los mercados de Japón y Sudamérica.

-

El ejecutivo explica que durante la última temporada de invierno (1o. de noviembre al 30 de abril), Ixtapa registró una ocupación de 73.60% (14,000 personas), Cancún 84.21% (17,666 personas), Huatulco 70.19% (17,685) y Careyes 65% (12,000 personas). En las Villas Arqueológicas, sin contar la de Tlaxcala, la ocupación fue de 62% (9,000 personas). Estos datos corresponden al formato noche/cama, que considera que la ocupación de un cuarto incluye dos personas.

-

Contrariando algunas ideas simplistas en relación con el aumentado valor de las divisas extranjeras, González aclara: "Tener ingresos en dólares y gastos en pesos no es una gran ventaja ni nos va a hacer muy ricos, porque los desembolsos más importantes, como publicidad, promoción, marketing y ventas, se hacen en el extranjero y en monedas duras. En el caso de Club Med, estos conceptos representan entre 27 y 32% de las ventas totales. Además, hay que considerar que la tarifa no ha cambiado desde hace tres años en México".

-

Cultura incluida. González reconoce que un segmento que sí ha sido afectado es el del turismo cultural, más sensible a las noticias sobre inseguridad e inestabilidad que se han difundido en Estados Unidos y Europa. A pesar de que sus tarifas son más competitivas que las de los centros de playa, este mercado sufrió en la pasada temporada una caída de 15%. Para corregir la situación, está invirtiendo $1.5 millones de dólares en Estados Unidos, Canadá y Europa, en una campaña para restaurar la confianza de los viajeros.

-

"El turismo cultural es el que no se queda todo el tiempo en la playa -explica González-: son grupos que viajan durante 10 ó 15 días y que recorren playas pero sobre todo ciudades coloniales y sitios arqueológicos. Uno de estos tours, que recorre la Ruta Maya, se interna por Guatemala y Honduras y regresa a México." Este segmento representa 30% de los 250,000 visitantes anuales de la cadena.

-

El ejecutivo español señala que lo más importante no es el concepto todo incluido, sino la diversificación de servicios, el entretenimiento y las actividades culturales. "A nuestro concepto de todo incluido no le interesa el bar con barra libre desde las 11 de la mañana hasta la medianoche, porque no nos gusta atraer al turista que viene a tomarse 20 Coronas por la mañana y 30 por la tarde. A cambio tenemos muchas otras cosas."

-

Señala que la mayor parte de sus "gentiles miembros" (es el nombre que se da a los clientes) tiene una gran vocación deportiva, sobre todo jóvenes estadounidenses aficionados al buceo, la vela y el windsurf. Los canadienses y europeos, aunque también buscan sol y playa, tienen además intereses culturales y disfrutan conviviendo con la comunidad local y visitando ciudades coloniales, sitios arqueológicos y mercados típicos.

-

"Pienso que los hoteleros de México se han equivocado al ofrecer habitaciones muy bonitas pero sin un verdadero concepto de destino. En Club Med no tenemos habitaciones de lujo, porque para nosotros lo más importante no es estar encerrados sino descubrir el país y conocer sus modos de vida."

-

Los pasos del Med. Que las cosas marchan bien para Club Med se desprende de su más reciente operación comercial: por $48 millones de dólares, la corporación adquirió los activos de su propia cadena que estaban en poder de Fonatur, y que ahora le permiten tener una base más sólida para enfrentar el futuro. La venta incluyó el total de la unidad de Cancún y cinco Villas Arqueológicas, 60% de los títulos de la de Ixtapa y 20% de la de Huatulco.

-

Esta transacción causó algunas controversias en los medios especializados. González aclara: "No es cierto que el gobierno mexicano haya regalado a Club Med las instalaciones, porque trabajamos con Fonatur durante 25 años para desarrollar nuevos destinos y compartir los riesgos. Esto data desde los orígenes de Cancún, cuando Club Med estaba en una punta, Camino Real en la otra, y nada en medio. Fonatur hizo un esfuerzo enorme y durante dos décadas el club pagó una renta anual de $4 millones de dólares".

-

Cuando el gobierno federal decidió desprenderse de las propiedades, hizo una oferta internacional a la que nadie respondió, y luego otra en México a la que sólo Club Med se presentó, abunda el ejecutivo. "La transacción pasó por la comisión de privatización y fue respaldada por las instancias correspondientes. Más aún, en los términos del contrato, Club Med se obligó a realizar nuevas inversiones durante los próximos años, como la de $15 millones de dólares que estos días se destina a remodelar la aldea de Cancún." En materia de nuevos proyectos, Club Med tiene planes para desarrollar Palenque y San Cristóbal de las Casas, detenidos transitoriamente debido al conflicto en Chiapas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Preocupado por el futuro de la industria turística mexicana, González señala la desproporción que existe entre las Islas Canarias, que reciben cada año 16 millones de turistas, y México, que con todo y sus riquezas apenas atrae 6.6 millones. "Si entre el gobierno y los empresarios no hay voluntad para desarrollar nuevos conceptos, el turismo mexicano se va a caer cada día más. Creo que es un error continuar el desarrollo aislado de hoteles en las playas o abrir restaurantes sin un motivo verdadero. El país necesita el desarrollo de conceptos para atraer al turismo internacional. Hay que pensar en el turismo de ciudades y de culturas, de actividades deportivas. Al parecer, todos quieren hacer el negocio antes del desarrollo, y la cosa es al revés."

Ahora ve
Este país identifica a cada ciudadano en las calles en apenas segundos
No te pierdas
×