Comercio electrónico. Lagunas de nacimi

La nueva legislación sobre el e-commerce deja algunos pendientes.
Lucía Pérez-Moreno

Apenas apareció en la Cámara de Diputados la primera iniciativa para legislar el comercio electrónico y todo el mundo empezó a opinar. Bancos, notarios, abogados y algunas cámaras empresariales formaron un frente común denominado Grupo Impulsor de la Legislación de Comercio Electrónico (GILCE).

- La iniciativa pasó rápidamente por diversas comisiones de la Cámara y fue revisada por la Secofi, para que estuviera acorde con los lineamientos de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización Mundial de Comercio (OMC).

- Por ahora no se trata de una nueva ley, sino de algunas modificaciones a los códigos Civil Federal, Federal de Procedimientos de Comercio y la Ley Federal del Consumidor. La mayoría fueron tomadas de la ley modelo elaborada por la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Comercial Internacional (CNUDMI).

- El objetivo es validar las operaciones en la red y permitir que los documentos electrónicos sirvan de prueba ante los tribunales. El diputado priísta Rafael Oceguera, autor de una de las iniciativas, afirma que las modificaciones obligarán a los agentes a guardar la información generada por medios electrónicos por un periodo de 10 años.

- Reglamentar un asunto tan novedoso es más complicado de lo que parece. Un aspecto tan importante como la firma electrónica o digital ha dividido a muchos operadores. El concepto de firma electrónica se refiere a la información consignada en un e-mail o adjuntada a una base, que podría servir para identificar a los signatarios de un mensaje. Mientras que algunos son partidarios de volverla obligatoria –como sucede con los documentos en papel– otros consideran que esto violaría el principio de libertad contractual.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Para evitar que la iniciativa se empantanara en el Congreso, se dejó de lado momentáneamente esta discusión. No sólo quedó en el limbo el uso de las firmas digitales –“ni se reconocen ni se rechazan”, dice Lourdes Sánchez de la Vega, directora de la Asociación Mexicana de Estándares para el Comercio Electrónico–, sino que por el momento no fueron validadas las facturas electrónicas. Tampoco queda claro cómo se combatirán los ciberfraudes pues no se ha reformado el Código Penal.

- Muchos expertos consideran que es prematuro reglamentar el comercio electrónico pues apenas despega. Actualmente, mueve cerca de $7,800 millones de dólares en el mundo pero según la firma Forrester Research esta cifra se multiplicará por 10 en cuatro años. Ante las perspectivas que abre el comercio electrónico, las modificaciones se quedan cortas. Tendrán que agregarse muchas más para reflejar la complejidad y los cambios de las operaciones en línea.

Ahora ve
Las razones que hacen del aguacate el “oro verde” de Michoacán y de México
No te pierdas
×