Comercio electrónico <br>¿Moda o neces

Ante el incremento en la competencia de las empresas y los niveles de automatización de los proceso

Hoy en día, cuando los márgenes de utilidad están tan castigados por los fenómenos económicos nacionales e internacionales, y un aumento en los precios no siempre es la mejor salida, el reto de las empresas es buscar fórmulas que les permitan alcanzar mayores niveles de eficiencia y competitividad.

-

Comercio electrónico es mucho más que hacer Intercambio Electrónico de Datos (EDI, por sus siglas en inglés) o publicar una página en Internet para efectos de ventas en línea. En su sentido más amplio, es la realización de operaciones comerciales de bienes y servicios basadas en el uso de sistemas de cómputo y en la tecnología de telecomunicaciones, con el fin de agilizar las transacciones entre todos los integrantes de una cadena de distribución y, así, reducir los costos de transferencia del productor al consumidor final.

-

En esencia, dice Lourdes Sánchez de la Vega, directora general de la Asociación Mexicana de Estándares para el Comercio Electrónico (AMECE, antes AMECOP), el comercio electrónico busca mejorar la operación del negocio en todas sus áreas (compras, ventas, distribución, finanzas...), manejando la información a través de la informática y las telecomunicaciones, sistemas que últimamente están convergiendo en la telemática.

-

Concebido como la combinación de estrategias y herramientas tecnológicas, el concepto comenzó a emplearse en México hace cinco años. Pero a decir de David Martínez, director general de la Asociación Nacional de Tiendas Departamentales y de Autoservicio (ANTAD), lo que vino a acelerar la adopción de esta corriente fue la crisis económica. “Las cadenas comerciales y los industriales tuvieron que buscar la forma más eficiente de hacer las cosas para ganarle a su competidor en control de gastos.” Además de ese detonador, agrega, otros factores que impulsaron a más compañías a integrarse al proceso fueron el arribo al país de nuevas herramientas tecnológicas, el surgimiento de consultores especializados en comercio electrónico, así como la labor de difusión realizada por la ANTAD y la AMECE.

-

Por lo pronto, para Manuel Ruiz, gerente de Soluciones para el Comercio de Gedas North America, firma consultora que participa en el sector detallista, a partir de la experiencia obtenida en la industria automotriz, el problema de la masa crítica está por superarse. “Mientras que antes lo importante era explicarles a las empresas porqué tenían que hacer comercio electrónico, ahora estamos explicándoles cómo se hace”, comenta.

-

Martínez asegura que los primeros en apuntarse en el proceso fueron los bancos. La industria, una vez superada la inicial desconfianza –como sucedió con la implantación del código de barras–, no se ha quedado atrás.

-

Basado en los resultados de la segunda encuesta del Sistema de Respuesta Dinámica, Rogelio Rodríguez, subdirector de Desarrollo de ANTAD, indica que los grandes fabricantes son los que tienen el mayor nivel de avance tecnológico, en tanto que los industriales de menor tamaño están en vías de montarse al proceso. Empero, en conjunto, “en la encuesta se observa que los fabricantes cuentan con mayor infraestructura que los detallistas”.

-

No obstante, en el sector del retail –particularmente en tiendas departamentales– ya se cuentan algunos casos de éxito. Por más sonados, el director general de la ANTAD señala los ejemplos de Liverpool (que paga a sus proveedores vía electrónica) y de Sears (que tiene todas sus operaciones instrumentadas en EDI).

- -SOLUCIONES TECNOLÓGICAS
-
Así como Sears, en 1997 había otras 3,500 compañías en México haciendo EDI (un millar más que el año anterior). EDI se define como el intercambio electrónico de datos entre empresas en formatos estructurados y estandarizados, pieza fundamental para el comercio electrónico.
-

Según explica Julio de Villasante, director de Ekonom, la gran virtud de esta solución tecnológica es que, al automatizarse los procesos de las transacciones comerciales (órdenes de compra, órdenes de pago, avisos de embarque, facturas,...), se elimina el engorroso papeleo y el procesamiento manual de la información. Ello, asevera, se traduce en beneficios tangibles para la empresa, como la reducción del margen de error de entre 25 y 50%, un ahorro por documento de entre $3 y $7 dólares, una tendencia a la baja en el inventario y un incremento en la productividad. En pocas palabras, sintetiza Sánchez, “EDI permite reducir cargas administrativas, que en algunas empresas llegan a representar hasta 60 o 70% del costo de la operación”.

-

Por su parte, el que todavía no pinta en México es el comercio electrónico vía Internet, especialmente en el caso de ventas al consumidor final. Aun cuando la directora de AMECE advierte en el consumidor nacional cambios para hacer compras en línea, Ruiz, de Gedas, no cree que los usuarios de la Web representen todavía un “segmento de compra real e importante”. Además, los entrevistados coinciden en que, dada la cultura del mexicano tan proclive al contacto personal, las ventas por la red de redes no van a sustituir al comercio tradicional sino que lo van a complementar en un nicho de mercado muy específico.

-

Por ahora, más que ventas al consumidor final, el uso de esta herramienta tecnológica en México está más cargada hacia el lado corporativo, considera el director de Ekonom. “En transacciones de empresa a empresa, es un mecanismo muy válido para ventas a nivel nacional.” Pero también advierte sus posibilidades para las compras empresariales: “El comercio detallista puede publicar sus requerimientos en una página de Internet, a fin de que sus proveedores sepan lo que quiere comprar la tienda”, ejemplifica.

-

De Villasante, por su parte, aventura que mucho del desarrollo de Internet se dará en las transacciones de empresa a empresa; en tanto que, de parte del consumidor, vislumbra un crecimiento de las exportaciones, más que de la venta en México. “Pero en el momento en que se abra el acceso del Internet a través de la televisión, la ecuación va a cambiar. Si esa es una realidad inevitable que va a transformar la forma de hacer negocios, más vale aprender y prepararse de una vez.”

- -LA SEGURIDAD
-
Adoptar una solución tecnológica de comercio electrónico siempre debe ir aparejada con un cambio de mentalidad de los socios comerciales para compartir la información. “En los negocios se trata de no ser tan celoso con la información, sino aprovechar la tecnología para ser más eficientes”, expresa Francisco Pérez Cisneros, miembro del comité detallista de la firma de consultoría Deloitte & Touche.
-

Sin embargo, como apunta Ernesto Córcega, socio de servicios de computación de la misma consultora, compartir la información no es una decisión tan fácil de tomar. “Incluso, se llega a conflictos de qué hago: uso la tecnología y me abro, o cuido mi información como un factor competitivo.” La respuesta la tiene cada empresa, que es la que debe generar los niveles de prioridad de su información para delimitar qué tan estratégica es.

-

De cualquier forma, interviene Pérez, una vez superada la barrera cultural, “no podemos dejar la puerta abierta para que mi socio comercial explore todas las áreas de la empresa, sino nada más el área que corresponde”. De ahí lo necesario de levantar ciertas paredes que permitan dar seguridad y protección a la información automatizada.

-

En palabras de Enrique Galeana, socio director del departamento de asesoría de negocios de Deloitte & Touche, esto da una razonable certeza “de que los datos internos, como los que viajan al exterior, son salvaguardados. También nos permite salvaguardar la información que se queda de los que vienen hacia dentro a checar esos datos”.

-

Para preservar el envío y la recepción de datos, expone, existe una serie de controles que van desde un simple password hasta dispositivos electrónicos de verificación. En el caso de Internet, los dispositivos de seguridad pueden ser internos o externos. Estos últimos –conocidos como “paredes de fuego”– se presentan en forma de hardware o software, y en ambos casos su operación consiste en el encriptamiento de la información, aunque adicionalmente utilizan la compresión de datos.

-

Pérez reconoce que conforme se va avanzando en la tecnificación de los procesos se incrementa el costo en seguridad –porque se requieren mayores controles–.

- -CATÁLOGO Y FACTURA ELECTRÓNICOS
-
Con más de una década de promoción y administración de estándares para el comercio electrónico, la AMECE está trabajando en la creación de un catálogo electrónico de productos, un proyecto demandado por el mercado dada la falta de alineación que existe entre la base de datos que comparten los fabricantes y el comercio.
-

El catálogo electrónico (proyecto que representa una inversión de casi $3 millones de dólares) contendrá el número, descripción, características y niveles de información de cada uno de los productos de los fabricantes participantes, así como la localización (física o virtual) de las empresas. Ello permitirá al comerciante tener disponible, en un solo medio, la información que podrá depositar en sus aplicaciones de comercio electrónico sin necesidad de hacer la captura manual. La ventaja de esta gran base de datos, que manejará 80 millones de referencias, es que el comprador podrá realizar “cualesquiera de las búsquedas posibles, con la garantía de que AMECE certificará que cada uno de los números es correcto, sin ninguna duplicidad ni en México ni alrededor del mundo”, asevera su directora.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Otro de los proyectos de la AMECE es el de la factura electrónica. Aunque en México algunas empresas están realizando esta transacción, fiscalmente no tiene validez, de ahí que 27 compañías (del sector industrial, comercial y financiero) están participando, junto con la Secretaría de Hacienda, en una prueba piloto en la que se espera demostrar su confiabilidad tanto en el aspecto contable como en el fiscal. Sánchez confía en que la factura electrónica sea una realidad antes de finalizar el año. De aceptarse el documento con el que se cierra el proceso del comercio electrónico, tendrá lugar un crecimiento explosivo de esta forma de hacer negocios, pronostica el director general de la ANTAD.

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×