Cómo aprovechar la bolsa de las mediana

El mundo bursátil ya no es exclusivo de la grandes corporaciones que requieren de liquidez para su
Luis Martín González Guadarrama

“En Francia, cuando alguien tiene dinero, compra oro; en Estados Unidos compra acciones y, en México, tierra”. Tierra en lugar de oro o acciones. Esta es la cultura bursátil de los inversionistas mexicanos que prevalece en el país, o al menos esa es la percepción que las casas de bolsa en México tienen al respecto.

-

Esta pobre o equivocada interpretación del mundo de las acciones ha hecho que en niveles empresariales altos y medios el “entrarle a la bolsa” sea considerado riesgoso. Un reflejo, ni más ni menos, del escaso desarrollo en la profesionalización de las estructuras empresariales del país.

-

En virtud de estas circunstancias, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) trata de impulsar —empero, aún sin una campaña perceptible— al Mercado para la Mediana Empresa Mexicana (MMEX), cuyo principal objetivo es propiciar el desarrollo de la empresa de tamaño medio con base en iniciativas bursátiles. Si bien este organismo inició actividades como mercado intermedio en julio de 1993, fue evolucionado hasta llegar a convertirse en una alternativa real para que la mediana empresa tenga un lugar en la Bolsa.

-

El propósito del MMEX es ser el instrumento para que estas empresas -obtengan recursos de capital con el que realicen sus proyectos de largo plazo y reduzcan el costo de financiamiento, que hasta el momento sólo se consigue por medio de la restringida alternativa bancaria.

-

La BMV indica que para ello, el proceso de emisión, colocación e intercambio de valores se realiza, respectivamente, a través de la intervención de las empresas emisoras, casas de bolsa e inversionistas.

-

Cabe recordar que las emisoras son entidades o empresas —en este caso las compañías de tamaño medio— que, cumpliendo con las disposiciones vigentes y siendo representadas por una casa de bolsa, ofrecen valores al público inversionista en el mercado.

-

Las casas de bolsa actúan como intermediarios en el mercado bursátil y se ocupan de brindar asesoría a las empresas en la colocación de acciones; reciben fondos por concepto de operaciones con valores y también por participar, por medio de sus operadores, en la negociación de los títulos en la BMV.

-

Los inversionistas, por su parte, son personas físicas o morales, nacionales o extranjeras, que a través de una casa de bolsa compran y venden acciones autorizadas en la BMV.

-

La inscripción
-
El primer requisito es que las empresas deben presentar un historial de por lo menos tres años. Aunque en el caso de empresas -controladoras no es necesario llenar esa exigencia, sí lo es para sus principales subsidiarias. Tratándose de sociedades de nueva creación por fusión o escisión, este requisito deberá acreditarse respecto de las sociedades fusionadas o la sociedad escindente, según corresponda.

-

El segundo paso es que se debe contar como mínimo con un capital contable de $20 millones de pesos. También es básico que la sumatoria de resultados de los últimos tres ejercicios sociales arroje utilidades pero, cuando en opinión de la BMV se trate de sociedades con un aceptable potencial de crecimiento, se autorizarían excepciones.

-

Además, la oferta pública de suscripción —el primer lanzamiento de acciones en la bolsa para obtener recursos frescos— o venta de acciones deberá comprender por lo menos 30% del capital pagado de la sociedad, después de la colocación y obtenidos los recursos. Por último, es indispensable que se alcance un mínimo de 100 accionistas una vez hecha la colocación.

-

Asimismo, los requisitos para mantenerse en la MMEX es que la empresa emisora cuente como mínimo con un capital contable de $10 millones de pesos (monto que deberá actualizarse anualmente), de acuerdo con la información financiera dictaminada de su último ejercicio social.

-

De igual modo, las acciones distribuidas entre el público inversio­nista deben ser representativas de por lo menos 20% del capital social pagado de la sociedad y es menester que exista un mínimo de 50 inversionistas, cuya inversión individual sea diversificada.

-

Las empresas interesadas en inscribirse al MMEX deberán presentar una solicitud a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para obtener la inscripción de sus acciones en el Registro Nacional de Valores e Intermediarios, y otra solicitud para el listado de dichas acciones en la BMV.

-

Actualmente operan en el Mercado para la Mediana Empresa Mexicana 12 emisoras, cuyas claves que cotizan en bolsa son: Cofra, Conver, Dermet, Dixon, Ferioni, Fotoluz, Giconsa, Gmacma, Madisa, Medica, Nutrisa, PYP.

-

Sin duda uno de los más importantes escollos que debe enfrentar este mercado es la concepción que aún permea en la gran mayoría de las empresas medianas sobre la propiedad: muchos jefes de empresa pretenden conservar incólume el carácter familiar en la tenencia corporativa.

-

Así, lo primero que se debe tener en cuenta es que entrar en un esquema como el descrito significa poner “la casa en orden”. Es decir, que todas las empresas candidatas pierdan el temor a convertirse en empresas “públicas”, que tendrán que informar sobre sus operaciones (qué y cómo produce, cuánto vende, etcétera) a los accionistas, a la comunidad financiera en general y en fin, a cualquier persona que así lo solicite.

-

Para atenuar los puntos de vista negativos o malinformados que del mercado bursátil puedan tener los empresarios medianos, la BMV planea implementar una campaña de difusión que informe sobre los beneficios que acarreará el esquema descrito. En ella participará Nacional Financiera y podrían agregarse algunos organismos empresariales cúpula como la Concamin o Coparmex.

Ahora ve
Los daños en Jojutla, el lugar más golpeado de Morelos por el sismo
No te pierdas
×