Comercio exterior en un año electoral

2003 ofrece una oportunidad única para que millones de mexicanos apoyen la promoción de una estrat
Federico Sada González*

Al inicio de cada año, desde 1994, el comercio exterior ha sido acusado de ser el responsable de los más variados problemas del país, desde la marginación y la desigualdad social que argumentó el movimiento zapatista hace nueve años, hasta la difícil situación del campo.

-

Ciertamente la apertura comercial ha tenido costos, pero muchos de los problemas achacados a esta actividad existían antes de que ésta se diera.

-

La realidad es que México es la novena economía del mundo, está entre los 10 países con mayores exportaciones y cuenta con 12 acuerdos comerciales que le dan acceso preferente a los mercados de 32 países, que juntos representan 61% del PIB mundial. Nuestro comercio internacional pasó de $117,000 millones de dólares en 1993 a $328,000 millones de dólares en 2002.

-

Desde 1994 surgieron más de 20,000 compañías dedicadas al comercio exterior en general, y las empresas exportadoras crearon 1.5 millones de empleos permanentes, cuyo nivel salarial es cinco veces mayor a la media nacional. A pesar de ello, esta actividad ha sido blanco de ataques recurrentes, y un año electoral como el presente seguramente será aprovechado por diversos sectores para poner en duda los logros de México.

-

Es por eso que los empresarios debemos trabajar alrededor de tres áreas:
1. Rechazar la aparente oposición entre crecimiento interno y externo, ya que los dos se complementan y refuerzan. Las firmas exportadoras mexicanas estarán mejor equipadas para desarrollar su función si cuentan con una base sólida de crecimiento en el mercado interno.

-

2. El apoyo a la actividad exportadora sólo se dará si demostramos los beneficios que proporciona al país en oferta y calidad de empleos, transferencia de tecnologías, generación de divisas e impulso al desarrollo económico. La ciudadanía debe ser aliada activa en la lucha contra el contrabando y la piratería; en la creación de una cultura de calidad exportadora; en la mejoría de la competitividad y en el establecimiento de apoyos a sectores que pudieran ser afectados por las políticas comerciales.

-

3. Si deseamos prosperar y mejorar los niveles de vida, gobierno y sector privado debemos colaborar en la definición de políticas consensuadas, pues sólo así se podrá alcanzar el desarrollo económico equilibrado y competitivo, socialmente incluyente, ambientalmente sustentable, territorialmente ordenado y financieramente viable que necesita México.

-

Si actuamos en estas áreas, 2003 puede ser una oportunidad única para que millones de mexicanos apoyen la promoción de una estrategia económica equilibrada que fomente el crecimiento de los mercados interno y externo y cuestionen los argumentos de quienes se oponen a la activa participación de México en el comercio internacional. Hay que ganar el debate en la arena pública, de cara a los electores, y diseñar una cooperación más efectiva con las autoridades que beneficie al país y establezca claramente estas prioridades en la agenda nacional.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

*El autor es director general ejecutivo en Vitro.
Comentarios a:
editores@expansion.com.mx

Ahora ve
AMLO fue agredido después de un mitin en Huatusco, Veracruz
No te pierdas
×