Competencia incómoda

Después de la entrada de los genéricos, el mercado cambió para siempre. Pero aún faltaba la apar
Valentín Fuentes

Pese a no desarrollar nuevos medicamentos, la industria farmacéutica mexicana autoproclama su calidad internacional y espera un moderado, pero alentador crecimiento de 5% en el 2000.

- Sin embargo, lo que parece un mercado en calma, en realidad gesta un ambiente de confusión y distorsiones, iniciado con la aparición de los medicamentos  denominados como genéricos intercambiables y de los aún más polémicos similares.

- Los primeros son medicamentos que, si bien su fórmula ya fue patentada por el laboratorio que lo desarrolló originalmente, luego de determinado periodo se autoriza a ser fabricado por cualquier otra empresa, con las mismas sustancias que el de marca y la condición de que se garantice igual efecto terapéutico, bajo regulación de las autoridades sanitarias. Para el público, la diferencia es que su precio es sensiblemente menor a los de marca. El 12 de noviembre de 1998 fue el primer día en que estos productos ocuparon los anaqueles de las farmacias mexicanas.

- El programa se adoptó en nuestro país como respuesta a una necesidad social por contar con medicamentos baratos en el mercado y al alcance de las clases con menos recursos, dice Luis Fernando Hernández Lezama, coordinador de asesores de la Secretaría de Salud (SS).

- El resultado obtenido hasta ahora, agrega, es que las ventas de genéricos se multiplican en más de cinco veces desde que fueron lanzados al mercado.

- El comercio de genéricos tiene ya una larga historia en el mundo, en algunos países exitosa. En Estados Unidos existen desde hace más de 40 años y hoy representan 40% del valor total de un mercado estimado en $115,000 millones de dólares. En Japón, por otra parte, se espera que en los próximos años 50% de su industria farmacéutica corresponda a medicamentos genéricos.

- México todavía está lejos de estas estadísticas, pues su participación actual es marginal dentro del mercado local. El estimado de las ventas internas realizado por la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) para el presente año es de $5,000 millones de dólares.

- Para el asesor de la SS hay factores como la falta de experiencia de los laboratorios que ha hecho lento el desarrollo de este mercado. “El programa de genéricos los sorprendió porque no sabían cómo vender –explica–. Había un gran desorden.”

- Aunque no existan todavía muchos de estos productos, amenazan con convertirse en una competencia que incomoda a los grandes laboratorios que lanzaron los medicamentos originales e invirtieron en su desarrollo. Según Jorge Octavio Ocampo, director de Laboratorios Psicofarma, las más amenazadas con los Genéricos son las empresas multinacionales. “Venden marca y no les conviene que se abaraten los costos por los genéricos”.

- De 225 fabricantes farmaceúticos agrupados en la Canifarma, 29 son filiales de grandes laboratorios internacionales que, de acuerdo a la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL), acaparan 72% del mercado nacional.

- Lezama opina que no hay razón para pensar en que los productores de medicamentos innovadores pierdan la competencia frente a los genéricos. “Aunque hay grandes inversiones para desarrollar un producto, las compañías logran amortizarlas en unos cuantos años”, asegura el funcionario.

Similar, no igual
Pero la amenaza realmente seria para los medicamentos de marca son los denominados similares. A diferencia de los genéricos, estos medicamentos son elaborados con sustancias similares a las empleadas en el producto original. Los expende la cadena de establecimientos Farmacias de Similares bajo el argumento de que producen los mismos resultados y cuentan con aprobación legal. Sin embargo, sus detractores aseguran que su efectividad no está comprobada y advierten al público que su consumo representa un riesgo para la salud. Lo cierto es que también son aún más baratos. - Los similares constituyen una competencia desleal porque malinforman al consumidor, Jorge Lanzagorta, director Canifarma, organismo que agrupa a 225 fabricantes de fármacos en el país. No son equivalentes a los genéricos intercambiables, advierte, de ahí que pueden “generar confusión en el mercado al considerar que un similar es un genérico”. Rafael Gual, director de la AMIIF, se refiere a la denuncia de ese organismo ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en contra de Farmacias de Similares por utilizar la frase lo mismo pero más barato . Algunas medidas ya fueron tomadas, explica Gual. “El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) ordenó la suspensión de la publicidad por haberse acreditado que es engañosa, y que constituye competencia desleal.”

- Sin embargo, el titular de la SS, Antonio González Fernández, dejó en claro que la cadena Farmacias de Similares está autorizada y regulada. “A final de cuentas –afirma–, es una competencia permitida aquí y en cualquier lugar del mundo.” Explica que ya inició conversaciones con los industriales farmacéuticos y el Consejo de Salubridad General para establecer una nueva normatividad en cuanto al comercio de similares.

- Para Carlos Sagasta, presidente en México de Boehringer Ingelheim Promeco, el futuro de los propios genéricos está seriamente amenazado por la venta de productos similares. Considera que el gobierno debe hacer que se vigile y cumpla la normatividad para defender al mercado de genéricos.

- Por lo pronto, está todavía en el tintero de la SS la norma que establece que los principios activos (fórmula original) de todos los medicamentos deben tener la obligación de ser analizados y, en su caso, validados por la autoridad. Los productos tendrán en el etiquetado, sin excepción, las características específicas de los genéricos intercambiables, en un afán por acabar con una confusión que ha hecho que el ritmo de ventas de éstos camine a paso lento.

Calidad y limitaciones
A pesar de las quejas contra los similares, la Canifarma sostiene que el sector de medicamentos en México es muy fuerte gracias a los buenos mecanismos de control de calidad, de comprobación de eficacia terapéutica y de desarrollo de procesos. Además, destaca que las medicinas de patente tienen un precio de venta más bajo que en Estados Unidos, a pesar de que la calidad es la misma. - De acuerdo con el organismo empresarial, otra ventaja es que en México actualmente no se imponen controles de precios internos sobre los productos farmacéuticos, además de que existe capacidad instalada extra en los laboratorios para la producción de medicamentos genéricos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- La Canifarma admite que el sector tiene otras debilidades, por el alto precio que tienen que pagar la pequeña y mediana empresa –todas ellas nacionales–, para hacerse de insumos, a lo que se suma la dificultad de acceso a instrumentos financieros que faciliten el desarrollo y la inversión.

- Pese a ello, el presidente de esa cámara, Hubertus Von Groll, aclara que de todos modos las firmas mexicanas y extranjeras tienen condiciones parecidas en esta búsqueda de financiamientos. “Yo creo que las internacionales tienen otro tiempo de financiamiento y garantías, pero las nacionales tienen también a Nafin y Bancomext”, apunta. Además, añade, hay compañías mexicanas de gran envergadura, puesto que operan “casi media docena de empresas de tamaño respetable”.

Ahora ve
Vecinos exigen a policías que permitan ingresar a Topos a Álvaro Obregón
No te pierdas
×