Cómo operan los mercados de futuros

-
Javier Martínez Staines

9:00 AM. Los gritos y las señas de vendedores, compradores y especuladores opacan el timbre que da inicio a un día más de intercambio en el piso de remates de granos del Chicago Board of Trade (CBOT).

-

¿Cómo se entienden todos estos señores vestidos de manera tan vistosa? "Es el caos organizado", dice Paul R.T. Johnson Jr, director del CBOT El hecho es que sí se entienden: en medio del jaloneo, transfieren riesgos y plantan sus posiciones en torno a los precios futuros del aceite de soya, maíz, trigo, avena, arroz, bonos del Tesoro estadounidense, metales preciosos, seguros, opciones de índices bursátiles y divisas.

-

La historia "moderna" de estas transacciones comenzó a principios del siglo XIX, estrechamente vinculada al desarrollo del comercio en la ciudad de Chicago y al intercambio comercial de granos en el medio oeste de la Unión Americana. Sin embargo, hoy día es cuando mayores volúmenes manejan: el CBOT, por ejemplo, rompió en 1994 el récord mundial de transacciones, con 219.5 millones de contratos comerciados, 22.8% arriba del récord establecido el año anterior (178 millones).

-

Las bolsas de futuros juegan dos funciones económicas vitales en el mercado: la determinación de los precios y la transferencia de riesgos. Y es que, en pocas palabras, un contrato de futuro no es otra cosa que un acuerdo legal donde se acepta la entrega de una cantidad y calidad establecidas de cierto commodity, (granos, bonos, divisas, metales, en un lugar y tiempo acordados, por un precio que se pacta en el presente (hedging).

-

En la medida en que las necesidades y expectativas de los compradores y vendedores de coberturas y de los especuladores (hackers) convergen en el piso de remates, se efectúan negocios y la información sobre los precios llega a conocerse a nivel mundial. Esta información es utilizada como parámetro en la determinación de los valores de un producto o un instrumento financiero en particular, en una fecha y hora determinadas, tal como sucede con el peso mexicano hoy día, que cotiza en la Chicago Mercantile Exchange.

-

Algo vital en estos mercados es la cobertura. Por medio de ésta se compran y venden contratos de futuros para contrarrestar los riesgos de cambios adversos en los precios en el mercado físico. "Este mecanismo de transferencia del riesgo ha hecho de los contratos de futuros elementos indispensables para las compañías e instituciones financieras en todo el mundo", señala Paul L. Kram, vicepresidente de mercados de deuda y capital de Merrill Lynch.

-

¿Quiénes pueden vender o comprar? Explica Kram: "Individuos o compañías que son o tienen planes para ser dueños de un producto físico y temen que el precio pueda cambiar antes de que lo compren o lo vendan". En otras palabras, como no se pueden evitar las fluctuaciones en los precios debido a los riesgos que acompañan siempre al accionar económico, todo el que busca protección contra cambios adversos en los precios del mercado físico puede usar los mercados de futuros como medio de cobertura.

-

Los especuladores (hackers) son quienes facilitan el comercio de productos básicos y la negociación de instrumentos financieros. "Los especuladores -dice Kram- no crean riesgos, sino que los asumen con la esperanza de obtener una ganancia. En un mercado sin personas que asuman los riesgos, sería imposible que compradores y vendedores se pusieran de acuerdo ya que, como es lógico, los primeros quieren pagar el precio más bajo y los segundos recibir el precio más alto."

-

O sea, los famosos hackers cierran la brecha entre la oferta y la demanda. Por supuesto, de haber pérdidas, son ellos quienes deben asumirlas, aunque rara vez tienen interés en ser los propietarios del producto o instrumento financiero. En realidad, compran los contratos con base en información y expectativas de precios al alza, ya que así venderán en el futuro a un precio más alto, lo que se deriva en una ganancia.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

No hay riesgo, pues, ni para vendedor ni para comprador. Cuando un cliente coloca una orden para vender o comprar, debe adelantar una fianza de cumplimiento como garantía financiera de que cumplirá con su obligación. Al final del camino, además, están las cámaras de compensación de estos mercados, que actúan como garantes para todos sus miembros de todos los negocios acordados.

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×