Computación <br>Las razones de la inver

De cara a la definición de sus presupuestos para 1997, un grupo de directores de sistemas de algun

Las principales empresas usuarias de tecnologías de información en México gastaron el año pasado alrededor de $1,100 millones de dólares en la actualización de sus equipos y de nuevos sistemas para la automatización de sus operaciones. ¿Para qué?

-

La pregunta podría parecer ociosa, pero a veces vale la pena detenerse en el camino y cuestionarse seriamente cuál debe ser el objetivo principal de las inversiones en computación. ¿Es el aumento en la productividad o la reducción de costos? ¿Quién debe ser el principal beneficiario: el cliente o el empleado?

-

Hoy por hoy, cuando muchas empresas se ocupan en establecer sus presupuestos para 1997, cabe revisar también cuáles serán los rubros que recibirán mayor atención, de acuerdo con tendencias que ya se han perfilado claramente durante 1996 entre los mayores usuarios de tecnologías de información en Estados Unidos. Más allá del malinchismo o de que las comparaciones sean odiosas, nadie cuestiona que las necesidades de los usuarios mexicanos, si no son (más tarde o más temprano) iguales a las del resto de los empresarios en el mundo, resultan muy similares. Para confirmar lo anterior, EXPANSIÓN realizó un sondeo entre algunos de los mayores usuarios de Tecnologías de Información (TI).

-

El retorno de la inversión
-
Quizá uno de los rubros más difíciles de medir es el impacto que las inversiones en cómputo tienen sobre la productividad total de una empresa. Para muchos directores generales, el tema debe ser motivo de discusión con su personal de Sistemas.

-

En su edición de los 500 mayores usuarios de tecnologías de información (septiembre 9, 1996), la revista -Information Week encontró la forma de medir el impacto de las TI en la productividad. No sólo eso: también encontró que aquellas empresas donde este factor fue más alto, tuvieron la satisfacción del cliente como principal objetivo en su estrategia tecnológica. Asimismo, halló que las empresas con mayor capital de computación y mayores presupuestos para las TI resultaron más productivas que otras firmas del mismo sector con menor capital de cómputo.

-

De acuerdo con Tomás Guillén, director general adjunto de Sistemas de Grupo Financiero Inverlat, el primer paso es alinear las necesidades del negocio con las de la tecnología, y no sólo invertir por invertir. “Que cada proyecto de inversión se soporte en un caso de negocio con su costo / beneficio, de manera que los beneficios puedan cuantificarse con todas las áreas involucradas. Posteriormente, una vez realizadas las inversiones, hay que darle seguimiento para que se alcancen los objetivos.”

-

Sin embargo, para José Luis Luna, director de Informática de Cemex, la multinacional mexicana del cemento, el incremento en la productividad no debe ser la principal razón para la aplicación de las TI. “El desarrollo de nuevas prácticas en nuestra empresa, que nos proporcionen una ventaja competitiva capaz de marcar la diferencia en la oferta de nuestros productos o servicios hacia el mercado, debe ser el indicador más importante”, considera Luna.

-

Por su parte, Sergio Ferragut, vicepresidente de Sistemas de Sears Roebuck de México y galardonado por -PC Semanal con el Premio a la Excelencia en el Uso de la Informática, admite: “Sí, es verdad que la tecnología de información puede y debe enfocarse a incrementar la productividad de la empresa”. Pero también acota: “Sin embargo, si la utilizamos como un apoyo a los procesos de negocio sujetos a reingeniería, podríamos descubrir impactos del 100, 200 ó 300%. No sólo reducciones en costos, sino incrementos en ventas y la incursión en nuevos mercados”.

-

Como ya se ha dicho en muchos foros y en estas mismas páginas, Ferragut y Guillén coinciden en que la forma de asegurar impactos extraordinarios requiere de la integración de talentos de negocio con talentos de tecnología.

-

El cliente como objetivo
-
Suele suceder que las herramientas de cómputo se compran —y a veces también se venden— con el objetivo de la reducción de costos en mente. Aunque el conjunto de los entrevistados no negaron la importancia de este aspecto en la estrategia global de una compañía, coincidieron en que se debe colocar al cliente en el centro de toda inversión. “El cliente debe ser siempre el foco de cualquier incursión empresarial —asegura Ferragut— y el uso de la tecnología es una incursión empresarial más.” Por su parte, Luna añade: “No debemos olvidar que todos los esfuerzos por reducir costos deben ir enfocados a proveer una mejor oferta a nuestros clientes”.

-

Para Guillén, dada la actual situación en donde las empresas han reducido sus niveles de gastos, las inversiones “principalmente deben ser orientadas hacia el cliente, a generar ingresos. No es despreciable la reducción de costos, pero el motor impulsor debe ser la orientación al cliente”.

-

Además de buscar que las TI redunden en un beneficio tangible para el cliente, existen otros elementos que deben incluirse en la estrategia tecnológica de toda empresa. Pero, ¿de qué plazo debe ser esta estrategia, cuando la industria de la informática cambia de manera tan acelerada? Las respuestas de Luna y Ferragut son tajantes: la estrategia debe ser de largo plazo. En cambio, Miguel Ángel Fernández, director de Informática de Grupo Tribasa (firma constructora) considera que se debe ubicar al mediano plazo, precisamente, por la movilidad que parece consustancial a esta industria. No obstante, inmediatamente matiza: “Sin embargo, no hay que perder de vista que, en algunas aplicaciones, lo más nuevo no es necesariamente lo mejor. Se deben tomar en cuenta los objetivos de negocio de la empresa y considerar las capacidades de la tecnología para migrar a nuevas versiones, sin inversiones importantes para este proceso”.

-

La visión de Luna se inspira en aquel proverbio japonés que reza: “La visión sin acción es un sueño... la acción sin visión es una pesadilla.” En ese mismo tono, agrega: “Debemos ser cuidadosos al seleccionar una tecnología y hacerlo no sólo con base en los requerimientos actuales del negocio, sino en los que esperamos tener en un futuro o en el largo plazo. La industria se mueve muy rápido. Por esto debemos asegurarnos que los proveedores de la tecnología estarán ahí para ayudarnos el día de mañana, que su visión del futuro concuerda con la nuestra. Debemos escoger al proveedor como escogeríamos a un socio”.

-

Por su parte, Guillén asume una posición intermedia. Considera que sí es importante una estrategia de largo plazo, pero que en estas épocas el largo plazo podría traducirse en tres años. Al mismo tiempo, recomienda no descuidar el escenario del corto plazo. “Lo interesante es que en las direcciones de Sistemas tenemos que buscar el equilibrio entre solucionar los problemas inmediatos, sin perder de vista el largo plazo, de manera que las soluciones de corto plazo vayan embonando a la larga.”

-

Internet, sin grandes presupuestos
-
A pesar de lo mucho que se ha hablado en los últimos dos años de internet en todo tipo de medios de difusión, los directores de las áreas de Sistemas en México todavía no le otorgan un lugar predominante en sus presupuestos para 1997. Esta postura contrasta fuertemente con la mostrada por las empresas listadas en -Information Week. No obstante, la llamada “red de redes” ha dejado de ser una curiosidad para los mexicanos y se enfila para convertirse en el futuro en un activo tecnológico. Así, las inversiones mexicanas contemplan un renglón para la exploración de nuevos medios.

-

En el caso de Cemex, Luna cuenta desde hace varios años con un presupuesto para la investigación de nuevas tecnologías. Cree que durante 1997 los grandes usuarios dedicarán parte de su presupuesto al fenómeno -internet, como ya lo han hecho en el año que está por concluir.

-

Pero la misma opinión no es regla para otros protagonistas. Ferragut y Fernández coinciden en que, a pesar de su explosión, las empresas mexicanas dedicarán solamente entre 5 y 10% de su presupuesto a -internet y nuevos medios en 1997, si bien hay una clara tendencia a que estas cantidades vayan incrementándose.

-

Quizá suena desdeñable, pero si se arriesga un ejercicio aventurado, el presupuesto promedio de -Las 500 empresas de EXPANSIÓN —conscientes de su disparidad— en este rubro se podría situar en $3 millones de dólares al año, lo cual conservadoramente sumaría $1,500 millones de dólares de gasto total en 1997. De esta manera, el cinco a 10% arriba citado significaría entre $150,000 y $300,000 dólares por empresa dedicados a -internet y nuevas tecnologías. Cabría aclarar que no se trata sólo de gastar en el servicio de acceso a -internet, sino en toda la infraestructura tecnológica y humana en torno a la red.

-

Por lo que toca al sector financiero, de acuerdo con Guillén, -internet ya no es una mera curiosidad, pero todavía hace falta alcanzar un mayor nivel de seguridad para abrir las redes a la operación en este nuevo medio. “Considero que algunas instituciones estamos viendo el aspecto de hacer -intranets externos, con clientes conectados a nuestra propia red, como una medida para tener nosotros el control de la red. Pero -internet va a ser un proyecto importante en los presupuestos de los próximos años. Quizá no lo sea en 1997, pero sí en 1998, en la medida en que las soluciones de seguridad maduren.”

-

El sí de las intranets
-
Pero mientras que la “red de redes” por sí sola no recibirá la mayor parte de la atención, las -intranets —es decir: las redes al interior de las empresas, que comparten las mismas tecnologías que -internet, con o sin conexión con el exterior— sí merecerán un mayor interés.

-

Todos los entrevistados coinciden en que las intranets encabezarán la lista en sus presupuestos para 1997 y en la mayor parte de los casos van al parejo con la reingeniería de procesos. En un segundo lugar vendrían otras prioridades, como el outsourcing, los proyectos de data-warehousing y data-mining, y en un lejano tercer lugar el problema del Año 2000 (cuando los actuales programas de cómputo no podrán registrar la fecha).

-

Guillén aclara que, en el caso del sector financiero, el mayor reto que a largo plazo enfrentarán los departamentos de Sistemas será, precisamente, el del año 2000. “En l997 todas las instituciones tenemos que iniciar los procesos de adecuación necesarios si no queremos entrar en problemas críticos”, afirma el directivo de Inverlat.

-

Por su parte, el director de Informática de Cemex asegura que el binomio -internet/intranet “se ha convertido, hoy por hoy, en la punta de lanza de las tendencias tecnológicas en la industria. Los principales proveedores dirigen su visión del futuro en esa dirección. No podemos estar ajenos al entorno. Esta tecnología marcará un desarrollo de la industria muy por encima del que vivimos cuando la revolución de la PC”.

-

En cambio, Ferragut considera que “las tecnologías tradicionales de información seguirán ocupando la mayor parte del presupuesto en 1997. -Computadoras centrales, telecomunicaciones, procesos distribuidos, bases de datos y PCs se llevarán la tajada del león”.

-

Por lo que hace al tan llevado y traído comercio electrónico, todos se mostraron escépticos sobre su viabilidad en el corto plazo. Para Luna, el comercio electrónico seguirá evolucionando en el futuro, aunque “en la actualidad esta herramienta nos parece inmadura para fincar nuestra plataforma comercial”.

-

A su vez, Ferragut cree que “el comercio electrónico irá llegando poco a poco, pero no creo que llegue a dominar sectores importantes del comercio antes de 10 años. Sin embargo, es posible que se generen nuevos servicios vía -internet que hoy no disfrutamos”.

-

Guillén comenta que sí hay quienes ya están dando los primeros pasos en el aspecto de comercio electrónico, pues ya existen soluciones -EDI (Electronic Data Interchange) que están funcionando. “Se comienza a notar un movimiento serio en la creación de redes de valor agregado, como las de AT&T. Este tipo de redes ofrecen un servicio seguro para las instituciones.” Sin embargo, la Asociación Mexicana de Bancos todavía no se pone de acuerdo en los estándares para validación y confirmación de transacciones, y en qué debe pagar quién cuando de transferencias electrónicas entre bancos se trata.

-

Los mayores retos
-
Por último, los ejecutivos de sistemas entrevistados hablaron de los principales retos que enfrentan de cara a 1997.

-

Para el directivo de Tribasa, “la búsqueda de la tecnología adecuada a las necesidades reales de la empresa obliga a los directores de Sistemas a convertirse en integradores de tecnología, pues no existe la solución ideal que resuelva todas las necesidades”.

-

En el caso de Cemex, Luna asegura que “el reto más fuerte es evolucionar la cultura informática para poder asimilar la nueva tecnología y aplicarla a los procesos del negocio que produzcan un beneficio tangible para los usuarios. Adaptarnos al cambio y tomar ventaja de los nuevos avances es el reto principal”.

-

En el mismo sentido se expresa Guillén: “Uno de los principales retos es ver las áreas de Sistemas como parte del negocio y no como un fin en sí mismo”. Por ello, el ejecutivo cree que el director de Sistemas debe mantener una posición de administrador, a cargo de una serie de recursos que le han sido asignados por la empresa. En ese sentido, “tendrá el reto de analizar de qué manera se puede proporcionar un mejor servicio a un mejor precio”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Para concluir, refiriéndose a lo arriba citado sobre la necesidad de que los directores de Sistemas deben ser también hombres y mujeres de negocios, Ferragut ejemplifica con la siguiente idea: “El caso contrario también será cada vez más cierto: para ser un empresario exitoso, con el paso del tiempo cada vez será más importante tener una amplia comprensión y dominio de la tecnología”.

Ahora ve
Comisión Europea impuso a Google una multa récord por prácticas anticompetitivas
No te pierdas
ç
×