Comercio. ¡Feliz arancel nuevo!

Golpe de timón para las maquiladoras; según el TLC, a partir de enero deberán pagar impuestos los
Verónica García de León

A partir de 2001 las reglas cambiarán para la industria maquiladora y las empresas con Programas de Importación Temporal para la Exportación (PITEX), cobijadas en el privilegio de importar materia prima sin arancel. Un artículo, el 303 del Tratado de Libre Comercio norteamericano (TLCAN), revierte ese privilegio y deja al descubierto la gran dependencia del sector manufacturero exportador respecto de insumos y maquinaria de otras naciones.

-

Así, a partir del próximo año las empresas que, bajo el esquema de importación temporal exporten hacia Canadá y Estados Unidos, deberán pagar aranceles por la materia prima importada de los países no miembros del TLCAN. El impacto de la disposición es severo si se toma en cuenta que 32% de la generación de la riqueza del país proviene de las exportaciones, y 84% de éstas requirieron de importaciones temporales, según Enrique Dussel Peters, investigador de estudios de posgrado de la Facultad de Economía de la UNAM.

-

El artículo 303 tiene, empero, un antídoto que la anterior Secretaría de Comercio (SECOFI) se sacó de la manga. Para evitar que la industria y las maquiladoras en México pierdan competitividad creó los Programas de Promoción Sectorial (PROSEC), cuyo objetivo es que las empresas inscritas puedan importar materia prima y maquinaria no norteamericanas con aranceles de entre cero y 5%. “Sin los PROSEC, los elevados impuestos de los insumos sacarían a muchas industrias de competencia, y se abriría un vía enorme para que la inversión extranjera se cuestione si está en el lugar adecuado”, dice Juan Enrigue, asesor de comercio exterior del despacho jurídico Mancera, Ernst & Young.

-

Los PROSEC, 20 en total para sendos sectores productivos, contemplan reducciones a 6,000 fracciones arancelarias, que podrán ser aprovechadas no sólo por empresas exportadoras sino por otros productores con operaciones domésticas. Fuera de la jugada quedan las firmas comercializadoras.

-

Para Rocío Ruiz, directora de Servicios al Comercio Exterior de SECOFI, la idea es que todos los productores puedan acceder a mejores precios de insumos, y así competir con la creciente cantidad de artículos estadounidenses que entran al país libres de arancel. Aunque 65% de las fracciones PROSEC no tendrán impuesto, el resto implicará para las maquiladoras y las PITEX una erogación que antes no hacían. De ahí que Ruiz confíe en que los PROSEC promuevan mayor integración de insumos nacionales. La maquila importa 97.5% de sus materias primas, casi $60,000 millones de dólares anuales, que podrían ser aprovechados por fabricantes mexicanos. En opinión de Humberto Inzunza, presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora de Exportación, lo que se necesita para una integración nacional va más allá de adquirir insumos baratos: “La industria mexicana debe tener acceso a financiamiento competitivo para desarrollar una proveeduría de calidad hacia la maquila.”

-

Si bien los beneficios de las reducciones arancelarias de los PROSEC están claros, aún se discuten sus efectos en la economía. La importación de toda clase de insumos y bienes de capital de países con los que México no tiene un tratado comercial, va en contra de la intención de integrar cadenas productivas y subir a pequeñas empresas al tren de la exportación. Dussel advierte que las importaciones de países no-TLCAN fueron de casi $20,000 millones de dólares en 1999, y ahora se beneficiarían de una reducción arancelaria unilateral de más de 27 veces.

-

 -Verónica García de León

-

Newsletter
Ahora ve
170 países apagaron sus luces en la ‘hora del planeta’
No te pierdas