Cómo se te ocurre ser un <br>emprendedo

-

“Tantos sacrificios para darte una carrera, para que acabes poniendo un negocio.” Los emprendedores mexicanos escuchan este y otros comentarios de sus padres y allegados. “Estás loco. Vas a arriesgar lo que has conseguido hasta ahora.” El éxito profesional en México se ha medido en términos de lograr una carrera ascendente en una corporación, o en el sector público. Iniciar una firma se percibe como resultado de la necesidad, ser despedido, no haber conseguido un buen puesto o quijotismo.

-

En otras latitudes el emprendedor es celebrado como líder  y fuerza benéfica: en Estados Unidos las portadas de revistas las ocupan figuras de negocios innovadores y visionarios. Son comentaristas en programas financieros, describiendo el crecimiento de sus empresas o la creación de una industria. Son héroes de la economía.

-

¿Dónde están sus contrapartes mexicanas? México tiene una gran actividad emprendedora, 40% del PIB y 60% de los empleos se generan por las micro y pequeña empresas, pero  la mayoría se trata de negocios de supervivencia, no compañías con vocación de crecimiento e institucionalización.

-

¿Por qué no surgen pequeñas y medianas organizaciones de innovación y alto crecimiento? Hay barreras estructurales: falta de acceso a capital, ausencia de incentivos fiscales y un marco legal poco amigable. No obstante, estoy convencido que  la mayor barrera es cultural: no celebramos a nuestros emprendedores como modelos de referencia. Hemos perdido el potencial de inspiración y contagio que podrían tener 1.4 millones de personas que ingresan al mercado de trabajo al año.

-

Urgen emprendedores exitosos, y que su éxito se multiplique a través de su ejemplo.

-

*El autor es director general de Endeavor México.

Ahora ve
No te pierdas