Compra cuestionada

-
Valentín Fuentes

Carlos Slim fue demandado en un tribunal del condado de Dallas, Texas, luego de que adquirió la totalidad de las acciones de Compusa, empresa estadounidense de venta de computadoras al menudeo. De perder la demanda, el magnate podría pagar hasta $600 millones de dólares de compensación.

- La parte acusadora, la firma de cómputo COC Services Ltd (CSL), acusó a Slim y al presidente de Compusa, James Halpin, de incumplimiento de contrato, conspiración y fraude comercial. CSL, quien posee los derechos de las franquicias de Compusa en México, afirmó incluso que el empresario mexicano la utilizó para obtener “información confidencial” de la firma estadounidense. Su reclamo es haber sido dejada fuera de la jugada porque las diferentes empresas de el empresario mexicano venderían computadoras de Compusa en México.

- A través de un comunicado, Grupo Carso y Grupo Sanborns calificaron de “improcedente” e “ilegal” la demanda y anunciaron que se defenderían con todos los medios a su alcance.

- La controversia se produce luego de que Telmex –la más importante empresa de Slim- fue multada por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos, en respuesta a las quejas de las telefónicas AT&T y MCI.

Newsletter
Ahora ve
¿Qué puede hacer México para defenderse jurídicamente de Donald Trump?
No te pierdas