Con fobia a las mudanzas

Los ejecutivos que se mueven de país por motivos de trabajo se resisten a cambiar su residencia.
Marco Appel / Bruselas

Una encuesta realizada por la sociedad PricewaterhouseCoopers y la red de abogados Landwell, señala que 70% de las compañías en la Unión Europea espera que durante los próximos cinco años se sigan dando en cascada estos casos.

-

El reporte indica que hay que irse olvidando de las molestas mudanzas y las residencias por largo tiempo; los expatriados prefieren volver el viernes con sus familiares, tratándose incluso de los cuadros con responsabilidades sobre varios países del viejo continente.

-

Como los trabajadores ya no están tan dispuestos a sacrificar el entorno familiar como antes, las firmas europeas, más preocupadas por sus vidas privadas, tienden a ofrecerles misiones de corta duración, menos costosas que el desplazamiento de toda una familia y que responden mejor a sus necesidades de flexibilidad.

-

Sin embargo, el sondeo advierte que los motivos que esgrimen las 400 organizaciones consultadas para enviar al extranjero a sus empleados no corresponden a los de 15% de la población económicamente activa que se dice dispuesta a laborar en otro país.

Las primeras favorecen el traslado de sus cuadros de mayor edad porque quieren asegurar la transferencia de competencias. La movilidad internacional les ayuda a coordinar y administrar sus filiales de manera uniforme, y a mantener en circulación los valores fundamentales de la firma.

A los empleados –en su mayoría jóvenes y obreros–, la expatriación les brinda una oportunidad de desarrollo personal y un medio para adquirir experiencias interesantes.
Newsletter
Ahora ve
¿Qué puede hacer México para defenderse jurídicamente de Donald Trump?
No te pierdas