Cocomex <br>Una aventura cocodriliana

Un cocodrilo es más que un voráz animal emergido de un pantano, que devora a su presa con sus impr

Presente en el planeta desde hace 200 millones de años, el cocodrilo ha -podido sobrevivir a toda clase de infortunios; a todos, menos a la acción del -hombre quien, además de destruir su hábitat natural, lo ha capturado y cazado -en forma irracional para comercializar sus productos. Como consecuencia, su -población se ha reducido a niveles alarmantes, a tal punto que, de las 21 -especies de cocodrilianos que existen en el mundo, 18 están en peligro de -extinción.

- Las tres especies de cocodrilos nativas de México (el crocodylus acutus, -el crocody lusmoreletii y el crocodylus fuscus) no han corrido con -mejor suerte. De ahí que en 1970 el gobierno federal declaró su veda -permanente y puso en marcha programas para su conservación y reproducción. A -mediados de la siguiente década, empezó a estimular el establecimiento de -criaderos con fines comerciales para el aprovechamiento sustentable de este -recurso animal. A partir de entonces, ha surgido una docena de tan singulares -criaderos, de los que Cocodrilos Mexicanos (Cocomex) fue el pionero.

- Ubicado a 20 kilómetros al suroeste de Culiacán, Sinaloa, Cocomex nació en -1989 como una aventura de José Carlos Rodarte, un arquitecto dedicado a la -construcción de vivienda de interés social al que, tras conocer una granja de -cocodrilos en Oriente, le surgió la idea de desarrollar un proyecto de este -tipo en México. Asesorado por el ahora extinto Banco Somex, institución que ya -había ejecutado en el corredor Cancún-Tulum un desarrollo de cocodrilos con -sentido turístico, se armó de un proyecto de inversión a sabiendas que no -vería los primeros flujos sino hasta los siete años.

- En particular, él estaba interesado en la crianza del cocodrilo moreletii, -una especie nativa del litoral del Golfo de México, cuya piel llegó a ser muy -bien cotizada a escala internacional en los 50 y 60, cuando todavía el reptil -se cazaba en el medio silvestre y se exportaba su piel para ser utilizada por -los grandes diseñadores de la moda mundial. El problema era dónde conseguir -los pies de cría si su comercialización estaba prohibida.

- Para su fortuna, la aún Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología -conservaba esta variedad en algunos centros de acopio por lo que, luego de -cumplir con una serie de permisos y de obtener el visto bueno de sus -instalaciones, le otorgó en concesión alrededor de 300 cocodrilos. A partir de -ese pie de cría, hoy en día la granja cuenta con una población total de -14,000 cocodrilos, por lo que es considerada la más grande del país.

- Como pionera de una actividad sin precedente en México, Cocomex tuvo que -hacer camino al andar. Básicamente el know how y la tecnología se -adoptaron de granjas de cocodrilos de Florida y Louisiana, las cuales han -acumulado una vasta experiencia en la crianza del alligator mississippiensis.

- Instalada en un terreno de 25 hectáreas, la granja de Cocomex ocupa una -superficie de cuatro hectáreas, debidamente cercadas con doble barda perimetral -para evitar posibles escapes. En ese espacio se han construido tres -acuaterrarios, cada uno de los cuales alberga a 300 reproductores que cohabitan -y se aparean en un medio muy similar a su ambiente natural. Los huevos ahí -depositados por las hembras son llevados a un cuarto de incubación con -capacidad para 8,000 huevos, donde permanecen durante 72 días a una temperatura -promedio de 32 grados centígrados.

- Los cocodrilos recién nacidos son separados y mantenidos en una caseta de -ambiente controlado, también conocida como enfermería. A los dos meses de -vida, las crías son distribuidas en 48 casetas circulares de 10 metros de -diámetro, cuya temperatura y humedad son las óptimas para su engorda y -crecimiento. Pero Rodarte aclara que la empresa tiene el compromiso de entregar -al gobierno federal 10% de los animales que anualmente nacen en el criadero -cuando estos tienen entre uno y dos años de edad, para emplearlos en tareas de -repoblación o para abastecer a criaderos de nueva creación. Cuando el resto de -los animales alcanza una talla comercial (hacia los dos años y medio) son -sacrificados en el rastro tipo TIF que opera en la granja, la cual además -cuenta con cuartos fríos para almacenar la piel y la carne hasta su -comercialización.

- EL DESPEGUE
-
Aun cuando Rodarte calcula que hasta ahora lleva invertido más de $3 -millones de dólares (nada más en las 48 casetas de ambiente controlado ha -desembolsado cerca de $1 millón de dólares), la empresa apenas está entrando -en la etapa de despegue de la comercialización de sus productos. Para este -año, en concreto, Cocomex tiene la capacidad de vender 3,000 pieles. “No son -muchas, pero para nosotros representa ver consolidados los esfuerzos de muchos -años”.

- Desde el inicio de proyecto, la tirada ha sido el mercado internacional, -donde se estima que existe una demanda anual de un millón de pieles de -cocodrilianos, básicamente de parte de Francia, Italia, Suecia, Estados Unidos -y Japón, países que tienen una industria instalada para la manufactura de -bolsas, zapatos, carteras, portafolios y otra serie de artículos en piel. La -demanda es cubierta casi en 90% con cueros de caimán provenientes de Colombia y -con pieles de lagartos criados en el vecino país del norte.

- Sin embargo, Rodarte explica que, dentro de ese mercado tan exigente, la piel -del cocodrilo moreletti es una de las más apreciadas por su calidad y, -también, una de las mejor cotizadas, toda vez que, a diferencia del lagarto -(familia en la que se incluye el caimán), las escamas de esta especie son -pequeñas y tienen una forma muy simétrica y regular en su disposición. Es por -ello que un centímetro de cuero crudo del moreletti se cotiza entre $4 y $5 -dólares y, ya curtido, alcanza un precio de $8 dólares.

- Con todo y ese producto de primer nivel, entrar a jugar en las grandes ligas -no ha sido tarea fácil para Cocomex. Por principio, para obtener del Comité -Internacional para la Preservación de Flora y Fauna de Especies en Extinción -(CITES, por sus siglas en inglés) el permiso para comercializar en el exterior -sus productos tuvieron que transcurrir dos años de presiones y de cabildeos al -nivel internacional. Sin embargo, a pesar de que la empresa cuenta a partir de -junio de 1996 con su registro CITES, Estados Unidos ha prohibido la entrada de -sus productos, con el argumento de que el reglamento interno del Fish & Wild -Life Service prohibe la comercialización de especies en extinción.

- “Nosotros ya hemos demostrado lo contrario, por lo que más bien se trata -de una medida para proteger su mercado”, se queja el entrevistado.

- Otro obstáculo ha sido el curtido de los cueros. Y es que aunque Rodarte ha -buscado agotar las posibilidades de un curtido en diversos centros peleteros del -país, los resultados no le han dejado satisfecho. De ahí que haya optado por -mandar curtir las pieles a Italia y Francia, donde asegura que existe una -cultura de pieles exóticas más desarrollada.

- Una vez afinado ese punto, y después de haber participado en ferias -internacionales especializadas en la piel, Cocomex está viendo sus primeros -pedidos externos. Por lo pronto, de las 3,000 pieles a comercializarse este -año, 30% serán exportadas, principalmente a Francia. El resto será colocado -en el mercado nacional, donde ya cuenta con un representante en León que -mensualmente compra 300 cueros curtidos en la ciudad de México, los cuales son -utilizados para la fabricación de botas.

- Y dado que este econegocio fue concebido para aprovechar el moreletii -de todo a todo, además de la piel cruda y curtida, Cocomex igualmente -comercializa la carne de cocodrilo y otros subproductos, como el aceite (al que -se le atribuyen propiedades curativas para casos de asma, tos, enfisema y gripe) -y las cabezas disecadas del reptil (utilizadas como artículos ornamentales y -como material didáctico en escuelas o laboratorios).

- De gran aceptación entre europeos y asiáticos, la carne de cocodrilo es -poco conocida en México. Para promover el consumo de este producto que se -ofrece en diversos cortes (filete, tenderloin, costillas y nuggets), -Cocomex ha usado como estrategia destacar su alto contenido proteínico y su -bajo contenido en grasa y colesterol. El plan está dando resultado, pues a -pesar tener un precio superior al de los cárnicos tradicionales (entre $100 y -$120 pesos), Rodarte afirma que está encontrando mercado en algunos -restaurantes de Culiacán, Guadalajara y el Distrito Federal.

- CERRAR EL CÍRCULO
-
Para 1999 Rodarte pretende que Cocomex produzca y venda 4,000 pieles y 5,000 -para el año 2000, hasta llegar a una meta de 20,000 cueros. “Ese es mi -proyecto de empresa y, a lo mejor, lo puedo lograr en el año 2005”, dice.

- No obstante, aclara que el plan futuro no es comercializar tan sólo piel -salada o curtida, sino cerrar el círculo con la elaboración de productos -terminados. Y es que entre quedarse como productor primario y darle un valor -agregado hay una sustancial diferencia. “Con la venta de 3,000 cueros -tendremos una entrada de $300,000 dólares; si incursionáramos en el mercado -internacional con ese mismo número de pieles transformadas en 2,000 o 2,500 -productos terminados, obtendríamos ingresos por $1.5 o $2 millones de dólares”, -contrasta.

- Para dar ese paso, está por madurar una alianza con un par de experimentados -marroquineros tapatíos, a fin de que ellos le maquilen los productos en piel de -cocodrilo. Lo siguiente sería armar una comercializadora para llevar ese -producto al mercado internacional, empresa para la que está buscando socios. -Mientras estos llegan, no se cruza de brazos, pues ya se prepara con el trámite -de una marca, así como con el diseño y la imagen de la misma.

- Aunque el exterior es el mercado objetivo, también quiere atacar el mercado -doméstico con productos terminados a precios más bajos que los de las grandes -firmas mundiales de la moda.

- Pero, ¿habrá compradores en México para artículos que, aun siendo más -accesibles, siguen siendo de lujo? “Si hay mercado para un Mercedes Benz o un -BMW –argumenta el director de Cocomex–, ¿cómo no puede haber mercado para -un bolso de dama, de muy buena calidad, que por ejemplo, tenga un precio de -$2,000 a $3,000 dólares?”

- En tanto se concretan esos proyectos, la empresa continúa con su misión de -fomentar una cultura en favor del cuidado, explotación racional y conservación -de los cocodrilianos. Como parte de ello, firmó un convenio con la escuela de -biología de la Universidad Autónoma de Sinaloa, para que sus estudiantes se -capaciten en la granja en el manejo y monitoreo de cocodrilos. A cambio de esa -labor, el Instituto Nacional de Ecología autorizó a Cocomex a recolectar nidos -de la Laguna de Chiricahueto, un cuerpo de agua muy próximo a sus instalaciones -y donde se estima que viven en forma silvestre 200 cocodrilos acutus, una -especie nativa de la zona. El propósito, detalla Rodarte, es incubar los huevos -en la granja para que las crías nazcan en condiciones óptimas y vivan en ella -durante un año.

- Dando seguimiento a esa acción, estableció con el Centro de Ciencias de -Sinaloa el programa educativo Conociendo y Cuidando al Cocodrilo (Concuco). Como -parte del programa, alumnos del nivel básico realizan una excursión a la -granja, a fin de conocer de cerca este proyecto sustentable. Posteriormente, el -grupo se traslada a la Laguna de Chiricahueto para liberar en su ambiente -natural a cocodrilos donados por la empresa, con la idea de que los pequeños -participen en la repoblación de esta especie.

- En fin, Cocomex está contribuyendo a la formación de una nueva cultura -ecológica sobre la que puede desarrollarse una actividad que, si bien todavía -es incipiente en México, es muy promisoria en el futuro.

Newsletter
Ahora ve
¿Has soñado con ser una sirena?, una escuela te enseña cómo
No te pierdas