Como en botica

Elektra juega al banquito.
–Miriam Pineda

Ricardo Salinas Pliego quiere aprovechar todas las oportunidades de negocio. Ahora el señor sinergias instalará cajeros automáticos en las tiendas Elektra para que sus cinco millones de clientes realicen pagos, retiren dinero, verifiquen sus créditos y compren tiempo aire de Unefon.

- -

Javier Sarro, director de la cadena, explica que la cartera actual de usuarios justifica con creces la inversión de $12 millones de dólares en esta iniciativa, que busca reducir los costos de operación. El monto, anticipa Sarro, se recuperará con el cobro de comisiones a quienes decidan utilizar los dispositivos –aún falta definir al proveedor de los mismos–. Los planes de Elektra contrastan con el perfil económico de sus clientes. Se evalúa omitir el uso de tarjetas convencionales para dar paso a sistemas biométricos de identificación, como la palma de la mano o el pulgar. Con ello, la cadena se convertirá en la primera empresa no financiera en poseer sus red de cajeros propios, que no requiere de autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. "No es necesario regular porque no capta recursos para prestarlos", dice Patricio Bustamante, director de Supervisión Financiera de la dependencia.

- -

Hay cajeros en 10 tiendas y luego se dotará a toda la cadena para responder al crecimiento anual de 37% en transferencias de dinero, 16% en cuentas de ahorro –que opera con Santander– y 100,000 líneas que se agregan trimestralmente a Credimax, sistema de préstamo con el que realiza 65% de sus ventas. Elektra ya es un banco que no es banco, estrategia que la hace diferente a las demás empresas comerciales y que ha contribuido a su éxito, agrega Joaquín Ley, analista de Santander.

-

Newsletter
Ahora ve
Un recorrido por los ataques terroristas en los últimos años en Europa
No te pierdas