Como agua y aceite

-
Mónica Mendoza

Se acabó el idilio. Pemex rompe relaciones con la jalisciense Mexlub y resume su decisión en el incumplimiento de los siguientes contratos: licencia de uso de marca, suministro de aceites básicos y maquila de aceites y grasas.

- -

Para algunos conocedores de este affaire en el que la paraestatal participaba con el 49%, las razones se circunscriben al desplome de las ventas de la empresa conjunta (entre 93 y 2000) que cayeron de 47% a 28% del mercado. A esto se le suma una serie de encontronazos legales como el protagonizado con Bardahl, firma que demandó por $100 millones de dólares a Mexlub por utilizar su marca sin permiso. Esto mantuvo ocupada a la Unidad de Planeación Corporativa de Pemex que puso en la mesa de discusiones los pormenores del problema con Bardahl para determinar por qué no se investigó a fondo o se denunció a tiempo ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

- -

Hoy Impulsora Jalisciense, que encabeza Salvador Martínez Garza, dueña de Mexlub, considera que la acción de Pemex es unilateral y arbitraria. Asegura que la paraestatal no tiene facultades para modificar los contratos de franquicia y suministro celebrados con las estaciones de servicio. En pocas palabras: no puede terminar con la exclusividad de comercialización de aceites y grasas de Mexicana de Lubricantes.

-

Newsletter
Ahora ve
170 países apagaron sus luces en la ‘hora del planeta’
No te pierdas